Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Hernia hiatal, digestión en problemas

Lunes 24 de febrero del 2014, 10:06 am, última actualización.

Puede aparecerse por sobrepeso, gastritis o úlcera, y ocasiona excesiva acidez, reflujo y dolor. Es la hernia hiatal, enfermedad que  la medicina indígena describe con la expresión “se le subió el estómago”, y que es frecuente en personas de la tercera edad.

Hernia hiatal, digestión en problemas

Los alimentos que consumimos diariamente pasan de nuestra boca hacia la faringe, de ahí al esófago, luego al estómago y terminan en el intestino delgado, lugar donde los nutrientes son absorbidos.

Dicho proceso puede verse afectado cuando se produce una apertura del hiato, parte del cuerpo que conecta al esófago con el estómago, el cual se desplaza por encima del diafragma (músculo que separa al tórax del abdomen). Este padecimiento, conocido como hernia hiatal, puede originarse por factores hereditarios, obesidad o por seguir una dieta alta en grasas y condimentos, aunque se cree que hay otras causas que son aún desconocidas.

"Cuando el estómago sube hacia esa zona nos encontramos con un caso de hernia hiatal, padecimiento que altera los mecanismos que regulan las funciones del órgano, en consecuencia, los alimentos regresan a la boca, hay ardor de tórax que puede extenderse a la garganta, eructos frecuentes y dolor al ingerir alimentos o bebidas calientes", refiere el gastroenterólogo Roberto Martínez Ayala, quien forma parte del Grupo Ángeles.

Confirmación

El diagnóstico del padecimiento incluye los síntomas que refiere el paciente, auscultación física y la ratificación de indicios mediante endoscopia, técnica en la que "se le introduce al afectado diminuta cámara a través de la boca, la cual llega al estómago e intestino delgado; una vez ahí, se realiza un movimiento circular que permite apreciar en qué condiciones se encuentran las paredes de la zona, lo que nos ayuda a comprobar si hay úlcera, gastritis o tumores. Mediante este método también es posible medir la distancia que existe de la boca al abdomen, que normalmente es de 41 centímetros, pero cuando hay hernia ese espacio mide de 32 a 34", advierte el gastroenterólogo.

Asimismo, "durante la endoscopia pueden introducirse unas pinzas con las que se toma una muestra de tejido del estómago, la cual se analiza en laboratorio para verificar si se aloja una bacteria llamada Helycobacter pylori, que produce gastritis", agrega el especialista.

También es posible identificar la enfermedad mediante estudio denominado serie de esófago gastroduodenal, que consiste en administrarle al paciente un líquido vía oral que permitirá, posteriormente, visualizar mejor las estructuras a estudiar en radiografías.

Es importante tomar en cuenta que cuando no es tratado el padecimiento de manera temprana pueden presentarse complicaciones severas, principalmente en los pacientes de la tercera edad, como incremento de regurgitaciones y dolor e, incluso, durante las noches cuando están acostados ascenso de ácido del estómago. Debido a que sus mecanismos de defensa ya no son los mismos, se despiertan con accesos de tos, no llegan al sueño profundo y corren alto riesgo de sufrir quemaduras en esófago. "Cuando dicha sustancia ácida llega a esta zona en forma crónica (durante mucho tiempo) puede ocasionar cáncer, afección denominada esófago de Barret", refiere Martínez Ayala.

Corrección

Dependiendo del tipo de hernia se decide si es necesario recurrir a intervención quirúrgica. Así, las que miden menos de cinco centímetros pueden controlarse con medicamentos y dieta, en tanto que las de mayor tamaño requieren cirugía, como ocurre con la llamada funduplicatura, que "consiste en bajar el estómago y pasarlo detrás del esófago para que ya no pueda subir a la cavidad torácica; posteriormente, la parte abierta del diafragma se cierra con material de sutura", explica Martínez Ayala.

La operación puede realizarse de forma abierta, es decir, mediante corte con bisturí en la zona abdominal, o bien, laparoscópica, que consiste en hacer cuatro orificios, a través de los cuales se introducen unas pinzas especiales y pequeña cámara que le permiten al médico efectuar la cirugía vigilando el proceso a través de un monitor.

Para tomar en cuenta

Recuerde que la prevención es muy importante, por ello, le recomendamos lo siguiente:

  • Realice cinco comidas pequeñas en lugar de 2 ó 3 abundantes.
  • No coma demasiado por la noche ni se acueste inmediatamente después de hacerlo, espere al menos tres horas.
  • Evite consumir condimentos, grasas, chocolate, menta, cítricos, té, café y bebidas alcohólicas en forma excesiva.
  • No fume, ya que la nicotina aumenta la secreción de jugos gástricos.
  • Mantenga su peso ideal.
  • Procure no beber líquidos calientes ni gaseosos.
  • Al dormir recuéstese sobre almohadas que le permitan mantener su cabeza y hombros elevados.

Recuerde que más vale prevenir que lamentar, pero en caso de que tenga síntomas del padecimiento, no deje pasar el tiempo, acuda de inmediato con el gastroenterólogo para que le indique el tratamiento adecuado. 

SyM - Karina Galarza Vásquez

 

Comenta el tema o, si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.


comments powered by Disqus
Loading
Hoy en Acidez Estomacal

A menor estrés, menor gastritis


Ver más...


Logo Comscore