Centro de Acidez Estomacal / Artículos Relacionados

Síndrome dispéptico, el estómago pide ayuda

¿Sueles sufrir de indigestión u otros malestares estomacales? La cuarta parte de la población adulta en México padece alteraciones del aparato digestivo como el síndrome dispéptico. Sin embargo, pocos buscan atención médica, ¡identifica este problema y no dejes que te incapacite!

Malestares estomacales

El síndrome dispéptico o dispepsia abarca cualquier dolor o molestia gastrointestinal localizada en la parte central del abdomen superior, asociada o no al siguiente conjunto de síntomas:

La atención de pacientes con síntomas de dispepsia ha incrementado a causa de las grandes variaciones que ha sufrido la dieta, pero, sobre todo, por desórdenes alimenticios.

El consumo de alimentos picantes, grasas, alcohol y tabaco es común, esto causa irritación de la mucosa gastrointestinal y genera procesos inflamatorios que no permiten la secreción adecuada de sustancias que se encargan de llevar a cabo el proceso de digestión.

Al no digerirse adecuadamente, el paso de estos alimentos desde el estómago hacia el intestino se retarda, generando sensación de saciedad y favoreciendo que el contenido retorne al esófago; lo que propicia reflujo, náuseas, eructos y pirosis, signos que en conjunto se conocen popularmente como agruras.

Sucede también que los alimentos mal digeridos, al llegar a la porción final del intestino, son atacados por bacterias de esta región y causan formación de gases estomacales que a su vez genera inflamación abdominal y flatulencias.

Es así que el cuadro dispéptico se origina por la conjunción de varios trastornos:

Otros padecimientos, como pancreatitis (inflamación del páncreas), colestasis biliar (afectación en la secreción de bilis) y diabetes, así como embarazo y estrés dificultan la formación de secreciones (jugos gástricos) encargadas de llevar a cabo la digestión.

Exámenes de detección de dispepsia

Cuando los medicamentos descritos no surten efecto y las molestias continúan por más de siete días, el gastroenterólogo indicará exámenes de laboratorio para revelar posibles causas de dispepsia y daños que ha generado en el organismo; entre los más comunes se encuentran:

En algunos casos ninguna de las pruebas de diagnóstico es capaz de encontrar la causa subyacente. Entonces se habla de dispepsia funcional que puede deberse al aumento de la sensibilidad del estómago e intestinos.

Tratamiento del síndrome dispéptico

Para controlar los síntomas de dispepsia es importante conocer las causas específicas que los originaron, con el fin de que el tratamiento se dirija a corregir origen y signos. Sin embargo, en casos con molestias excesivas, el especialista (gastroenterólogo) tratará de darles alivio lo más pronto posible con un tratamiento empírico, es decir, basado en su experiencia médica.

Las opciones terapéuticas más recurrentes para controlar los molestos síntomas son:

Estas opciones terapéuticas son adecuadas para pacientes menores de 45 años, sin evidencia de enfermedades crónicas como diabetes, así como en quienes presentan síntomas leves pero de larga duración, intermitentes o de fácil control.

Consejos para la dispepsia

Otras medidas necesarias para complementar el tratamiento de dispepsia incluyen la modificación de los hábitos dietéticos, estableciendo horarios fijos de comida y cambiando la alimentación:

En ocasiones es necesario recurrir a terapias de apoyo como la ocupacional, psicoterapia, hipnosis o conductual. Estas técnicas proporcionan al paciente sensación de mayor control sobre sus enfermedades, promueven patrones sanos de comportamiento y reducen los estados de estrés, ansiedad y depresión.

La terapia para el control de la dispepsia debe ser en forma combinada en la mayoría de las ocasiones para eliminar síntomas. Cabe destacar que no debes automedicarte, pues podrían surgir alteraciones por sobredosificación, reacciones alérgicas o efectos secundarios. Lo conveniente es solicitar valoración clínica del gastroenterólogo cuando se presenten molestias, como dolor de estómago y eructos, asimismo deberás mantenerte bajo tratamiento supervisado.