Base de maquillaje, excelente aliada

  • SyM - Lorena Rodríguez
Bases de maquillaje, Cómo aplicar bases de maquillaje, Fond de teint

Nuestro rostro no siempre luce en todo su esplendor, ya sea porque nos hemos desvelado, sentimos cansancio o brotó algún granito. Pero no hay que preocuparse, pues podemos recurrir a la magia que nos ofrece la base de maquillaje, la cual devolverá luminosidad al cutis.

Muchas mujeres piensan que al usar base de maquillaje lucirán muy maquilladas, nada más lejano de la realidad, pues cuando este producto se utiliza de manera adecuada ofrece diversas ventajas, como cobertura de imperfecciones, disimulo de líneas de expresión y arrugas, emparejamiento del color de la piel, acabado liso y aterciopelado, además de protección contra los efectos nocivos del medio ambiente.

Asimismo, la base de maquillaje corrige el aspecto apagado, aclara las zonas sombreadas y define las facciones, lo que se traduce en cutis hermoso y radiante. Pero lo mejor de todo es que podemos encontrar en cualquier tienda departamental, de autoservicio o farmacia en diversas presentaciones diferentes tipos de base de maquillaje:

  • Líquidas. Pueden ser ligeras o de consistencia densa y de fácil aplicación; resultan ideales para los cutis graso y mixto.
  • Crema. Están indicadas para piel seca debido a que contienen humectantes que protegen al cutis de la deshidratación.
  • Polvo. Aunque suelen ser útiles para todos los tipos de piel generalmente funcionan mejor en cutis graso, mixto y normal.
  • Antienvejecimiento. Son hidratantes, modelan el contorno del rostro y tensan la epidermis; esto último ayuda a difuminar líneas de expresión y arrugas.
  • Hidratante. Sus ingredientes permiten que la piel se mantenga humectada y con buen aspecto.
  • Controla grasa. Su formulación no contiene aceites; regula el brillo facial, disimula y trata acné, y aporta sensación de frescura.

Paso a paso

Es muy importante que la base de maquillaje luzca muy natural, para lo cual es indispensable que el cutis esté limpio e hidratado, posteriormente, será necesario situarse en lugar iluminado y colocar el espejo a 20 cm de distancia para ver dónde hay zonas oscurecidas (normalmente, alrededor de ojos, boca y nariz). Después debe aplicarse en pequeña cantidad y extenderse con ayuda de una esponja (mediante golpecitos). Como puedes ver no es nada del otro mundo aplicar la base, pero se debe procurar no caer en los siguientes errores:

  • Elegir mal el tono, pues éste debe ser lo más parecido al color de la piel para que el maquillaje luzca muy natural, de lo contrario puede darse la impresión de traer puesta una máscara.
  • Frotar con demasiada energía la base puede irritar el rostro y dar lugar a la formación de líneas antiestéticas.
  • Utilizar luz inadecuada, por ejemplo, aquella que se ve azulada se come el color, lo que ocasiona que se aplique gran cantidad de base.
  • Dejar marca en el cuello tiene como causa no haber difuminado perfectamente el producto.
  • Aplicar otra capa de base de maquillaje cuando la primera no quedó bien difuminada es otro error común; ante esta situación es preferible lavar la cara y volver a maquillar, pero en caso que no se tenga suficiente tiempo puede retirarse el exceso con pañuelo de papel, especialmente en mejillas y mentón.
  • Utilizar demasiado producto para disimular defectos.

Como puedes ver, no hay razón para hacer a un lado o retirar de los neceseres de belleza la base de maquillaje, pues bien aplicada puede hacer mucho en pro de nuestro rostro. Asimismo, es fundamental desechar la creencia de que este tipo de cosmético tapa los poros, pues actualmente su elaboración incorpora procedimientos de alta tecnología, lo que lejos de causar daño a la piel, la protege, hidrata y permite que respire.

descarga este artículo en PDF