Centro de Acné / Artículos Relacionados

Cuidado con la exposición al Sol

El simple capricho de modificar el tono de la piel mediante la exposición al Sol puede acarrear consecuencias mortales. No pensemos en casos extremos, pero sí tomemos en cuenta que exponerse al "astro rey" sin protección da como resultado manchas en la piel.

Empecemos por entender qué es lo que da el color a la piel. Este fenómeno se debe a la cantidad de melanina, pigmento de color café oscuro que producen los melanocitos, es decir, las células pigmentarias. De manera normal la luz del Sol estimula la producción de melanina, que además protege del daño que puede causar los rayos ultravioleta (tipo de emisiones electromagnéticas no visibles) producidos por el Sol.

En las personas de piel muy clara, las células pigmentarias no responden uniformemente a los rayos solares, y a veces no lo hacen en absoluto. El resultado es que la piel no toma un solo color, sino que el pigmento aparece en forma de pequeñas manchas en la piel (pecas y lunares), y otras de dimensiones mayores.

Resulta importante saber que los rayos ultravioleta penetran la epidermis (capa superficial y más extensa de piel), lo que deriva en daños a lípidos y proteínas que la protegen desde dentro; el daño que producen estas emisiones es acumulativo, y sólo es posible aminorar sus efectos a través de la aplicación de protectores o bloqueadores solares y del consumo de vitaminas A y C (útiles para la formación del colágeno que protege los tejidos).

Ahora bien, si lo que se busca es quitar las manchas de la piel, se puede llevar a cabo un "peeling", técnica que remueve las capas de la piel con ácido glicólico, logrando con ello uniformar el tono, pudiéndose eliminar también arrugas finas o acné.

El abanico de probabilidades se ha extendido debido a que cada piel requiere un tratamiento químico distinto, aunque algunas clínicas en Florida (EU) aplican ya un compuesto que tiene como base derivados de calabaza, ricos en vitamina A. Como información extra, debes saber que un procedimiento de este tipo tiene un costo de entre 150 y 200 dólares estadounidenses, aproximadamente.

Ahora que, si dispones de entre 2 mil 500 y 4 mil dólares, la alternativa puede ser quitar capas superficiales de la piel por medio de rayo láser.