Manchas en la piel, casi siempre de atención médica - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

13 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Manchas en la piel, casi siempre de atención médica

Miércoles 12 de abril del 2017, 12:24 pm, última actualización

Pecas, lunares, paño u otras manchas en la piel merecen siempre atención, ya que cualquier alteración a su estructura normal puede ser un signo de problemas mayores. La mujer es más susceptible a estas anomalías, por lo que debe aprender a reconocerlas a fin de evitar sucesos lamentables.

Manchas en la piel, casi siempre de atención médica
Manchas en la piel, casi siempre de atención médica

La Medicina denomina nevus o nevo a las manchas cutáneas pigmentadas, que generalmente no son causa de problemas pero que pueden degenerar en cancerígenas, razón por la que debe tenerse siempre atención en su color, tamaño, textura o si producen comezón o hemorragia.

Ejemplo muy sencillo son los lunares, llamados nevo melanocíticos comunes, los cuales son reconocidos como lesiones pigmentadas que suelen aparecen en infancia y adolescencia y con el avance de la edad disminuyen en número; los más populares son los llamados planos, aunque también son comunes los que manifiestan una ligera hinchazón, lo cual se considera dentro de lo normal.

Los lunares forman “nidos de unión” entre dermis (primera capa de la piel) y epidermis (segunda), y pueden ver alterada su estructura por infección en la región donde se localizan o por golpes, lo cual trae como consecuencia que reduzcan la cohesión como enlace entre ambas capas de piel, lo que puede propiciar que reduzcan su tamaño; otro efecto secundario es la disminución en la capacidad de sintetizar la melanina, compuesto que da color a nuestra piel, mucosas y ojos, y que se aloja en células (melanocitos) diseminadas en todo el cuerpo.

Ahora bien, los problemas empiezan cuando la estructura genética normal de los melanocitos se ve alterada y propicia que empiecen a crecer sin control, haciendo que se desarrollen tumores malignos o cancerosos en la piel. Este hecho recibe el nombre de melanoma y puede manifestar ciertos rasgos o características por los cuales son reconocidos por la Medicina en los siguientes grupos:

  • Melanoma superficial. Se localizan en la dermis, son planos, asimétricos, no suelen modificar su coloración y normalmente crecen de forma ascendente; es el más común de todos los tipos y el que se cura más fácilmente. Afecta en mayor número a hombres y mujeres con edad promedio de 45 años y es localizable en espalda, brazos y manos. Tenga usted peculiar atención si las manchas de color oscuro castaño (parecidas a una peca), presentan repentinamente bordes regulares, ya que será motivo de acudir al especialista (dermatólogo) a revisión.
  • Melanoma nodular. De rápido crecimiento, de tono marrón o negro y es común que se asocien con el desarrollo de otros tumores. Afecta a ambos sexos con edad promedio 50 años y es más frecuente en espalda, cabeza y cuello.
  • Lentiginoso acral. Normalmente aparece como una mancha oscura en palmas de las manos, plantas de los pies, dedos, debajo de las uñas o en las membranas mucosas; aunque raro, este melanoma es el más común entre la población africana y asiática. Aparece como mácula (que contiene líquido en su interior) pigmentada y afecta por igual ambos sexos con edad promedio de 45 años.
  • Lentigo maligno. También llamado angina de Hutchinson, aparece en muy alto porcentaje en mujeres y se caracteriza por ser plano, de diversos tonos y con bordes irregulares. Estas lesiones aparecen frecuentemente en cara, espalda, cuello y dorso de manos. Su desarrollo es muy lento, lo que abre la posibilidad de tratarlo y eliminarlo antes de que el cáncer sea irremediable.

Cuidado… mucho cuidado

Como se indicó con anterioridad, es muy importante tener atención en pecas, lunares o manchas que nos ha acompañado por años presenta alguna característica anormal o genera sangrado o comezón, ya que será el momento de acudir al dermatólogo para su evaluación, puesto que las estadísticas señalan que 75% de los melanomas malignos se originan de novo.

El mencionado especialista cuanta con el recurso de la dermatoscopia para el análisis de la lesión, la cual consiste en examen de la piel en el que se emplea una lupa especial en el que se analizan todas las características y grado de profundidad de la lesión en la piel. En nuestros días la tecnología permite que este método se realice de forma digitalizada, de manera que mediante una fotografía se puede saber en segundos si se trata de cáncer.

Como podemos entender, el grado de avance o profundidad del daño determinará las posibilidades de éxito para su erradicación. Mientras más penetrante sea la lesión, peor será el pronóstico; los especialistas describen cinco niveles de gravedad, desde el tumor limitado a la epidermis (melanoma maligno in situ) hasta el que invade la hipodermis (una de las capas más profundas de la piel).

Una vez hecho el diagnóstico preciso, el melanoma puede ser tratado de diversas maneras, siendo las principales:

  • Cirugía. La intervención quirúrgica extirpará los tejidos invadidos por el cáncer.
  • Quimioterapia. Mediante fármacos se buscará destruir las células malignas; puede administrarse en pastillas o mediante aguja al torrente sanguíneo.
  • Radioterapia. Aplicación directa de rayos X en la zona afectada para acabar con las células cancerosas y reducir los tumores.
  • Inmunoterapia. También llamada terapia de respuesta biológica (BRM) cuyo propósito es intentar que el propio cuerpo combata el cáncer, mediante el empleo de materiales químicos o naturales para impulsar, dirigir o restaurar las defensas naturales del cuerpo contra la enfermedad; el más empleado es el denominado interferón.

Ayúdate que yo te ayudaré

Si bien se mencionó con anterioridad que golpes o infecciones en las áreas donde hay manchas en la piel pueden derivar en problemas de consideración, también debe destacarse como importante factor a la exposición al Sol, lo cual trataremos de explicar de la siguiente manera: cuando los melanocitos reciben los rayos ultravioleta que el astro irradia generan más melanina y, por tanto, aumenta el tono de la piel, haciendo que nos veamos bronceados; pero cuando la exposición es constante o prolongada hará que la radiación penetre la epidermis, alterando con ello los tejidos internos ocasionado arrugas, pero sobre todo pecas que degeneren en melanoma.

Quienes están más expuestos a sufrir este daño son los individuos de piel blanca, y cabellos y ojos claros, pero ello no quiere decir que los demás no debamos protegernos, para lo cual exponemos las siguientes medidas:

  • Evita exponerte al Sol en las horas de mayor intensidad (12:00 a 16:00).
  • Utiliza camisa ligera de manga larga y pantalón largo durante las mismas horas, así como sombrero y anteojos con cristales que filtren entre 50 y 90% de radiación.
  • Aplica protector solar 30 minutos antes de exponerte al Sol y repite la acción cada dos horas; protege también tus labios con productos para ello.
  • Pretégete del Sol también en días nublados.
  • Cuídate de superficies reflejantes como la nieve, ya que la radiación rebota.
  • No utilices bloqueadores que te causen irritación.

Tras la exposición al Sol aplica cremas hidratantes, beba mucha agua y consuma cítricos, ya que contienen vitamina C, así como alimentos con vitaminas A y D (zanahoria, espinaca, durazno, brócoli, hígado y lácteos), pues estas sustancias protegen y cuidan la piel.

SyM - Regina Reyna

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Acné

Comedón


Ver más...

Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore