Tratamientos para acné - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

27 Febrero 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Acné, ese molesto acompañante

Miércoles 23 de marzo del 2016, 10:15 am, última actualización

¿Estás que te mueres de pena y no quieres que nadie descubra tus espinillas o el prominente barro que hay en tu nariz? Antes de que pienses que tu única solución es vestir como gente del desierto del Sahara, lee los siguientes consejos para mejorar la salud de la piel.

Acné, Barros y espinillas, Control del acné

El acné es algo tan común durante la adolescencia que tenerlo se considera normal en esta etapa de la vida; no por nada, las estadísticas señalan que 8 de cada 10 chicas y chicos podemos tener este problema y que, incluso, un número importante de adultos lo padecen.

Claro que estas cifras deben ofrecerte poco consuelo cuando vas al espejo y observas todos esos granitos que no sabes cómo quitar de tu cara, por lo que mejor pasamos a lo siguiente: informarte sobre el acné y cómo tomar algunas sencillas medidas para que mejores tu apariencia y te sientas mucho mejor.

¿Por qué a mí?

El acné vulgaris (así le dicen los médicos) es un problema de la piel que se manifiesta de diferentes formas, aunque todas alteran la forma de la piel generando protuberancias: barros y espinillas o comedones. Generalmente aparece en la cara, cuello, hombros y parte superior de la espalda y pecho.

Si te preguntas por qué aparecen, déjame explicarte que los poros de la piel contienen glándulas sebáceas o aceitosas, las cuales se encargan de producir un aceite que lubrica a tu cabello y a tu piel.

A los jóvenes nos sale acné debido a los cambios que experimentamos. Las glándulas suelen ser sabias y producen la cantidad exacta de sebo que se requiere, pero durante la adolescencia aumentan los niveles de hormonas y se estimulan una mayor producción de grasa cutánea.

Si a esto le sumas que en la piel suelen encontrarse células muertas, partículas de polvo o contaminantes que obstruyen el flujo del sebo, y que algunas bacterias se avivan y aprovechan la situación para alimentarse y reproducirse, el resultado es que la piel se hincha y se pone roja. ¿Te suena conocido?

Ahora bien:

  • Cuando un poro está obstruido y se cierra, pero sobresale de la superficie de la piel, se produce un punto blanco (espinilla cerrada o comedón cerrado).
  • Si el poro está obstruido, pero permanece ligeramente expuesto, la capa superior puede oscurecerse y se produce un punto negro (espinilla abierta o comedón abierto).
  • Los poros obstruidos que se abren a un nivel muy profundo de la piel pueden causar granitos “incrustados”.
  • A veces la pared del poro se abre, permitiendo que el sebo, las bacterias y células muertas de la piel se abran paso por debajo de la piel, generando una pequeña infección. Eso es un barro.

En la mayoría de las personas el acné desaparece casi por completo al terminar la adolescencia. Y si tus padres tuvieron acné cuando eran jóvenes, lo más probable es que tú también lo tengas.

¡Ah!, se me olvidaba...

Algunas investigaciones han demostrado que ningún alimento específico causa acné, así que a pesar de las apariencias y de la creencia popular, no es posible echarle la culpa a las papas fritas, tacos, pizza o refrescos (pero espérate, no brinques de gusto: si tienes duda de adónde va toda esa grasa, te diremos que se acumula en tu panza y en tu sistema circulatorio, así que de cualquier forma harías bien en moderarte).

Sin embargo, cabe aclarar que cada uno de nosotros es diferente y algunos chicos se dan cuenta de que sufren acné después de comer ciertos alimentos. Por ejemplo, hay quienes desarrollan barros y espinillas después de comer chocolate, mientras que a otras u otros les ocurre después de tomar demasiado café. Si este es tu caso, puede ayudarte que disminuyas los alimentos que consideras problemáticos.

Una más: el estrés generalmente no causa acné... pero puede empeorar la terrible apariencia de los barros y espinillas ya existentes, pues la ansiedad y el nerviosismo estimulan la producción de sebo.

El Sol tampoco ayuda a combatir el acné. Aunque es verdad que un bronceado puede hacer que los granos se vean menos feitos, el efecto es temporal. Y aprovechando, no está de más recordarte que si te gusta “tostarte”, a la larga sólo vas a conseguir arrugas prematuras y ponerte en riesgo de padecer cáncer de piel, así que ¡aguas!

Bueno, ¿pero entonces qué hago?

Con calma y nos amanecemos. Como ayuda para evitar la acumulación de grasa que puede provocar el acné, lávate la cara dos veces al día con jabón y agua tibia. No te frotes fuertemente la cara con la toalla, ya que el acné no puede quitarse restregándolo; de hecho, lo empeorarías al irritar la piel. Trata de asearte con el mayor cuidado posible.

Chicas: si usan maquillaje o pantalla solar, asegúrense de que en la etiqueta diga “no contiene aceite” o “no produce acné”. Esto significa que no va a obstruir los poros ni producir barros y espinillas. Y cuando se laven la cara, asegúrense de dedicar suficiente tiempo para quitar tooodo el maquillaje. Nada de irse a la cama con la cara pintada.

Si usas fijador en aerosol o gel para lograr un buen look, trata de que al aplicarlos no entren en contacto con tu cara, ya que éstos también pueden obstruir los poros. Si tienes el cabello largo y te toca la cara, asegúrate de lavártela con bastante frecuencia para impedir que entre en contacto con el aceite capilar. Y si después de clases tienes un trabajo o practicas algún deporte, lávate siempre bien la cara cuando llegues a tu casa.

Existen muchas lociones y cremas de libre venta que contienen ácido salicílico o peróxido de benzol, que ayudan a evitar el acné y lo alivian. Puedes probar estos productos, aunque lo ideal es que primero consultes a un dermatólogo (especialista en problemas de la piel).

En fin, que sea cual sea el producto que elijas, asegúrate de seguir exactamente sus instrucciones y no usar más cantidad de la indicada en cada aplicación (tu piel podría secarse demasiado y sentirse peor). Antes de ponértela, sigue los pasos para saber si eres alérgico.

Sólo una anotación más

De acuerdo con un estudio de la Fundación Mexicana para la Dermatología, el producto más vendido para barros y espinillas es uno que se anuncia muchísimo en la televisión; sin embargo, su calidad es dudosa. Lo mejor sería adquirir otras cremas, lociones y jabones elaborados por laboratorios reconocidos.

Todavía tengo granos...

En algunos casos, aunque la higiene sea adecuada y se utilicen productos contra el acné, el problema persiste. También se da el caso de que algunas chicas notan que la aparición de barros y espinillas se acentúa días antes de su periodo menstrual (este padecimiento se llama acné premenstrual, y aproximadamente 7 de cada 10 mujeres lo tienen debido a cambios hormonales).

Cuando esto ocurre lo mejor es no achicopalarse y acudir con un dermatólogo. Lo más probable es que tengas que utilizar cremas especiales que impidan la formación de granos o antibióticos para eliminar a las bacterias; de cualquier forma, ten en cuenta que hay soluciones y que, si no sabes a quién recurrir, puedes pedir orientación a la Fundación Mexicana para la Dermatología (www.fmd.org.mx).

Por último (lo dejamos al final para que te acuerdes), algo importante: si cuando te miras en el espejo ves que tienes un granito en la cara, ¡no lo toques, ni lo aprietes! Sí, es muuuy tentador tratar de sacarlo, pero si jugueteas con barros y espinillas puedes aumentar la inflamación, ocasionarte una infección considerable y hasta dejar pequeñas cicatrices permanentes en tu cara ¡No lo olvides!

SyM - Tania Morales

 

Comenta el tema o, si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.

Si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.




Comscore