Tratamiento del acné: ¡controla barros, espinillas y granos! - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

26 Marzo 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Acné, existen soluciones viables

Martes 09 de febrero del 2016, 10:01 am, última actualización

Existen en el mercado múltiples métodos para el control del acné, pero no todos tienen respaldo científico. Por ello, para tener un tratamiento adecuado es importante acudir con un dermatólogo calificado, quien prescribirá productos que garanticen buen resultado. Conoce más sobre estas lesiones en la piel y anímate a acabar con ellas.

Tratamientos para acné, Antibióticos para acné, Medicinas para acné

El acné es uno de los grandes problemas estéticos y de salud a los que se enfrentan muchos jóvenes entre 13 y 19 años de edad y se puede definir como la inflamación de la piel caracterizada por erupciones superficiales ocasionadas por la oclusión (taponamiento) de los poros.

Este trastorno aparece cuando las glándulas sebáceas que desembocan en el folículo piloso generan más secreción de grasa, que junto con la descamación tapan el poro formando pequeños "granos" blancos. En algunos casos, cuando el sebo se oxida (al estar en contacto con el aire) aparecen puntos negros en la piel (espinillas).

Asimismo, esta acumulación de grasa, células descamadas y bacterias provoca rompimiento al interior de la piel ocasionando proceso inflamatorio que se manifiesta en forma de pápulas (barros), que al infectarse se transforman en pústulas. En algunos casos severos el organismo responde formando quistes llenos de sebo debajo de la piel, los cuales pueden ir creciendo.

Cabe señalar que dicha lesión generalmente no es dolorosa a menos que se llegue a contaminar, además de que surge normalmente sobre rostro y hombros, pero puede extenderse al tronco, brazos y piernas.

Otros factores que aumentan la posibilidad de sufrir este trastorno son cambios hormonales, exposición a climas extremadamente cálidos, piel grasa, alteraciones endocrinas (a nivel glandular), ciertos tumores, uso de algunos medicamentos (como cortisona, testosterona, estrógenos y antiepilépticos), estrés, menstruación y embarazo. Asimismo, la tendencia a desarrollar acné puede persistir hasta los 30 ó 40 años, donde se aprecia en 1% de hombres y 5% de mujeres.

Manifestaciones clínicas del acné

Existe cierto componente hereditario que juega papel muy importante en esta enfermedad; por ejemplo, si los padres la presentaron, hay más probabilidades de que los hijos lleguen a mostrarla con lesiones o salpullido en rostro, cuello, espalda, pecho y glúteos, manifestándose en diferentes formas:

  • Comedones (o espinillas).
  • Pápulas (elevaciones de color rojo).
  • Pústulas (poros rellenos de material purulento).
  • Quistes (lesiones más serias, caracterizadas por ser grandes, rojas y profundas; pueden dejar hondas cicatrices en el cutis del afectado).
  • Nódulos (lesiones inflamatorias que miden más de 5 milímetros y contienen material purulento).
  • Eritema (enrojecimiento de la piel en torno a las lesiones).
  • Inflamación alrededor de las erupciones o incrustación de las mismas en la piel del paciente.

Grados de acné

Es importante mencionar que la aplicación de aceite o grasa en la epidermis puede agravar el trastorno, esto incluye el uso de maquillaje con base de aceite o bloqueador solar. Asimismo, cabe destacar que el padecimiento no está relacionado exclusivamente con la limpieza facial, por lo que tallarse con fuerza o lavarse con jabones a base de químicos agresivos; puede causar irritación sin resolver el problema.

Así, tenemos que hay distintos niveles de gravedad del acné:

  • Acné leve. Las principales lesiones no son inflamatorias; aparecen pequeñas espinillas.
  • Acné moderado. Se eleva la cantidad de pápulas y pústulas (entre 40 y 100); normalmente son lesiones muy inflamadas y dolorosas que abarcan generalmente rostro, pecho y espalda.
  • Acné severo. A este grupo pertenecen los llamados acné noduloquístico y conglobata, caracterizados por múltiples pápulas, pústulas y quistes.

Tratamiento del acné

Los "brotes" de la piel con acné no deben pellizcarse ni exprimirse, ya que esto puede causar infección y dejar cicatrices. Por el contrario, se recomienda seguir tratamiento a fin de prevenir la formación de nuevos barros y ayudar a sanar los existentes.

Los medicamentos contra el acné locales (tópicos) que secan la grasa y/o promueven que la piel se descame (proceso denominado peeling) suelen contener peróxido benzoico, sulfuro, resorcinol, ácido salicílico y/o tretinonina, además de ácido retinoico, sustancias que suelen ser útiles en casos leves. Por el contrario, si las lesiones se han infectado es necesario prescribir antibióticos orales, como tetraciclina o eritromicina; también es común recurrir a fármacos tópicos, por ejemplo, clindamicina para controlar la afección. En los casos de acné moderado que no responden a tratamiento, en casos severos o que están dejando cicatrices, existe la posibilidad de recurrir a isotretinoína, tratamiento tomado que ha demostrado a lo largo del tiempo ser excelente opción capaz de devolver la buena apariencia a la piel, el cual ha sido comprobado y documentado en más de 15 millones de pacientes en todo el mundo.

Dicho fármaco sintético es análogo a la vitamina A y tiene las cualidades de reducir el tamaño de la glándula sebácea, aumentar la diferenciación de las células foliculares pilosebáceas, alterar los patrones de queratinización (proceso de autorrenovación de las capas de la piel) y reducir la producción de sebo, alterando con ello las condiciones de crecimiento del Propiumbacterium acnes (microorganismo implicado en el acné).

Otros recursos efectivos son la administración de cortisona local o inyectada, así como procedimientos quirúrgicos como peeling profesional, dermoabrasión y extracción o drenaje de los quistes. Igualmente, breves exposiciones solares permiten cierta mejoría.

Recomendaciones contra estas lesiones en la piel

A fin de prevenir o, en su caso, combatir el acné, es aconsejable procurar las siguientes acciones:

  • Limpiar toda la piel suavemente con jabón y agua, quitando por completo suciedad y/o maquillaje. El lavado tan frecuente como se necesite controla la grasa, realizándolo especialmente antes y después de hacer ejercicio.
  • Aplicar vapor o compresas húmedas cálidas para abrir los poros bloqueados.
  • Usar astringentes locales para eliminar el exceso de grasa.
  • No rascar, tocar o frotar las lesiones, pues únicamente aumentan el daño a la piel.
  • Lavarse las manos antes y después del cuidado de las lesiones, a fin de reducir el riesgo de infección.
  • No apoyar el rostro sobre las manos, pues esto puede irritar el cutis.
  • Identificar y evitar aquellos factores que agravan la afección; incluye lociones, maquillaje y demás productos.
  • Prescindir del uso de cremas o cosméticos grasos.
  • Llevar dieta balanceada, ya que por medio de ella se obtienen vitaminas, minerales, aminoácidos y ácidos grasos esenciales, todos ellos fundamentales en los procesos metabólicos.
  • ¡No lo "satanices"! La ingesta de chocolate, lejos de generar granos o puntos negros en la piel, proporciona hidratos de carbono, proteínas, magnesio, hierro, potasio, sodio, calcio y vitaminas A y B.

Hay dermatólogos que saben cómo desaparecer el acné, así que no dudes en acudir a ellos.

SyM - Roberto Chávez Hernández

 

Comenta el tema o, si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.

Si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.




Comscore