Bacné: acaba con los granitos en la espalda

  • SyM - Cecilia Jiménez
Acné en la espalda, Granitos en la espalda, Bacné
Aunque no es tan evidente como en el rostro, el acné en la espalda también afecta la autoestima.
Los médicos no han identificado la causa exacta del acné, pero ayudan a tratarlo. Descubre qué hacer para combatir el también llamado bacné, es decir, los granitos en la espalda.

Poros que se obstruyen

El acné aparece cuando las glándulas sebáceas de la piel (producen sebo, grasa) se obstruyen y provocan un incremento de bacterias en los poros, con la consecuente formación de barros en zonas específicas, particularmente rostro, cuello, pecho, espalda y hombros de adolescentes y jóvenes, en quienes este trastorno es más frecuente.

Si bien no es un problema de salud grave, el acné suele dejar cicatrices en la cara y algunas menos evidentes en el torso, aunque las más profundas pueden dañar hasta la autoestima. De ahí que la persona afectada prefiera, por ejemplo, soportar el calor por traer siempre una camiseta en la playa, antes que despojarse de la prenda que oculta sus granitos en la espalda.

¿Qué hacer contra el acné en la espalda?

Una vez diagnosticado el problema, el médico especialista (dermatólogo) generalmente sugiere sencillas medidas para practicar en casa:

  • Limpieza constante: la clave para una piel libre de impurezas es la higiene permanente, ya sea con un baño al iniciar el día, después de realizar ejercicio o al final de la jornada durante el verano. Así que ¡jamás permitas que tu espalda pase una noche con restos de sudor o impurezas!, toma un baño fresco antes de ir a la cama.
  • Gel de baño: las fórmulas con que acompañes la rutina de limpieza son súper importantes. Expertos recomiendan usar geles suaves (con pH 5.5) para regular la cantidad de bacterias que se encuentran en la piel.
  • Exfoliación: es indispensable retirar restos de células muertas para evitar que las lesiones se compliquen, de lo contrario, persistirá la obstrucción de glándulas sebáceas. Los productos exfoliantes con ácido glicólico, por ejemplo, ayudan a eliminar la capa superior de la piel para abrir paso a nuevas células epidérmicas.
  • Cremas o lociones refrescantes: una espalda llena de granitos también agradece el uso de cremas o productos refrescantes después de la limpieza; sin embargo, deben contar con ingredientes antiacné (ácido salicílico, por ejemplo), cuyo efecto sea astringente y humectante.
  • Telas ¡para respirar!: las prendas ajustadas suponen una obstrucción mecánica de las glándulas sebáceas en la espalda; además, el incremento de sudoración suele aumentar la población de flora bacteriana, lo que en conjunto, puede hacer que el bacné se agrave. Elige prendas de vestir frescas, por ejemplo, de algodón (¡huye de tejidos sintéticos!), y lo bastante holgadas para que tu piel respire libremente.
dieta antiacné
Higiene de la piel y dieta específica, claves para combatir el bacné.
  • Dieta: no se ha identificado que un alimento sea "culpable" de los brotes de acné; sin embargo, los especialistas recomiendan reducir la ingesta de lácteos (alimentos con grandes cantidades de ácidos saturados), bebidas carbonatadas y azúcares, pues aumentan las posibilidades de provocar irritación en la piel. Al mismo tiempo, se recomienda aumentar el consumo de frutas, verduras, pescado y fibra.

Los resultados no llegarán de la noche a la mañana, pero si pones en práctica las medidas recomendadas de manera constante, tu espalda lucirá cada vez menos lesiones, efecto que también se reflejará en tu rostro y, sobre todo, en tu ánimo.

descarga este artículo en PDF