Centro de Acné / Prevención

Cómo tener una espalda envidiable

La espalda es una de las zonas más olvidadas del cuerpo y refleja muchas cosas de nosotras, por ejemplo, si es flácida hará notar que nos hace falta ejercitarnos; si hay marcas de acné, que nos sobra grasa corporal, y si es demasiado delgada y huesuda es consecuencia de mala alimentación o del paso del tiempo. A continuación algunos consejos de utilidad.

La época de altas temperaturas se ha hecho presente y no nos queda más que buscar ropa ligera que nos haga más llevaderos los días de calor. Algunas de las prendas elegidas dejarán descubierta la espalda, lo cual no deberá ser causa de pena o molestia, por el contrario, nuestro dorso debe ser motivo de orgullo.

El hecho de que una misma no pueda verse su espalda no es pretexto para restarle la atención debida, más aun cuando las vacaciones se acercan y es momento de alistar el traje de baño para lucirlo en todo su esplendor. Es por ello que hemos preparado una serie de consejos que pueden ser de mucha utilidad para que te sientas satisfecha.

Baño

Antes de la ducha es recomendable usar un cepillo de mango largo para dar masaje a la piel de la espalda, de manera que al tiempo que se estimula la circulación se eliminan las impurezas y células muertas que se acumulan a lo largo del día; es conveniente realizar esta actividad con energía y constancia para obtener mejores y más prolongados resultados.

La espalda es más propensa a resecarse que cualquier otra parte del cuerpo, ya que recibe el chorro caliente de la regadera; lo mejor es no llegar a los extremos y procurar que el agua sea tibia. Ahora bien, si la piel tiende a ser grasa utiliza jabones antibacteriales y después aplica loción astringente o el medicamento que el dermatólogo (especialista médico en la salud de la piel) indique.

Tras la ducha usa crema corporal hidratante (del tipo que su piel requiera), dándote suave masaje circular, incluyendo los hombros. En caso de tener barros no conviene utilizar crema hasta que éstos hayan desaparecido.

Limpieza profunda

La espalda debe estar tan limpia como el rostro y para conseguirlo conviene realizarse un peeling o exfoliación, empleando un producto especial para ello de venta en centros comerciales, o uno que tú misma puedes conseguir si mezclas los siguientes ingredientes:

¿Cómo se usa? Durante el baño aplica la mezcla sobre la espalda, usando las manos o un cepillo de baño de cerdas flexibles y mango largo; frota suavemente con movimientos circulares. El exfoliante también se puede extender a todo el cuerpo, sobre todo zonas ásperas como codos y talones, excepto el área de los senos (más sensible al dolor) ni tampoco donde hayan heridas, granitos o barros.

Elimina el producto con agua, sin jabón, a menos que la sensación que deje no sea agradable. Realizar una exfoliación una vez al mes te ayudará a tener un dorso envidiable, compruébalo.

Masaje

El suave frote de cremas o aceites en la espalda aumenta el flujo sanguíneo hacia piel y músculos, así como en nuca y parte posterior de los hombros, que es donde se acumula gran parte de la tensión del día; es muy aconsejable ejercer presión con los dedos o con aparatos específicos para ese fin. Cabe destacar que el masaje también previene el deterioro y las llagas en la piel de los pacientes que deben permanecer en cama.

Ejercicio

Para tener espalda firme y fuerte lo mejor es realizar ejercicios para fortalecer la espalda como natación, volibol, yoga o simplemente con caminar algunos minutos, teniendo en cuenta que siempre es mejor hacer un poco de ejercicio diariamente en lugar de concentrarlo todo en una sola sesión semanal. Recuerda también que una espalda musculosa estará libre de dolores.

Ahora bien, si no dispones de tiempo para realizar deportes o ir al gimnasio puedes realizar el siguiente ejercicio en casa: en cuclillas, apoya tus manos en el respaldo de una silla, levántate hasta estar completamente erguida y luego vuelve a la posición original, manteniendo siempre la espalda recta; realizar este ejercicio mínimo 10 veces al día hará tus músculos verdaderamente firmes.

Dulces consejos

Nadie está exento de malos hábitos, los cuales siempre traerán resultados negativos. Presta atención a los siguientes consejos y mejorarás notablemente la condición de tu espalda:

¿Qué te parece?, la verdad es que no hay que hacer demasiados sacrificios y los resultados nos harán sentirnos orgullosas. Nada más hace falta un poco de atención y no olvidar que la espalda también es parte de nosotras.