Centro de Acné / Prevención

Jojoba, revive piel y cabello

El aceite de la semilla de jojoba posee inmejorables cualidades hidratantes y de regulación de grasa en la piel, por lo que es muy valorado por la industria cosmetológica para elaborar productos de alta calidad. Descubre más sobre la jojoba y aprovéchala en beneficio de tu apariencia personal.

Propiedades de la jojoba

Con seguridad has escuchado algún comentario sobre el aceite de jojoba o has observado en tiendas y centros cosmetológicos amplia gama de productos para el embellecimiento que lo incluyen como ingrediente principal. Y no es para menos, ya que cosméticos, shampoos, acondicionadores capilares, cremas para el cuidado de la piel, geles o jabones han encontrado en este elemento un aliado para restablecer el estado saludable del cabello o piel reseca.

La jojoba (Simmondsia chinensis) es arbusto nativo de los desiertos de Sonora y Baja California (norte de México), que puede alcanzar hasta 5 metros de altura; sus hojas ovaladas de color azul grisáceo y gruesas están recubiertas por una capa de cera que le permite perder poca agua y sobrevivir incluso durante semanas sin lluvia.

También conocida como "la planta que no tiene sed", la jojoba genera un fruto cuya productividad no se ve afectada por las sequías y que contiene 1 o hasta 3 semillas de color marrón que miden entre 2 y 4 cm de largo, las cuales desde tiempos remotos han sido fuente de un aceite de olor agradable.

Este producto es llamado "oro líquido o del desierto" debido a su color, y fue utilizado por los indios americanos como alimento (se mezclaba con harina para cocinar pan, o con agua y cacao para elaborar una bebida parecida al champurrado), pero sobre todo como producto medicinal y protector de la piel contra las fuertes radiaciones solares del desierto o para evitar y corregir el maltrato del cabello ocasionado por las condiciones ambientales adversas.

Múltiples ventajas

El aceite de jojoba se encuentra constituido principalmente por ceramidas (96%), grupo de sustancias que le permiten mantener sus propiedades intactas ante el paso del tiempo o al exponerse al calor, y muy similares a los compuestos que recubren las células de la epidermis, por lo que actúa como regulador de la humedad y equilibrante en la producción de grasa.

Además, este producto natural contiene ácido linoléico, el cual favorece directamente el proceso de regeneración celular, y vitamina E, que es útil en la eliminación de radicales libres, que son moléculas responsables del envejecimiento prematuro de los tejidos.

Por si fuera poco, el aceite de jojoba también tiene la capacidad de proteger al cabello y darle cuerpo, a la vez que ayuda a normalizar la secreción sebácea del cuero cabelludo y a disolver la cera que se deposita en los folículos pilosos, misma que en grandes cantidades es causante de caspa y seborrea.

Amigo de la belleza

Ya sea puro o a través de productos que lo contengan, el aceite de jojoba se distingue por su versatilidad en materia de arreglo personal; entre sus muchas funciones. A continuación, algunas de las principales:

Los derivados de la jojoba no son tóxicos ni irritan los ojos o piel, además de que sólo en ocasiones muy raras generan reacciones alérgicas, de modo que puedes emplearlos con el mínimo de riesgo, a fin de aprovechar sus cualidades en beneficio de tu salud, tal como los antiguos pobladores de América hacían siglos atrás.