Beneficios de la sábila en el cuidado de la piel - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

17 Enero 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Sábila, gran amiga de la piel

Jueves 09 de junio del 2016, 12:33 pm, última actualización

La sábila o aloe vera es un vegetal de merecida fama por sus cualidades medicinales y estéticas, ya que humecta y desinflama la piel, posee propiedades cicatrizantes y alivia quemaduras, entre otras aplicaciones. ¿Deseas saber más? ¡Acompáñanos!

Sábila, gran amiga de la piel

Dicen que el famoso y polémico Cristóbal Colón afirmaba sin lugar a dudas que "hay cuatro vegetales indispensables para el hombre: trigo, uva, aceituna y sábila. El primero alimenta, el segundo eleva su espíritu, el tercero brinda armonía y el cuarto lo cura". Aunque el célebre navegante italiano al servicio de la corona española es indiscutiblemente más conocido por su destreza en la mar que por los conocimientos de herbolaria que pudo tener, su observación no fue hecha al azar.

Y es que, desde antaño, egipcios, árabes, griegos, romanos e hindúes sabían que la sábila (Aloe vera) contribuye a la regeneración y humectación de la piel, mejora la apariencia del cabello, reduce el daño en estómago y vías digestivas por consumo de alimentos irritantes y sirve como suave laxante.

Debido a ello y más, esta cactácea originaria de las regiones cálidas y secas de África oriental ha sido muy difundida y bien recibida por los pueblos de todas las latitudes, de modo que incluso se le menciona en relatos folclóricos de Japón, Filipinas y Hawai. Los españoles también la han apreciado ampliamente desde hace siglos, por lo que no fue extraño que hace poco más de 500 años la trasladaran con ellos a sus colonias en América y, por tanto, a México.

Inigualable composición

La sábila pertenece al género de los áloes, vegetales que miden entre 2 y 3 m de alto, si bien algunos ejemplares pueden alcanzar la notable talla de seis; todas ellas son plantas que poseen hojas grandes y carnosas dispuestas en torno a un tallo central, las cuales cuentan con una espina muy fuerte en su extremo y varias más pequeñas en sus lados.

El aloe vera cuenta con dos derivados que son de mucha utilidad para el ser humano; ambos se obtienen luego de realizar un corte longitudinal en sus hojas, y se distinguen por su ubicación y color. Por un lado encontramos la aloína, sustancia viscosa y amarillenta, localizada unos 2 ó 3 mm bajo la dura cáscara y responsable de que la sábila tenga propiedades laxantes.

Asimismo, la mayor parte de la hoja contiene una pulpa transparente de textura gelatinosa, acíbar, que se obtiene al eliminar las espinas y la cáscara, o al raspar el centro carnoso con una espátula de madera o metal. En términos generales, la sábila está formada principalmente por agua (6% a 10%) y resina (40% a 80%), pero también por importante cantidad de nutrientes (aproximadamente 70) con valiosa acción terapéutica:

Aminoácidos. El ser humano requiere 22 de estas sustancias para fabricar piel, músculos y otros tejidos; la mayoría de ellas son producidas por nuestro propio organismo, pero ocho de ellas (aminoácidos esenciales) debemos obtenerlas de los alimentos. La sábila posee 20 de estos importantes elementos, siete de ellos esenciales.

  • Antraquinonas. Aunque se han utilizado tradicionalmente como laxantes, estos elementos también alivian el dolor (son analgésicos) y eliminan microorganismos como bacterias (antibacteriales), hongos (fungicidas) y algunos virus (antivirales). El aloe vera posee varias antraquinonas, como la ya mencionada aloína, isobarbaloína, barbaloína, ácido cinámico, emodina, emodina de aloe, estero de ácido cinámico, antracena, antranol, ácido aloético, aceites etéreos, resistanoles y ácido crisofánico.
  • Enzimas. Son sustancias que, en el caso particular de las contenidas en la sábila, ayudan a digerir los alimentos o a mejorar la absorción de nutrientes: oxidasa, amilasa, catalasa, lipasa y alinasa.
  • Minerales. El acíbar posee al menos 10 de estas sustancias que son útiles en distintas funciones de la piel y del organismo; destacan por su presencia calcio, cromo, cobre, hierro, magnesio, manganeso, potasio, sodio, zinc y germanio.
  • Vitaminas. Esta planta contiene importante cantidad de vitaminas A, C y E, sustancias antioxidantes que previenen el envejecimiento celular. También destaca la presencia de compuestos del complejo B, que son necesarios para la producción de glóbulos rojos y el buen funcionamiento del sistema nervioso.
  • Polisacáridos. Son carbohidratos como lignina, celulosa y glucomannan, que brindan limpieza profunda a la piel, ya que penetran en todas sus capas y eliminan bacterias o depósitos grasos que dificultan el funcionamiento de los poros.
  • Saponinas. La sábila contiene glicosidos, grupo de sustancias de textura jabonosa que poseen acción limpiadora y antiséptica.
  • Hormonas. Algunas como las auxinas ayudan en la curación de heridas y tienen propiedades antiinflamatorias.
  • Lignina. Es una sustancia que, al parecer, ayuda a transportar todos los componentes antes citados y facilita la absorción del acíbar por la piel.

 

Amplia variedad

Las industrias farmacéutica y cosmetológica han aprovechado las amistosas virtudes de la sábila y la han convertido en un ingrediente activo insustituible en importante cantidad de productos que nutren, protegen y embellecen la apariencia de las distintas áreas del cuerpo:

  • Gel o jugo. Se emplea para conservar la piel más suave, elástica, resistente y protegida; también es útil en el tratamiento de quemaduras, heridas leves y picaduras de insectos.
  • Protectores solares. Varios productos de este tipo incluyen sábila, ya que protege de quemaduras por rayos ultravioleta (UV), a la vez que previene resequedad y envejecimiento debido a sus nutrientes y antioxidantes.
  • Shampoos y enjuagues. En especial, el aloe vera ayuda a la salud del cuero cabelludo, pues restaura su equilibrio celular y regula la producción de grasa; también se ha observado que forma una película sobre el cabello que le protege de contaminación, suciedad y radiaciones ultravioleta.
  • Tratamientos capilares. Algunos de estos productos se emplean para humectar y nutrir a profundidad, para tratar cueros cabelludos delicados o para controlar exceso de grasa y caspa.
  • Cremas antienvejecimiento. Dado que la sábila cuenta con alto poder nutritivo y limpiador, así como con importante aportación de antioxidantes, se emplea en alta concentración para ayudar a que la piel recobre suavidad, elasticidad y consistencia. También favorece la disminución de arrugas y manchas en las zonas del cuerpo más afectadas, como rostro, cuello y manos.
  • Cremas y lociones corporales. Estos productos hidratan y regeneran los tejidos, pero como tienen menor cantidad de aloe vera que los formulados para revertir el envejecimiento, son sólo preventivos, no curativos.
  • Cremas antiestrías. Junto con otras sustancias, este vegetal ayuda a regenerar, desinflamar, hidratar y suavizar la piel, por lo que previene la aparición de estrías. Además, en caso de que ya se presenten estas líneas rosáceas o blanquecinas mejora la cicatrización e incluso reduce su presencia.
  • Tratamientos para acné. Existen hidratantes formulados para la atención de cutis grasos o con barros y espinillas, que incluyen extractos de este vegetal; logran limpieza profunda de los poros e impiden la acumulación de células muertas e impurezas.
  • Geles para masaje. Proporcionan agradable sensación de calor, y están formulados para llegar con rapidez a las capas profundas de la piel, a las que revitalizan.
  • Espumas para rasurar y after shave. La piel masculina es particularmente favorecida por esta planta, ya que ofrece rápido alivio a la irritación y diminutas cortaduras que se generan por la acción del rastrillo sobre el rostro.
  • Protector labial. Se emplea en el tratamiento de labios resecos y partidos debido a su alto poder nutritivo y humectante; también es útil con fines preventivos.

Como puedes observar, los beneficios de la sábila en la salud de la piel y organismo son innumerables, de modo que considera el uso de estos productos, y ten en cuenta que rara vez generan alergia. Empero, suspende el uso de la sábila si llegas a observar reacciones adversas, como enrojecimiento de la piel, hinchazón y surgimiento de ronchas o granitos, y consulta a tu médico familiar.

SyM - Sofía Montoya

 

Comenta el tema o, si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.

Si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.

Directorio de medicinas, Medicamentos de libre venta
Hoy en Dermatología

Cómo depilar el área del bikini


Ver más...

En una persona promedio circulan entre 3.7 y 5.7 litros de sangre por su cuerpo, mismos que los riñones filtran aproximadamente 400 veces al día.




Comscore