Piel, órgano más grande del cuerpo - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

23 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Piel, órgano más grande del cuerpo

Viernes 16 de junio del 2017, 12:29 pm, última actualización.

La piel, abrigo natural del cuerpo, es reconocida como el órgano más extenso y pesado del organismo, ya que mide entre 1.5 y 2 m2, y su peso es de 2 a 3 kg; además de ser la estructura más visible, evidencia el paso del tiempo y es parámetro de belleza para algunas culturas, asimismo, en muchos casos nos indica que el estado de salud no es óptimo. Su principal tarea es protegernos de las agresiones ambientales e igualmente se encarga de regular la temperatura corporal y percibir estímulos de dolor y placer.

Piel, órgano más grande del cuerpo
Piel, órgano más grande del cuerpo

Se divide en tres capas:

  • Epidermis. Es la parte más superficial, se regenera cada 4 semanas aproximadamente, su espesor es de 1 mm y sus funciones más importantes incluyen mantener nivel de hidratación adecuado y proteger de la radiación solar. Ahí se alojan células llamadas queratinocitos, cuya misión es formar una estructura que protege de las agresiones (estrato córneo) y renovar la piel; otro conjunto celular que se encuentra en dicha capa son los llamados melanocitos, encargados de la pigmentación.
  • Dermis. Su grosor es de 4 mm, proporciona elasticidad y tersura a la piel, y en ella se alojan numerosos vasos sanguíneos que aportan nutrientes, glándulas sebáceas y sudoríparas, así como los folículos pilosos (donde se produce el vello).
  • Hipodermis. También se le conoce como tejido subcutáneo y es la capa más profunda de la piel, la cual contiene numerosas células productoras de grasa.

Tipos

De manera natural la piel genera grasa a través de las glándulas sebáceas, con la que se mantiene lubricada y libre de infecciones, pero la cantidad de esta sustancia varía de una persona a otra. Es por ello que se ha clasificado como:

  • Piel normal. Tiene aspecto sano, terso, sin poros abiertos ni puntos negros o barros, es firme y flexible. Sólo requiere lavado y aplicación de crema humectante.
  • Piel grasa. Luce con brillo, es gruesa, con poros abiertos y llega a presentar puntos negros, barros y espinillas. Necesita lavado con productos específicos, tónicos, lociones astringentes y geles hidratantes.
  • Piel seca. Es rugosa, se siente tirante, es áspera, se irrita fácilmente y presenta descamación visible. Para mantenerla en buen estado, además del lavado, se recomienda la aplicación de cremas humectantes e hidratantes y leches.
  • Piel mixta. Algunas zonas secretan gran cantidad de grasa, las cuales alternan con regiones secas. Deben usarse productos de limpieza e hidratantes indicados para este tipo de piel, ya que tienen la propiedad de absorber sebo y humectar las zonas resecas.
  • Piel sensible. En su superficie hay finísimas fibras nerviosas que inmediatamente se mueven ante el más mínimo estímulo, señal que después de ser percibida por el cerebro se manifiesta como irritación, comezón y erupción. Requiere productos especiales e hipoalergénicos.

Cabe destacar que no sólo el cutis puede presentar las características antes citadas, ya que el resto de la piel del cuerpo puede ser normal, grasa, seca, mixta o sensible.

Paso del tiempo

Cuando somos jóvenes la piel se renueva diariamente, por lo que en 3 ó 4 semanas el total de sus células ha sido reemplazado por nuevas, pero conforme pasan los años este proceso se hace más lento. Por tal motivo se hace necesario recurrir a productos que aceleren la renovación celular, por ejemplo, los exfoliantes faciales y corporales.

Pero eso no es todo, ya que también suele perder firmeza, elasticidad y suavidad, y si a esto se suma exposición al Sol, contaminantes ambientales y viento, se tiene como resultado lo que se conoce como envejecimiento prematuro, caracterizado por líneas de expresión y arrugas en cutis antes de los 25 años, y flaccidez en el resto del cuerpo. En estos casos se recomienda el uso de cremas humectantes y reafirmantes, las cuales contienen en su fórmula vitaminas, colágeno, elastina y filtros solares, sustancias que permiten nutrir la epidermis, devolverle su belleza y protegerla de las agresiones externas.

Asimismo, la industria farmacéutica pone al alcance productos que protegen la piel de los rayos solares, como bloqueadores y filtros solares, los cuales previenen quemaduras y mantienen hidratada la epidermis.

Enfermedades

La piel de todo el cuerpo está expuesta a agresiones ambientales, sustancias tóxicas, cambios hormonales, hábitos alimenticios y estrés, elementos que pueden alterarla y ocasionarle algunas padecimientos. A continuación se describen los más frecuentes.

Acné. Afección de la piel caracterizada por la presencia de barros (granos llenos de pus) y espinillas (puntos negros) en cara, espalda, pecho, hombros y cuello. Su formación depende de las hormonas sexuales masculinas (andrógenos, que también se encuentran en el organismo de las mujeres), pues estimulan las glándulas sebáceas y, en consecuencia, éstas producen exceso de sebo o grasa. Una porción lubrica la epidermis y la que no puede salir da lugar a la formación de una protuberancia que obstruye los poros. Asimismo, en la piel hay una bacteria llamada Propionebacterium acnes, que en condiciones normales es inofensiva, pero cuando se topa con un poro obstruido ocasiona la aparición de granos y puntos negros. Es importante tener en cuenta que el consumo de alimentos como chocolate, embutidos y aguacate no causan acné, afección que regularmente daña a la mayoría de los adolescentes.

Alergias. Reacción negativa y exagerada del sistema inmunológico (aquel que defiende al cuerpo del ataque de virus y bacterias) cuando ingresan al organismo sustancias a las que erróneamente reconoce como peligrosas. Éstas se introducen al consumir algunos alimentos o medicamentos, por inhalación o a través de la piel, lo que ocasiona que se produzca la sustancia histamina, principal responsable de la comezón, ojos llorosos, ronchas en piel, obstrucción nasal, mareo y dolor de cabeza, entre otros síntomas de alergias.

Arrugas. Aparición de surcos en forma de líneas sobre la superficie de la piel, pues conforme transcurre el tiempo la epidermis pierde firmeza, retiene menos agua y la secreción de sebo es más lenta. Por tanto, la piel se hace más vulnerable al desgaste, que en un principio sólo se presenta como líneas de expresión (marcas que se hacen visibles cuando hablamos, reímos o lloramos, por ejemplo). En este proceso también intervienen factores hereditarios, color de piel, gestos y exposición prolongada al Sol. El área más visible del problema se localiza en la parte lateral de los ojos ("patas de gallo") y alrededor de la boca.

Cáncer. Crecimiento anormal de tejido de aspecto brillante y consistencia dura que aparece sobre la superficie de la piel, al que generalmente se denomina tumor, el cual se genera cuando falla el mecanismo que regula el crecimiento normal de las células, provocando que algunas de éstas crezcan de manera descontrolada y se altere su tamaño, forma y función. Así, las células normales dejan de multiplicarse, mientras que las anormales se reproducen, dañan tejidos, músculos y huesos originando cáncer. Su aparición se asocia con exposición al Sol por periodos prolongados y sin la protección adecuada, sensibilidad a los compuestos del ambiente, quemaduras causadas por los rayos solares, contacto frecuente con radiaciones, consumo accidental de arsénico y factores hereditarios.

Caspa. Inflamación de las capas superficiales de la piel que cubre al cuero cabelludo producida por exceso de grasa en esa zona, lo que en consecuencia ocasiona irritación y acumulación de células en forma de escamas o polvo sobre dicha superficie. Regularmente se asocia a higiene deficiente, infección causada por hongos o cambios hormonales que alteran la secreción de grasa.

Celulitis. También llamada "piel de naranja", es un padecimiento que se caracteriza por formar grumos y depósitos grandes e irregulares de grasa en caderas, nalgas y muslos debido a que se pierde la tonicidad y elasticidad de las venas ubicadas en estas regiones. Ello ocasiona que la sangre se estanque en capilares, lo cual impide que las células sean nutridas adecuadamente y los tejidos adiposos se almacenen en forma anormal, asimismo, se acumulan toxinas que destruyen el colágeno y elastina (componentes que ayudan a mantener la piel suave y firme). Lo anterior puede presentarse a causa de dieta desequilibrada, deficiente circulación de la sangre, cambios hormonales, poca o nula actividad física, calzar zapatos con tacón alto y vestir prendas muy ajustadas debido a que dificultan el flujo de la sangre, administración de pastillas anticonceptivas, envejecimiento del tejido, predisposición genética y estrés.

Dermatitis. Reacción inflamatoria de la piel que se presenta cuando entra en contacto con sustancias irritantes contenidas en plantas, tintes para cabello, cosméticos, desodorantes, perfumes, jabones, detergentes, fibras sintéticas, productos para depilar, metales de las joyas, así como por la acción de medicamentos o alimentos. Se considera un padecimiento crónico y periódico caracterizado por enrojecimiento, ampollas, resequedad, descamación y comezón difícil de controlar. Asimismo, ocasiona que la piel sea susceptible a infecciones producidas por hongos.

Eccema. Brote de ronchas rojas en mejillas, muñecas, rodillas y parte interna de los codos, que causa comezón intensa, irritación, úlceras diminutas y descamación. Su aparición se relaciona con los efectos del Sol, viento y miles de sustancias químicas que tienen contacto con la piel; puede presentarse a partir de los dos meses de edad, regularmente en personas con piel seca. En ocasiones excepcionales puede manifestarse después de consumir ciertos alimentos, como leche o huevo; en este caso, los bebés son los más afectados. Aunque algunas fuentes manejan el término "eccema" como sinónimo de "dermatitis por contacto", se puede decir que ésta es una inflamación causada por una sustancia en particular, que se localiza en un área específica y bien delimitada del cuerpo.

Estrías. Roturas de la estructura de la piel ocasionadas por subir y bajar de peso bruscamente, cambios hormonales (especialmente durante adolescencia, embarazo y menopausia) y falta de hidratación, que aparecen en pecho, vientre, muslos y glúteos, es decir, donde la piel es más delgada y frágil. Se producen cuando las fibras de elastina (componente de tejidos que da elasticidad a la epidermis) y colágeno de la piel se desgarran. Cuando las estrías son rojizas se trata de lesiones recientes fáciles de tratar, pero en caso que su coloración sea blanca significa que se produjeron tiempo atrás y, por tanto, es más difícil o imposible atenuarlas. Por lo general es un problema sólo estético que no tiene consecuencias en la salud, y se estima que están presentes en 90% de las embarazadas, 20% de los adolescentes y 15% de personas con sobrepeso.

Flacidez. Se presenta a causa del deterioro de las fibras de elastina y colágeno de la dermis, que son las responsables de mantener la firmeza y elasticidad de la piel; el efecto antiestético puede ser empeorado por la pérdida de definición muscular. Es un padecimiento que se asocia con la edad y suele hacerse evidente entre los 30 y 35 años, y se pronuncia hacia los 40. También puede aparecer cuando se pierde gran cantidad de peso.

Heridas leves. Comúnmente conocemos con esta denominación a golpes, cortaduras pequeñas y raspones en la piel, lesiones que requieren atención menor, la cual puede realizarse en casa empleando antisépticos y material de curación.

Hongos. Son organismos vegetales que regularmente viven sobre superficies húmedas o en estado de descomposición, de los cuales hay 100 mil especies. De éstas, 8000 son patógenas (dañinas) de plantas y 50 de animales, el resto vive en tejido vegetal muerto. El cuerpo los aloja normalmente en piel, cabello y uñas, y se reproducen fácilmente en genitales, entre los dedos de los pies, ingles y axilas, principalmente, debido a que son zonas que guardan humedad y tienen poca iluminación. Algunos le son útiles al cuerpo, mientras otros, como levaduras y mohos. pueden multiplicarse rápidamente y causar infecciones, que también son conocidas como micosis. Estas se caracterizan por producir enrojecimiento, comezón, irritación y, a veces, agrietamiento de la epidermis; en ocasiones sólo se desarrollan en las capas más superficiales de la piel, lo cual se manifiesta con aparición de manchas de color rojo o blanco y en forma redonda.

Pie de atleta. Enfermedad infecciosa causada por la acción de hongos semejantes a mohos llamados dermatofitos (organismos microscópicos) que se asocia a deficiente higiene, humedad en los pies, usar los mismos zapatos todos los días y caminar descalzo.

Picaduras de insectos. Se manifiestan con brotes de ronchas rojas en la piel, las cuales aparecen cuando los insectos inyectan pequeñas cantidades de sustancias venenosas, mismas que dan lugar a dos tipos de reacciones: local, que produce dolor e inflamación en la zona de la picadura y la de tipo alérgico, que causa urticaria, hinchazón y dificultad para respirar.

Psoriasis. Enfermedad crónica que inicia con la aparición de ronchas rojas con pequeñas escamas blancas en diversas partes del cuerpo, como cuero cabelludo, rostro, rodillas, codos, tobillos, pecho y axilas, sin causar comezón o molestia alguna. No tiene consecuencias graves ni es contagiosa, afecta por igual a hombres, mujeres, niños y ancianos, y puede clasificarse en leve, moderada o severa de acuerdo con el porcentaje de piel lesionada. Su origen es hereditario, por lo que es posible encontrar dentro de un núcleo familiar varias personas afectadas por el padecimiento. La capa superficial de la piel normalmente tarda 21 días en regenerarse, pero cuando se padece psoriasis este proceso se realiza en cuatro días, lo que en consecuencia provoca que las células epiteliales superiores (que no alcanzan a desprenderse) produzcan descamación. Debido a que son células inmaduras no protegen la piel y se pierde humedad; asimismo, los capilares son más gruesos y largos que en la piel normal, y la sangre fluye en mayor cantidad, por ello las lesiones son de color rojo.

Seborrea. Exceso de sebo sobre el cuero cabelludo que produce escamas grasosas de color amarillo, irritación e inflamación. De manera normal junto a cada cabello hay una glándula que produce grasa para lubricar la piel, pero cuando se produce en forma inmoderada aparece este problema. Este padecimiento se asocia con estrés, dieta rica en grasas de origen animal y deficiente higiene.

Urticaria. Enfermedad alérgica que se manifiesta por la formación de ronchas en toda la piel acompañadas por intensa comezón que en la mayoría de los casos se cura completamente.

Várices. Se hace muy visible en la piel y se origina cuando las venas de las piernas se debilitan o adelgazan debido a circulación sanguínea deficiente. Conforme avanza el problema, las venas adquieren apariencia abultada.

Vitiligo. Padecimiento caracterizado por la destrucción de células productoras del pigmento que le da color a la piel (melanina), y aunque no es de gravedad acarrea problemas psicológicos debido al carácter antiestético de sus lesiones, sobre todo en personas de tez morena. Este padecimiento, conocido también como leucodermia, es más frecuente de lo que se cree (más del 1% de la población mundial la padece), y aunque puede surgir a cualquier edad, es más común antes de los 20 años o después de los 50. Las manchas del vitiligo tienen bordes bien delimitados, son blancas y es común localizarlas en cara, axilas, ingles, pezones, áreas genitales, dorso de las manos y alrededor de las uñas, codos, rodillas, tobillos y espalda.

Como puede apreciarse, más allá de las formulaciones que existen para cuidar la piel, se encuentra la alimentación balanceada, control del estrés e higiene, ya que estos elementos determinan en gran parte su buen estado.

Consulta a tu médico.

SyM

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Acné

Comedón


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore