Centro de Alergias / Artículos Relacionados

Con el frío, ¡ah qué comezón!

Quienes disfrutan el frío lo esperan con ansiedad, pues sólo con protegerse pueden realizar sus actividades con normalidad; empero, otros lo padecen sobremanera, pues son más susceptibles a sus estragos y lo manifiestan mediante comezón y resequedad.

Las bajas temperaturas, o los climas secos, son causantes de que los aceites naturales de la piel se produzcan en menor cantidad, pues inhiben la actividad de las glándulas sebáceas. En otras palabras, crece el riesgo de sufrir piel seca, cuyo principal síntoma es la comezón o prurito.

Si el abrigo natural que protege tu cuerpo no recibe atención y dejas que la resequedad avance, pueden aparecer lesiones como grietas o que la piel sangre a consecuencia de rascarse excesivamente.

En países como México, que se ubica en la categoría de clima tropical, la llegada del invierno toma a gran parte de la población lejos de los cuidados que pueden prevenir la piel seca de la temporada. Por ello, a continuación te sugerimos medidas para ayudar a mantener alejada la terrible "comezón invernal".

No olvides el teléfono de tu médico o dermatólogo de confianza por si los problemas persistieran por varios días (aproximadamente dos semanas), o bien si se incrementaran, por ejemplo, al aparecer grietas con secreción amarilla (pus).

Ahora puedes estar listo para la época más social del año sin que haya ningún tipo de daño en la piel. ¡Felicidades!