El reflujo no es enfermedad de moda - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

21 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

El reflujo no es enfermedad de moda

Viernes 18 de marzo del 2016, 01:43 pm, última actualización

Muchos padres suelen alarmarse al observar que su bebé, después de comer, hace buches, escupe y hasta vomita leche con ligero olor agrio. ¿Qué tan grave es este problema llamado reflujo en bebés?

Reflujo gastroesofágico en bebés, Reflujo en lactantes
El reflujo no es enfermedad de moda

No te asustes, pues lo anterior no significa que tu pequeño está gravemente enfermo, sino que tiene reflujo gastroesofágico, condición común durante los primeros meses de vida y cuyas consecuencias son mínimas si se da adecuada atención.

De acuerdo con la Dra. Angélica Treviño Mateos, gastroenteróloga pediatra especializada en el Hospital Infantil Federico Gómez, en la Ciudad de México, dicho trastorno es descrito como el retorno de alimento líquido o sólido (mezclado con ácido gástrico) contenido en el estómago hacia el esófago y boca. “En niños menores de 1 año no es padecimiento nuevo o ‘de moda’, como tampoco es resultado de infección por microbios, de modo que, si bien no hay que desatenderlo, tampoco debe generar alarma, pues en la mayoría de los casos se resuelve de manera satisfactoria”.

¿Cuál es la causa?

Contrario a lo que muchos padres consideran (sobre todo, cuando son primerizos), esta condición es tan común que más de la mitad de los lactantes padecen reflujo, y se debe a que su organismo se encuentra en formación. En este sentido, es necesario aclarar que existen dos tipos de reflujo: fisiológico y patológico.

“El primero se manifiesta con náuseas, vómito y regurgitaciones, entendidas como el regreso del contenido alimenticio hacia la boca. El segundo, llamado enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE), además de ocasionar los síntomas mencionados se asocia a esofagitis o inflamación del esófago debida a irritación causada por el ácido gástrico”.

A ello se suman falta de ganancia de peso y talla, llanto intenso, desnutrición e infecciones respiratorias repetidas, como tos, asma (padecimiento en que se cierran las vías respiratorias, ocasionando ahogo), laringitis (inflamación de la zona de las cuerdas vocales) y sinusitis (congestión de los senos paranasales, localizados en frente y mejillas), además de otitis (infección en los oídos, debido a su conexión con la garganta), explica la entrevistada.

Respecto al origen de la ERGE, aunque se han manejado muchas causas, la que parece más factible es la teoría que establece que el padecimiento se presenta porque el esfínter esofágico inferior (anillo de músculos que permite el paso de los alimentos del esófago al estómago y que al contraerse evita que regresen) no ha madurado en su totalidad y carece de la fuerza necesaria para mantenerse cerrado. Es por ello que los alimentos que expulsa el bebé, ya sean líquidos o sólidos, presentan ligero olor agrio, pues entraron en contacto con los ácidos estomacales encargados de iniciar la digestión.

“Este último aspecto debe tomarse muy en cuenta, ya que cuando el reflujo ocurre en forma persistente puede generar lesiones en el esófago, debido a que parte del sistema digestivo no está preparada para el paso de sustancias ácidas. También puede haber retraso en el crecimiento debido a que los alimentos no continúan su recorrido normal y, por tanto, no son asimilados en su totalidad por el pequeño, quien no puede obtener los nutrientes”, advierte la gastroenteróloga pediatra.

¿Cuándo se requiere ayuda médica?

El reflujo gastroesofágico fisiológico suele desaparecer entre los 6 y 12 meses de edad, justo cuando los músculos del sistema digestivo del pequeño adquieren la fortaleza necesaria para realizar bien su trabajo. A pesar de ello, se recomienda mantener siempre informado al pediatra sobre los pormenores que pudieran presentarse.

En caso de que el menor manifieste los síntomas de la ERGE, es necesario que sea evaluado por un gastroenterólogo pediatra, ya que tales señales indican que su esfínter continúa con problemas y que el tránsito de los fluidos estomacales ha originado daño en esófago, garganta e, incluso, pulmones.

“Es indispensable hacer un diagnóstico diferencial, es decir, analizar cualquier causa que pudiera ocasionar que el contenido del estómago regrese hacia esófago y boca, pues en ocasiones puede tratarse del problema conocido como hipertrofia del píloro (salida de una porción del estómago hacia el intestino delgado). Asimismo, es preciso identificar la existencia de intoxicación alimenticia o alergia a las proteínas de la leche. Cuando estos padecimientos quedan descartados, es necesario establecer el alcance del reflujo gastroesofágico mediante estudios especializados”, indica la Dra. Treviño Mateos.

¿Qué estudios se le practican al pequeño?

Aunque existen numerosos exámenes clínicos que pueden practicarse para efectuar el diagnóstico de este problema, los más frecuentes son:

  • Serie esófago-gastroduodenal. Consiste en introducir cierta sustancia de contraste (visible con rayos X) para identificar en las radiografías la presencia de alteraciones en la anatomía del esófago.
  • Endoscopia. Permite ver directamente el esófago por medio de diminuta cámara que se introduce vía oral; con ello es posible apreciar si hay inflamación, así como tomar muestras de tejido cuyo análisis posterior facilita identificar quemaduras.
  • Monometría. Registra la presión del esfínter y motilidad (movimientos) del esófago.
  • pH-metría. Es la prueba ideal para el caso que nos ocupa; consiste en introducir delgada sonda por la nariz del pequeño, misma que llega al tercio inferior del esófago donde, por medio de electrodos, se mide la intensidad del reflujo y duración de cada evento en periodo de 24 horas.

“Si el bebé será sometido a pH-metría o endoscopia, y está en tratamiento con medicamentos, es necesario suspenderlos tres días antes del estudio para evitar que surjan resultados denominados falsos negativos, es decir, aquellos que indican que no hay alteraciones cuando en verdad sí existen”, explica la especialista.

Tratamiento

Cuando el bebé padece reflujo simple o fisiológico no requiere tratamiento alguno, sino estrecho seguimiento pediátrico por medio de consulta mensual, donde se evalúa, sobre todo, la ganancia de peso y aumento de talla. También es necesaria la exploración completa dirigida a detectar cualquier evidencia de alarma.

En estos casos aplican medidas generales, como verificar la técnica de alimentación (debe ser semisentado) y cuidar que el orificio del biberón permita el goteo adecuado de la leche; asimismo, es importante hacer eructar al infante a la mitad y después de cada toma, no moverlo bruscamente, y colocar la cuna de modo que presente inclinación de 45 grados para que el pequeño tenga elevada la cabeza, lo cual se puede lograr colocando libros o pedazos gruesos de madera en las patas de la misma.

Además, hay que evitar darle jugos y alimentos grasos y/o condimentados (cuando ya consume sólidos), espesar la fórmula láctea, o bien, proporcionarle alguna de las llamadas fórmulas antirreflujo, que disminuyen los síntomas.

Empero, “si el pequeño tiene ERGE, lo primero es controlar la acidez con medicamentos antiácidos y un procinético, el cual hace que el contenido del estómago pase más rápido al intestino. Si a pesar de ello el infante sigue manifestando síntomas, se le puede recetar un inhibidor de ácido y, en caso de seguir con problemas, el último recurso es la cirugía, cuya intención es aumentar la presión del esfínter esofágico inferior. Aún así, ésta sólo debe efectuarse en casos graves que no mejoran con el tratamiento médico”, acota la especialista.

Finalmente, recuerda que el restablecimiento de la salud del bebé depende en gran medida de la buena comunicación con el pediatra, y que la mayoría de los problemas por reflujo gastroesofágico tienen remedio cuando el pequeño recibe los cuidados necesarios.

SyM - Karla Galván

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Alergias

Temporada de frío, detonadora de alergias


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore