Vacaciones en playa, montaña o destino turístico - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

24 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Playa o montaña, ¿dónde vacacionar?

Martes 12 de abril del 2016, 10:45 am, última actualización

Es innegable, el clima condiciona nuestra salud, pero casi nunca pensamos en cómo escoger el destino turístico, pues generalmente seguimos las preferencias de los chicos o el deseo de visitar a familiares. Las siguientes son algunas recomendaciones para elegir el mejor escenario en este periodo de vacaciones.

Vacaciones, Prevención de enfermedades, Alergias

Aunque poca gente lo hace, una buena recomendación sería hablar con el médico de cabecera para saber cuál es el destino que más conviene a nuestra salud, ya que ésta se puede ver afectada por la altitud y el clima, así sea desarrollando enfermedades o exacerbando padecimientos de tiempo atrás. De cualquier forma lo que se busca con las vacaciones es que mejore nuestra salud y no que empeore; pero, ¿qué es lo más recomendable?

Clima a favor de la salud

Datos de una investigación realizada por el Instituto Nacional de Meteorología de Madrid, en España, señalan que permanecer, así sea por unos días, debajo de los 10° C o bien por encima de 26° C aumenta las posibilidades de sufrir infarto al miocardio (tejido muscular del corazón).

Por otra parte, hay zonas que por su clima seco, como en ciudades de gran altitud, son ideales para quienes sufren asma o artritis, siempre y cuando no se sienta demasiado frío; se sabe también que los días nublados y de bajas temperaturas son propicios para la depresión (y, en casos extremos, suicidios).

Es un hecho que simplemente con "cambiar de aires" se promueve un ambiente de descanso. Sin embargo, algunos de nuestros padecimientos deben hacernos pensar hacia dónde dirigir el objetivo vacacional, por lo cual en seguida haremos mención de los males más comunes y la influencia que reciben de clima y altitud:

  • Enfermedades cardiovasculares. Las personas que padecen problemas del corazón deben evitar los lugares donde la presión atmosférica sea demasiado baja, como las zonas montañosas. Las condiciones más benéficas se dan en las zonas costeras y en las de altura media.
  • Presión arterial. La altura influye notablemente en ella, por eso quienes padecen hipertesión (que tiende a aumentar) deberán vacacionar en sitios al nivel del mar y, por el contrario, ir a sitios altos quienes tienden a sufrir presión baja (hipotensión).
  • Reumas. Este término engloba a todas las enfermedades que ocasionan dolores articulares, para las cuales son adecuadas las zonas costeras de clima cálido, o bien seco; debiéndose alejar de climas fríos y zonas altas.
  • Trastornos circulatorios. Las personas que sufren várices o ulceraciones (pequeñas heridas en las piernas que complican su cicatrización por deficiente circulación) deben evitar los climas demasiado calurosos, ya que éstos sobrecargan las extremidades. Para ellas es más recomendable visitar ciudades con climas más bien fríos o templados.
  • Vías respiratorias. El ambiente ideal para quienes sufren bronquitis (inflamación de los bronquios) son las zonas de montaña, siempre que no sean muy frías y no tengan cambios climáticos bruscos; procurando no acercarse demasiado a las flores que estén en periodo de polinización, pues el compuesto que desprenden puede agravar los problemas. Para quienes sufren asma están aconsejados los sitios húmedos, como las costas, en tanto que si se padece alguna clase de alergia es muy importante determinar de qué tipo se trata para saber a dónde ir, de forma que si el origen de la enfermedad es el polvo u hongos es aconsejable viajar a la montaña, pero si la causa es el polen, prefiera la costa. Finalmente, vale la pena mencionar que la playa tiene un aporte más, el yodo presente en el aire, el cual fortalece al sistema respiratorio.

Aunque no es un padecimiento, no puede dejarse de lado el periodo de embarazo. Salvo que se sufra alguna de las enfermedades antes mencionadas, para la mujer gestante no hay restricciones de ningún tipo en cuanto al sitio para vacacionar, aunque no deben descuidarse aspectos importantes. Por ejemplo, dada la inestabilidad hormonal durante este periodo algunas regiones del cuerpo (particularmente frente, pómulos y labio superior) son susceptibles al contacto con los rayos solares provocando manchas, afección que científicamente se denomina melasma y que popularmente se conoce como "paño" o cloasma.

A manera de protección en el cutis, basta utilizar una crema con índice de factor de protección superior a 30 o 40. Ahora bien, si tu objetivo es visitar la playa o lugares nevados, ten en cuenta que en estos sitios el efecto solar incrementa su potencia, por lo cual deberás usar protector solar más potente.

¿Arriba o abajo?

Si nuestra salud no es una restricción para elegir qué hacer estas vacaciones, posiblemente haya otros conceptos que le hagan decidirse, de los cuales hablaremos en seguida:

Playa. Tal vez la primera imagen que nos viene a la mente al escuchar la palabra vacaciones sea recostados en la arena, tomando el Sol y teniendo como fondo el mar; deliciosa manera de descansar, no obstante, este tipo de sitios ofrecen actividades tan recreativas como benéficas a la salud.

Ejemplo de ello es la práctica de natación, catalogada como una de las disciplinas deportivas más completas, ya que llevarla a cabo implica esfuerzo moderado pero continuo que fortalece considerablemente a los pulmones, además de que estimula la circulación, por lo que la sangre transporta más oxígeno al cerebro y a todo el organismo en general. Asimismo, se pone en funcionamiento a prácticamente todos los músculos del cuerpo, consiguiendo que paulatinamente adquieran mayor firmeza.

Otra posibilidad la representa el buceo, el cual se considera un ejercicio aeróbico, es decir, consume cantidad apreciable y continua de oxígeno para que grandes masas musculares puedan utilizar las grasas como combustible o fuente principal de energía. Uno de los principales aportes a la salud que implica practicarlo es la posibilidad de mover el cuerpo en el agua, lo cual favorece la actividad física en personas con problemas en columna vertebral.

Igualmente, colabora en la reducción de los niveles de colesterol dañino en sangre y disminución de grasa corporal en personas con sobrepeso; mejora el funcionamiento cardiovascular y la capacidad pulmonar, lo cual se refleja en mayor capacidad para realizar esfuerzos, además de optimizar calidad del sueño y estado de ánimo, entre otras virtudes. Cabe destacar que esta actividad, en comparación con otros deportes, tiene exigencias mayores para corazón y pulmones, por lo que ejercita a estos órganos de manera notable; no obstante, está contraindicado en caso de hipertensión arterial, arritmias (variaciones en la frecuencia con que late el corazón), alteraciones en las válvulas cardiacas o enfermedades coronarias (como trombosis -formación de coágulos que obstaculizan el paso de sangre-, angina de pecho o infartos), así como en algunos casos de asma.

Montaña. Sol y calor no son del gusto de todos, por ello hay quienes buscan climas más secos y un tanto fríos. La intención principal de quien prefiere este tipo de sitios es tener mayor contacto con la naturaleza, por ejemplo, acampando a la intemperie, dejando de lado ciertas comodidades.

Te recomendamos que de hacerlo así elijas un sitio que esté vigilado permanentemente por guardabosques, quienes en momentos de emergencia puedan brindarte auxilio. Ahora bien, cuentas con la posibilidad de acudir a sitios protegidos, donde mediante una cuota le permiten utilizar sanitarios y duchas.

Uno de los grandes atractivos al visitar la montaña es efectuar interesantes caminatas a lugares apartados, cuyos beneficios van desde el fortalecimiento de músculos, articulaciones y huesos -razones por las que se recomienda en el tratamiento de diabetes y artritis-, además de que mejora el estado de ánimo y ayuda a que se concilie más fácilmente el sueño. Por si fuera poco, colabora a bajar de peso, ya que se queman 340 calorías por hora (si se sostiene un ritmo de 6.5 kilómetros en ese lapso).

El paseo puede llevarse a cabo utilizando bicicleta de montaña, la cual puede rentarse en un albergue si no cuentas con una propia. El ciclismo también ayuda a la salud, pues al pedalear rítmicamente el corazón bombea más sangre al cuerpo, mejorando con ello circulación y oxigenación, además de que tanto el músculo cardiaco como los pulmones se fortalecen por el intenso ritmo respiratorio. Cabe destacar que el pedaleo constante facilita el proceso digestivo y quema grasa corporal, lo que, entre otras cosas, combate celulitis y sobrepeso.

Ahora bien, el contacto con vegetación, animales e insectos no habituales en los medios urbanos, implica riesgos de alergias, picaduras o mordeduras. Ante ello, lo indicado es llevar desde casa repelente para insectos, así como antídotos o contravenenos previendo un posible ataque de animales ponzoñosos.

Nieve. Por tratarse de un sitio de elevada altura es indicado para quienes sufren problemas de circulación en las piernas o presión arterial baja, pero hay que tener en cuenta que se acudirá a un lugar de mucho frío, por lo cual será necesario abrigarse adecuadamente para no sufrir problemas en vías respiratorias.

Parte de la diversión que ofrece un lugar nevado se encuentra en esquiar y patinar en hielo, actividades físicas que, como todo ejercicio, traen beneficios a la salud.

En el primer caso, pese a parecer que el esfuerzo es mínimo, se ponen en acción prácticamente todas las articulaciones, pues hay que flexionar constantemente cuello y extremidades para guardar la estabilidad del cuerpo y no caer en la nieve. Igualmente se requiere fortaleza en los músculos de piernas y brazos, tanto para impulsarse como para mantener el equilibrio y la posición que brinde más velocidad, sobre todo si se desliza en una tabla, aparato que pisas con todo el peso de tu cuerpo y que fácilmente puede cargarse hacia alguno de los lados.

En cuanto a los esquís, es de vital importancia tener en cuenta que no tienen freno, y si se dejan correr directamente hacia abajo pueden alcanzar velocidades muy altas y se puede perder el control; por ello, vale reiterar que tobillos y rodillas se ven fortalecidos al esquiar, pues de ellos dependen estabilidad y velocidad.

A su vez, el patinaje en hielo es una forma amena de mantener la silueta a tono, quemar calorías, activar la circulación sanguínea, mejorar la resistencia física, desarrollar caderas, glúteos, muslos y piernas; incluso brazos y hombros se ejercitan con el braceo natural que se origina al llevarlo a cabo con mayor intensidad; en pocas palabras, el patinaje es un ejercicio físico completo.

Si contemplas la posibilidad de visitar un sitio nevado, recuerda que el Sol en estos sitios es tan peligroso o más que el que se recibe a la orilla del mar, ya que el ataque indirecto de los rayos solares sobre nieve o hielo se refleja e incide en la piel con una potencia 41% más fuerte que en la ciudad o el mar.

Por ello, prepárate desde varios días antes mediante la aplicación de cremas hidratantes y regeneradoras que actúen como auténticas barreras defensivas. Una vez en el sitio no dudes en protegerte con filtros y protectores solares, los cuales brindan cuidado a la piel y la defienden de daños causados por el Sol. No olvides proteger tus ojos con gafas o anteojos de vidrio, ya que la mica o plástico no impide que la retina reciba los peligrosos reflejos del "astro rey".

Sea cual sea tu destino, es indispensable proteger la piel de los estragos del Sol, ya que podemos ser blanco fácil de manchas en la piel, quemaduras solares, dermatitis o simples irritaciones, lo cual puede prevenirse con el uso de protectores o bloqueadores solares que forman una capa en la superficie de la piel, con el propósito de absorber, reflejar o esparcir la luz de los rayos del Sol, evitando de esta manera dañarla.

Hemos hecho mención de las principales ventajas y desventajas que cada destino turístico representa, ahora sólo tienes que decidir junto con tu familia cuál es el sitio que mejor se ajusta a tus condiciones.

SyM - Lido Coronado

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Alergias

Temporada de frío, detonadora de alergias


Ver más...

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año 15 millones de personas sufren un ictus (infarto cerebral) por no tener conocimiento de sus factores de riesgo. 




Comscore