Centro de Alergias / Artículos

20% de la población a nivel mundial sufre rinitis alérgica

Congestión, irritación y resequedad nasal frecuentemente aquejan a quienes padecen rinitis alérgica (RA), trastorno considerado problema de salud pública que afecta a entre 10 y 20% de la población a nivel mundial.*

Congestión nasal, “amiga” de la rinitis alérgica

La rinitis alérgica o inflamación de la mucosa nasal es trastorno de las vías respiratorias que se caracteriza por uno o más de los siguientes síntomas:

Asimismo, con frecuencia se acompaña de molestias en ojos, oídos y garganta, las cuales pueden desaparecer espontáneamente o tras recibir tratamiento adecuado.

Más allá de la rinitis alérgica

Si bien la rinitis alérgica es una de las principales causas de escurrimiento, irritación, resequedad o congestión nasal, no es la única. Estos síntomas también pueden ser ocasionados por:

Tú puedes miminizar los síntomas de rinitis alérgica

Para reducir los síntomas de rinitis alérgica se sugiere evitar las sustancias que producen reacción alérgica (alérgenos). Por ejemplo, se recomienda que las personas sensibles al polen permanezcan en espacios cerrados con aire acondicionado durante la primavera, cuando los niveles se elevan.

Asimismo, existen medicamentos de venta libre eficaces en el tratamiento contra congestión nasal crónica, ya que actúan en la mucosa nasal y descongestionan la nariz, permitiendo el paso de aire y favoreciendo la sensación de alivio de uno de los más molestos síntomas de rinitis alérgica: el constante escurrimiento nasal. Además, contribuyen a aliviar la irritación y resequedad causada por polvo o contaminantes.

No obstante, cabe mencionar que estos síntomas también suelen tratarse con oximetazolina, nafazolina, corticoides u otras sustancias sintéticas, las cuales pueden producir efectos adversos como resequedad nasal, sangrado frecuente, aumento de la presión en ojos (glaucoma), cataratas y fragilidad de huesos (osteoporosis), por lo que lo más indicado es acudir al médico para que sea él quien determine el mejor tratamiento a seguir según el caso particular de cada individuo.

* De acuerdo al estudio “Allergic Rhinitis and its Impact on Asthma (ARIA)” en su revisión 2010.