Centro de Alergias / Artículos

Ácaros, diminutas arañas que viven en nuestro cuerpo

Se introducen por nariz y boca, caminan por el esófago, se alojan en los pulmones y lentamente van minando nuestra salud a causa del asma y alergias. Son más susceptibles a los ácaros los menores de 8 años y, tal vez, son quienes tienen más contacto con ellos.

El polvo que se acumula en colchones, almohadas, cortinas, alfombras y muñecos de peluche es el lugar de residencia de los ácaros, y se sienten aun más cómodos si hay humedad y oscuridad.

Los ácaros son pequeños animales de la familia de los arácnidos que son causantes de asma y alergias en la piel. Para sobrevivir entran en contacto con el ser humano, ya que se alimentan de las células de la piel (keratinocitos), que de manera natural desechamos y renovamos todos los días. Ya dentro del organismo, los ácaros si dirigen hacia las vías respiratorias provocando que los pulmones tengan dificultad para llenarse de oxígeno.

Dado que estos parásitos son elementos del ambiente, para erradicarlos hay que acudir con el alergólogo para que realice pruebas en la piel del enfermo e indique la vacuna pertinente que lo inmunice. De ahí la importancia de recurrir a un verdadero especialista en la materia, que garantice la calidad de la sustancia obtenida, pues es común encontrar en el mercado vacunas sin sustento científico que pueden tener repercusiones en la salud.

Para no propiciar el desarrollo de ácaros en casa, oficina o el lugar en que permanezcamos por largos periodos de tiempo, es recomendable ventilación y luz, pues ambos factores acaban con la vida del arácnido.

Recomendaciones para eliminar los ácaros en el hogar: