Adiós a molestias por obstrucción del lagrimal - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

25 Noviembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Adiós a molestias por obstrucción del lagrimal

Miércoles 06 de abril del 2016, 04:18 pm, última actualización

La obstrucción del canal nasolagrimal, encargado de drenar la humedad del ojo, no sólo se presenta en niños, también afecta a adultos o personas de la tercera edad que padecen infecciones en ojos y nariz, generando molestias notables.

Obstrucción del lagrimal, Dacriostenosis, Infección en ojos

Conoce más sobre este padecimiento, sus causas y las soluciones que ofrece la Medicina.

Las lágrimas, además de ser notable muestra de alegría o tristeza extremas, son importante líquido salino que baña continuamente la superficie del globo ocular para mantenerla húmeda y saludable, pues contiene anticuerpos que ayudan a prevenir infecciones; son, además, producto de glándulas especializadas que se localizan cerca del ángulo superior externo del ojo.

Luego de humectar y proteger, las lágrimas son eliminadas a través de dos pequeñas aberturas en los párpados, justo en la parte interna del ojo, que se conocen como lagrimales; estos orificios son la entrada al conducto nasolagrimal o lacrimal, diminuto canal que desemboca en la parte interior de la nariz y que permite que el órgano de la visión sea lavado y enjuagado por flujo constante.

Sin embargo, no todo es tan sencillo en este ingenioso proceso creado por la naturaleza, ya que el lagrimal puede sufrir estrechez debido a factores externos, principalmente infecciones o golpes en la región. Este problema, conocido como dacriostenosis, genera dolor, inflamación y elevación de la temperatura local, síntomas que además de molestos pueden ser recurrentes, por lo que requieren atención especial para aliviarlos.

A chicos y grandes

Muchas personas piensan que este padecimiento sólo se manifiesta en recién nacidos, debido a que considerable número de bebés (6 de cada 100) presentan inadecuado desarrollo de su canal nasolagrimal; en estos casos el problema suele desaparecer espontáneamente, cuando el pequeño cumple seis meses de vida, ya que entonces dicha estructura interna logra madurar. No requiere tratamiento, aunque es útil que los padres ayuden dando suave masaje en la zona para vaciar el conducto.

Sin embargo, en adultos y personas de la tercera edad también se presenta dacriostenosis, sobre todo por reacciones alérgicas o infecciones severas en la nariz u ojos que han sido mal atendidas. Asimismo, hay personas que comienzan con este problema luego de recibir fuerte impacto sobre la nariz o rostro, ya que éste suele producir una fractura que daña este canal.

Cabe acotar que el conducto lagrimal se encuentra revestido en su interior por mucosa, la cual, debido a los factores enunciados con anterioridad, puede inflamarse y generar obstrucción parcial. Cuando este problema comienza es común que se note exagerada acumulación de líquido en el globo ocular, sobre todo cuando hay viento o al presentarse cambios bruscos de temperatura ocasionados por el uso de calefacción o aire acondicionado. El padecimiento también puede ser intermitente, de modo que pasan semanas sin lagrimeo, mientras que en otras las molestias se acentúan.

Si el problema persiste, la cantidad de lágrimas acumuladas irá en aumento gradualmente y se notará dificultad para leer, o caerán por las mejillas de manera espontánea (epífora); tal hecho sucede con más frecuencia en un solo ojo; sólo en raras ocasiones ocurre en los dos.

La aparición brusca de este síntoma puede deberse concretamente a conjuntivitis, es decir, inflamación y enrojecimiento en el tejido protector del ojo (conjuntiva) debido a la acción de bacterias o virus, así como por el contacto frecuente con irritantes: contaminación ambiental, sustancias químicas y humo.

Dada la cercanía, los microorganismos infecciosos pueden transportarse con facilidad a los pequeños conductos lagrimales (que son el primer segmento del lacrimal) y generar obstrucción, misma que se manifestará con lagrimeo, hinchazón, ardor y, al despertar, con lagañas color amarillento y aspecto pegajoso.

No más lágrimas

Cuando el problema se presenta ocasionalmente debido a reacciones alérgicas e infecciones en ojos y nariz, su alivio dependerá del tratamiento que se dé a la enfermedad principal, misma que es responsable del lagrimeo constante. Muchos casos de dacriostenosis pueden evitarse gracias a la atención adecuada del padecimiento principal y, por ende, disminuirán las molestias.

Al margen de la causa de la obstrucción, si un adulto presenta paralelamente una infección en la conjuntiva ocasionada por bacterias, se puede recurrir a gotas oftálmicas con antibiótico para aliviar los problemas. También es necesario mantener aseada la zona para evitar la acumulación de pus en la región, cuando menos hasta que la crisis desaparezca.

Para evitar dudas, y debido a que los casos recurrentes requieren tratamiento especial, lo más recomendable es acudir al médico familiar, al especialista en oído, nariz y garganta (otorrinolaringólogo) o al de los ojos (oftalmólogo) para determinar con certeza el origen del problema, que incluso puede ser pequeña tumoración.

En la mayoría de casos se llega a un diagnóstico certero en cuanto el especialista conoce la historia clínica y realiza un examen en el consultorio que consiste en la irrigación del conducto lagrimal mediante una cánula especial, la cual permite la circulación de una solución libre de gérmenes a través de la vía lagrimal, a fin de evaluar el grado de obstrucción y la localización de la misma.

Se debe mencionar que este procedimiento no constituye un tratamiento, ya que no elimina la obstrucción del lacrimal; al contrario, de repetirse podría llegar a lesionar los canales lagrimales.

Como ya se dijo, la dacriostenosis en bebés puede desaparecer sin tratamiento, aunque hay que aclarar que en casos persistentes se puede requerir la apertura con una sonda, lo cual, a veces, demanda anestesia.

En contraparte, si un adulto sufre con insistencia este problema, es probable que se necesite dar tratamiento a posibles alteraciones nasales o de los senos paranasales que estén involucradas en la obstrucción del lacrimal. También es común que una reacción alérgica sea el desencadenante de la enfermedad, por lo que se requerirá terapia especial y el uso de medicamentos que disminuyen los síntomas (antihistamínicos).

Cuando fracasan estos recursos, es común que se recurra a la reconstrucción quirúrgica para reestablecer el drenaje normal de lágrimas. Las cirugías más usuales hasta la fecha, dependiendo de la localización, son las siguientes:

  • Dacriocistorrinostomía (DCR). Consiste en la realización de una vía de comunicación artificial entre el conducto lagrimal y la nariz; se puede efectuar con anestesia local y tiene un éxito superior al 90% en cuanto a restituir la eliminación lagrimal y prevenir infecciones.
  • Operación de Jones (CDCR). Mucho menos frecuente, se reserva para casos en donde la obstrucción no puede ser eliminada; consiste en la colocación de delgado tubo especial que prácticamente sustituye al conducto nasolagrimal. Casi la mitad de los pacientes necesita más de una operación para lograr la eliminación de lágrimas, aunque la funcionalidad mejora al final.

En todo caso, debes prestar mucha atención a la presencia de estos síntomas para evitar molestias que afecten el desempeño y la visibilidad, y acudir oportunamente al médico para exponerle tus inquietudes, sobre todo si el problema persiste.

SyM - Mario Rivas

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Alergias

Temporada de frío, detonadora de alergias


Ver más...

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) considera la violencia de género en México una "pandemia".




Comscore