Centro de Alergias / Artículos

Faringitis crónica, mal de todo el año

Acostumbrados a tener garganta irritada y dolor por largo tiempo, quienes sufren faringitis crónica suponen que nada puede combatir sus molestias y se resignan a vivir con la necesidad constante de carraspear, pero se equivocan, existen varias alternativas para tratarla. Conoce causas, síntomas y tratamiento para inflamación y dolor de garganta

Causas de inflamación de garganta

Irritación e inflamación de la faringe (mucosa que reviste a la garganta) puede presentarse todo el año. Durante la época de calor, las principales causas son alergia por contaminantes, cigarro, polvo y polen, entre otros factores.

La faringitis o inflamación de garganta puede originarse por la invasión de microorganismos que aprovechan los cambios de temperatura y problemas del sistema inmunológico para atacar nuestro organismo; sin embargo, en al menos la mitad de los reportes de este padecimiento durante la temporada invernal, y en la gran mayoría de aquellos que se dan en primavera y verano, la causa es predisposición individual.

A todos estos casos en que no intervienen bacterias o virus se les concentra en la categoría faringitis crónica, y representa una de las principales causas de consulta para los otorrinolaringólogos, profesionales de la salud especializados en padecimientos de nariz, garganta y oídos.

Síntomas de faringitis crónica

Los síntomas con que se manifiesta este mal son idénticos a los originados cuando hay un agente invasor: dolor al tragar saliva, fiebre, malestar general y enrojecimiento de la mucosa, pero son desencadenados por diversos factores externos, como:

¿Cómo se realiza el diagnóstico de faringitis crónica?

Habitualmente los pacientes reciben el diagnóstico cuando acuden al médico por dolor de garganta que dura mucho tiempo, y se manifiesta sobre todo al tragar saliva, pero también se acompaña de sensación de quemazón y sequedad que empeora al hablar y mejora ligeramente cuando consumen alimentos.

En ocasiones, la persona afectada tiene la impresión de que hay un cuerpo extraño en la garganta que no puede eliminar, el cual le produce carraspeo y tos; incluso hay quienes manifiestan ahogo porque las vías respiratorias se cierran, motivo por el que acuden al servicio de urgencias.

Además, en la mayoría de casos existe un componente psicológico de miedo a sufrir alguna enfermedad grave, sobre todo si se ha vivido un caso cercano de cáncer de laringe o similar, es decir, siempre contribuye la personalidad más o menos hipocondríaca del paciente, quien estará continuamente observando sus síntomas y carraspeando.

El otorrinolaringólogo no sólo registrará las molestias descritas por el paciente, también efectuará una exploración directa y se informará de la evolución de la enfermedad, que suele ser intermitente y presentarse desde varios años atrás; todo ello debido a que los síntomas de faringitis crónica a menudo se confunden con los de otros males (amigdalitis y sinusitis crónicas, por ejemplo).

Diferentes tipos de faringitis crónica

Para definir el diagnóstico, el médico suele hacer una diferenciación según las manifestaciones que observa:

Tratamiento para faringitis crónica

Es posible aliviar las molestias derivadas de este problema de salud, y para ello conviene:

En caso de presentarse resequedad en la mucosa conviene recurrir a soluciones salinas o preparados elaborados a base de aceites, a fin de humectar este tejido. Si el moco y los exudados son espesos, puede utilizarse mucolíticos (fármaco que impide la formación de moco).

Recuerda que cualquier caso de dolor de garganta que se manifieste de manera prolongada e intermitente necesita siempre de la atención de un otorrinolaringólogo, por lo que no es recomendable automedicarse. Además, el uso de antibióticos es inútil y sólo conseguirá "fortalecer" algunos tipos de bacterias que, a la postre, pueden causar infecciones difíciles de erradicar.