Centro de Alergias / Artículos

¿Qué son las alergias?

En México, entre 5% y 10% de la población sufre algún tipo de alergia, padecimiento que se hace más recurrente en la primavera y que fácilmente puede confundirse con otros. Tal vez sufres de alguna de sus variantes y no sabes distinguirla, por eso es importante que sigas leyendo y conozcas todo acerca de las reacciones alérgicas.

El aumento de casos de alergias en el mundo es tal, que se considera que para el año 2010 la mitad de la población de los países industrializados sufrirá alguno de los tipos de este padecimiento. La explicación de que así suceda es el incremento de elementos contaminantes en el ambiente, los cuales sensibilizan a los sistemas de defensa que protegen nuestro organismo.

Pero, a todo esto, ¿qué son las alergias? Surgen como consecuencia de una alteración del sistema inmunológico, que responde de manera exagerada a la presencia de sustancias (llamados alergenos) a las que es sensible, y que son inofensivas a la mayoría de la población. Se trata de compuestos como polen, ciertos alimentos, polvo, humedad, pelo de animales, medicamentos, cosméticos, productos químicos o algunos materiales textiles, entre muchos otros, con los que tenemos contacto permanente y a los que podemos ser alérgicos.

La principal causa de alergia es la predisposición genética, es decir, si nosotros somos alérgicos es muy probable que nuestros hijos también lo sean. Otra, muy importante, es la tendencia creciente a automedicarse ante el primer síntoma de enfermedad, sin dejar que el sistema defensivo actúe por sí mismo, así como la presencia en los alimentos diarios (sobre todo frutas y verduras) de plaguicidas, sustancias químicas que se vierten desde la siembra y hasta la cosecha a manera de protección y que favorecen la aparición de procesos alérgicos.

Batallas en el organismo, origen de alergias

Para conocer el mecanismo de acción de la alergia, imaginemos que cuando el alergeno ingresa al organismo, éste reacciona como lo hace al ser atacado por virus o bacterias y se protege a sí mismo produciendo anticuerpos (inmunoglobulinas) para neutralizar eventuales ataques futuros. Los anticuerpos se adhieren a las paredes de los tejidos y al hacer acto de presencia nuevamente el alergeno, se desprenden para atacarlo. Esta separación del tejido provoca un deterioro que da origen a la liberación de histamina, sustancia química que a través de la sangre llega a piel y mucosas, generando los síntomas característicos de la alergia.



Las manifestaciones de este padecimiento pueden confundirse con los de otras enfermedades, por ejemplo, algunos alergenos atacan las membranas mucosas de tracto respiratorio superior (boca, lengua, paladar, nariz y garganta), generando estornudos, moco, comezón, ojos llorosos e infecciones en los oídos, por lo que pueden hacer parecer que se trata de gripe. Algunos otros producen trastornos digestivos, fuertes dolores de cabeza, mareo o náuseas. A veces el único síntoma consiste en una alteración superficial de la piel, como urticaria y eccema.



A continuación los tipos más comunes de alergias que sufre la población mexicana:

¿Qué hacer cuando se padecen alergias?

Hasta esta fecha la Medicina no tiene soluciones definitivas contra la alergia, sólo alivia momentáneamente los síntomas a través de fármacos paliativos, como los antihistamínicos, que evitan la liberación de histamina, o los broncodilatadores, que facilitan la respiración en crisis asmáticas, así como corticoesteroides, hormonas sintéticas que eliminan los síntomas de inflamación.



Pese a ello, los tratamientos para alergias tienen como base las vacunas, en 80% de los casos, y a las cuales se llega haciendo estudios específicos de cada paciente. Para indicar la vacuna pertinente, el médico realiza una prueba de sensibilización en la piel del enfermo, la cual consiste en reproducir -comúnmente es en la espalda - una reacción de ese tipo mediante el contacto con alergenos, seleccionados de acuerdo con la historia clínica del paciente; otro tipo de pruebas son las de provocación oral, útiles para diagnosticar el padecimiento cuando es ocasionado por medicamentos y alimentos. De esta forma se identifican las sustancias causantes de alergia, y con los resultados se prepara una sustancia única que inmunice al enfermo.



Es importante recurrir a un verdadero especialista en la materia (alergólogo), de quien se pueda confiar la calidad de la vacuna obtenida, pues es común encontrar en el mercado vacunas sin un sustento científico y las cuales pueden tener repercusiones en nuestra salud.