Centro de Alergias / Consejos Alimenticios

Leches vegetales: nutritivas y fáciles de digerir

Si has dejado de tomar leche de vaca porque te causa alergia o problemas digestivos, las bebidas que se elaboran con semillas son magnifica alternativa alimenticia que te aportarán importante cantidad de nutrientes, excelente sabor y versatilidad para elaborar platillos.

Las leches vegetales han comenzado a popularizarse en todo el mundo, sobre todo por el creciente número de personas que tratan de consumir alimentos nutritivos, con bajo contenido calórico y de fácil digestión que les ayuden a contrarrestar los efectos de la vida moderna, en la cual son comunes las situaciones estresantes alternadas con largos períodos de inactividad física.

Más aún, estas bebidas, cuyo aspecto y consistencia recuerdan al tradicional producto de origen animal que casi siempre se obtiene de la vaca, también deben parte de su creciente fama a que son excelente opción para quienes siguen un régimen alimenticio vegetariano o sufren trastornos digestivos, sin olvidar a aquellos que desean experimentar nuevos sabores.

Lo cierto es que nadie ha sido decepcionado por estos derivados de legumbres (soya), frutos secos (almendras o avellanas) o cereales (arroz, cebada, avena), puesto que su sabor es refrescante y, ante todo, porque su alto contenido de vitaminas, minerales, aminoácidos, ácidos grasos y otras sustancias es factor que mejora la actividad mental, contribuye al funcionamiento de los sistemas circulatorio y nervioso, y fortalece las defensas del organismo.

Motivos suficientes

Vale la pena entrar en detalle respecto a los beneficios que motivan a la gente a consumir leche vegetal, sea para alternar su consumo con la de origen animal o para sustituir a ésta por completo, debido a problemas digestivos o elección personal.

En principio de cuentas se debe señalar que la bebida de soya, cebada, arroz u otra similar no causa intolerancia, debido a que carece de lactosa. De esta manera, puede ser ingerida por personas a las que dicha azúcar, propia de la leche que se obtiene de animales, les ocasiona síntomas como dolor e inflamación abdominal, gases intestinales, malestar general, diarrea y vómito.

Tampoco genera problemas para quienes son alérgicos a las proteínas que se encuentran en la leche animal pues, como se obtienen de semillas, no posee dichas sustancias. Así, el sistema de defensas (inmunológico) no lucha por repeler estos elementos que pudiera considerar peligrosos (alergenos) y, por ende, no se desencadenan reacciones defensivas violentas, mismas que se manifiestan con síntomas similares a los de la intolerancia a la lactosa.

Otra ventaja de la leche vegetal radica en que sus componentes son fáciles de asimilar por las personas con difícil digestión. La razón de ello es simple: distintos estudios han demostrado que la lactasa, enzima con que cuenta el organismo humano para digerir adecuadamente la leche de origen animal en sus primeros años de vida, reduce su producción entre el año y medio y los cuatro años de edad, pudiendo ser su déficit una de las principales causas de intolerancia a la lactosa y alergia, pero también de indigestión durante la adolescencia, edad adulta y vejez.

Y ya que mencionamos a las sustancias que conforman a las leches vegetales, es importante subrayar que la mayoría de ellas posee una cantidad de grasa equivalente a la de la leche de vaca semidescremada y, más aún, dichos compuestos nutricionales son de alta calidad, pues la gran mayoría no son de tipo saturado (que impactan negativamente en el sistema circulatorio), sino insaturado (ayudan a mantener la salud de venas y arterias).

Una por una

En esencia, las leches vegetales se obtienen a través de la trituración de semillas a las cuales se les agrega agua y algún producto que mejore su sabor y permita su almacenamiento por más tiempo. En el mercado existe gran variedad de ellas y, al ser elaboradas mediante sistemas industriales especializados, rescatan importante cantidad de nutrientes, a excepción de la fibra.

Las principales cualidades de la leches vegetales son:

Finalmente, queda subrayar que si deseas incorporar alguna de estas bebidas vegetales en la dieta, sea por necesidad o curiosidad, no está por demás consultar a su médico (nutriólogo) para determinar cuál es el producto que se adapta mejor a tus necesidades alimenticias, así como las cantidades que más le conviene ingerir.