Psoriasis, afección hereditaria

Psoriasis, Enrojecimiento de la piel

 
La psoriasis es afección cutánea relativamente frecuente que provoca irritación y enrojecimiento de la piel. Desencadena la aparición de parches gruesos de color plateado-blanco con piel roja y descamación, aunque también suele presentarse deformación en uñas, dolor articular y caspa en el cuero cabelludo. Afecta a personas de cualquier edad, aunque es más común entre los 15 y 35 años.

Las evidencias hacen suponer que se trata de afección hereditaria; además, se piensa que es de tipo autoinmune, esto es, que sucede porque el sistema de defensa del organismo confunde a las células sanas con sustancias peligrosas.

El objetivo del tratamiento de psoriasis se centra en el control de síntomas y la prevención de infecciones. Generalmente se emplean medicamentos que se aplican en las zonas afectadas (lociones, ungüentos, cremas y shampoos), pastillas e inyecciones que actúan en todo el cuerpo, así como fototerapia (uso de luz ultravioleta).