Antigripales

    SyM
Medicamentos de libre venta para la gripe
Los medicamentos contra la gripe alivian dolor y fiebre.

Los antigripales son medicamentos de libre venta que alivian síntomas de resfriadocatarro o gripe común. ¿Sabes qué contienen?

Virus causantes de gripe

El catarro común es uno de los problemas de salud más frecuentes en el mundo y los agentes causantes más comunes son:

Influenza: síntomas parecidos

A los cuadros más severos de catarro común se les llama coloquialmente gripe; sin embargo, dicha palabra se utiliza como sinónimo de influenza, enfermedad que genera síntomas parecidos como fiebre, tos severa, debilidad e intenso dolor muscular y de cabeza, congestión nasal y estornudos más leves.

Para evitar confusión, suele generalizarse el uso de los términos catarro, resfriado y gripe seguidos de la palabra "común", para describir infecciones por los agentes antes mencionados. En cambio, influenza o gripe, sin añadidos, se refieren a la enfermedad ocasionada por los virus de la influenza A, B y C.

Fórmulas antigripales

Los antibióticos no son útiles contra el resfriado común (ayudan sólo en caso de infección por bacterias), en tanto que los antigripales sólo controlan las molestias mientras el cuerpo elimina a los microorganismos. Estos últimos incluyen componentes de distintas familias:

  • Analgésicos y antipiréticos: los más utilizados son ácido acetilsalicílico, acetaminofén (paracetamol), ibuprofeno o diclofenaco; sirven para eliminar dolor muscular y de cabeza, malestar general, temperatura elevada e inflamación de garganta.

Cabe señalar que el ácido acetilsalicílico se ha relacionado en algunos casos de infecciones virales en niños y adolescentes con una complicación llamada síndrome de Reye, por ello se recomienda que estos pacientes consuman medicamentos con acetaminofén.

  • Descongestionantes: disminuyen el flujo de sangre en las vías respiratorias superiores (nariz y garganta), así reducen la inflamación y producción de mucosidad. En este grupo se encuentran sustancias que se dan por vía oral y otras que se aplican en la mucosa nasal, a través de spray; las más empleadas son imidazolina, xilometazolina, oximetazolina, nafazolina y antazolina.

Todos estos compuestos estrechan el diámetro de los vasos sanguíneos y aumentan la presión arterial, por ello, un paciente con problemas circulatorios (presión elevada) no debe utilizarlos. Además, la administración prolongada de los medicamentos de acción local puede causar lesiones en la mucosa de la nariz, por tanto, se deben emplear máximo cinco días.

  • Antihistamínicos: ideales si se requiere un medicamento para escurrimiento nasal y ojos llorosos, ya que bloquean la acción de la histamina. Son la mejor elección en pacientes con resfriado común e historia de alergias respiratorias, como rinitis.

En este grupo encontramos loratadina, fenilefrina, clorfenamina y bromfeniramina, que ayudan a reducir problemas como generación excesiva de moco, ojos llorosos, cosquilleo en la nariz, inflamación, congestión y dolor en los senos paranasales (sinusitis).

Otros compuestos menos frecuentes en antigripales, pero igualmente efectivos para aliviar síntomas de catarro común, son:

  • Vitaminas A, C y D.
  • Guaifenesina (guayacol): diluye la mucosidad, facilitando su eliminación.
  • Alcanfor, mentol y eucalipto: abren los conductos nasales y ayudan a restaurar la piel irritada.
  • Dextrometorfano: inhibe la tos.
  • Cafeína: estimula al sistema nervioso y ayuda a evitar somnolencia.

Efectos secundarios de los antigripales

Los más comunes son sequedad de boca, ritmo cardiaco fuerte y acelerado (palpitaciones), sueño, leve aumento de la presión sanguínea y falta de apetito.

La aparición de cualquiera de estos síntomas debe notificarse al médico de inmediato.

descarga este artículo en PDF