Gasometría arterial

Jueves 21 de abril del 2016, 10:15 am, última actualización
    SyM
Gasometría arterial, Intercambio pulmonar

El término gasometría significa medición de gases en un fluido cualquiera. En Medicina, se puede realizar este estudio en cualquier líquido biológico, pero donde mayor utilidad diagnóstica tiene es en el análisis sanguíneo, ya sea en sangre venosa periférica, venosa central y arterial.

La gasometría arterial es prueba que mide la cantidad de oxígeno y de dióxido de carbono en sangre, aunque también se utiliza para conocer la acidez (pH) del vital líquido. Con esta técnica se puede valorar el intercambio pulmonar de gases y evaluar enfermedades respiratorias que afectan a los pulmones; sirve también como parámetro para saber si la oxigenoterapia (técnica de recuperación) está dando resultados en el paciente.

El examen es, asimismo, indicador del equilibro ácido-básico que guarda el cuerpo, lo que arroja datos importantes acerca del funcionamiento del pulmón, del riñón y del estado metabólico general del organismo.

¿Cómo se realiza el estudio?

La sangre generalmente se toma de una arteria, que puede ser la arteria radial, ubicada en la muñeca, la arteria femoral (en la ingle) o la arteria braquial que se encuentra en el brazo.

El especialista responsable deberá introducir pequeña aguja a través de la piel hasta encontrar la arteria. Al terminar la extracción se debe presionar el lugar donde se realizó la punción para detener el sangrado, procedimiento que deberá ser vigilado para descartar algún problema circulatorio. La muestra debe ser analizada rápidamente para que puedan garantizarse resultados precisos.

Preparación y riesgos

No se requiere preparación especial, pero existe la posibilidad de experimentar especie de calambre en el lugar de la punción sólo por unos instantes. Si la persona se administra algún medicamento anticoagulante (incluyendo ácido acetilsalicílico), debe comentarlo con el médico.

Los riesgos son mínimos, pero vale la pena mencionarlos:

  • Sangrado en el sitio de la punción.
  • Problemas de flujo de sangre en el lugar de la extracción (es raro).
  • Contusión en la zona donde se introdujo la aguja.
  • Desmayo o sensación de mareo.
  • Hematoma (acumulación de sangre debajo de la piel).
  • Infección.

Parámetros

La gasometría se realiza mediante analizador de gases, que mide directamente los siguientes parámetros: pH, que se expresa en unidades absolutas; presión parcial de CO2 (PCO2), se define en mmHg; presión parcial de O2 (PO2), se muestra  en mmHg. A partir de estos parámetros, se calcula el bicarbonato sódico (HCO3), que se expresa en mEq/l. También se pueden estimar otros datos, entre los que destacan el exceso de bases (EB) y la saturación de oxígeno (SO2).

Las mediciones de estos parámetros en sangre arterial se expresan de este modo:

PaCO2

Presión de dióxido de carbono en sangre arterial

PaO2

Presión de oxígeno en sangre arterial

PvCO2

Presión de dióxido de carbono en sangre venosa periférica

PvO2

Presión de oxígeno en sangre venosa periférica

 Para la valoración de la función respiratoria los cuatro parámetros fundamentales en sangre arterial son los siguientes: 

  • pH: mide la resultante global de la situación del equilibrio ácido-base. En sí mismo, no es un parámetro de valoración de la función respiratoria. Su importancia estriba en la información que proporciona acerca del  “tiempo de las disfunciones respiratorias”, no de las de la oxigenación propiamente dichas, es decir, nos explica si un proceso respiratorio es agudo o crónico, o si este último se agudiza.
  • PaCO2: mide la presión parcial de dióxido de carbono en sangre arterial. Se trata de parámetro de gran importancia diagnóstica, pues tiene estrecha relación con parte de la respiración: la ventilación (relación directa con la eliminación de CO2). Así, cuando se detecta PaCO2 baja significa que existe una hiperventilación, y una PaCO2 elevada se interpreta como hipoventilación.
  • PaO2: mide la presión parcial de oxígeno en sangre arterial. Es un dato de gran utilidad, ya que evalúa la otra parte de la respiración: la oxigenación (captación de oxígeno del aire atmosférico). Una PaO2 baja significa que existe hipoxemia y una PaO2 elevada, hiperoxia.
  • HCO3: mide la situación del componente básico del equilibrio ácido-base. Tampoco mide ningún aspecto de la función respiratoria, sino que señala si un proceso es agudo o crónico.

Los valores considerados como normales son los siguientes:

Sangre arterial

Sangre venosa periférica

Valor medio

Rango

Valor medio

Rango

pH

PaCO2

PaO2

HCO3

7.40

40

85

24

7.36-7,44

36-44

85-100

22-26

pH

PvCO2

PvO2

HCO3

7,38

46

40

24

7,35-7,43

40-52

-

22-26

               

Las cifras deben ser interpretadas por el médico general o el especialista, pues los diferentes rangos pueden sufrir variaciones dependiendo de la altura del lugar de residencia del paciente. Además, se debe tomar en cuenta que puede haber ligeras diferencias de criterio entre un laboratorio y otro.

Si bien los resultados anormales pueden originarse por enfermedades pulmonares, renales o metabólicas, así como por trastornos en cabeza o cuello u otras lesiones que afecten la respiración, antes de aventurar cualquier conclusión es mejor recibir la asesoría y orientación de un experto. 

Fuentes:

  • Universidad de Lleida, Cataluña, España.
  • Biblioteca Nacional de Medicina, Estados Unidos