Cáncer de laringe causado por humo del cigarro - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

18 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Cáncer de laringe, ¡atención todos los fumadores!

Lunes 18 de abril del 2016, 02:14 pm, última actualización

El humo del tabaco afecta a todos los tejidos por los que pasa en su camino a los pulmones; tal vez el órgano más susceptible de daño es la laringe, al grado que puede dejar sin voz al afectado o generar cáncer. Si fumas o conoces a alguien que lo hace, lee lo siguiente.

Cáncer de laringe, Tabaco, Humo del cigarro, Laringe, Fumadores

La laringe es pequeño triángulo que se encuentra en el cuello, debajo de la faringe, la cual es un tubo hueco de cerca de 8 cm de largo, que comienza detrás de la nariz y baja al cuello para formar parte del esófago y ser vía de transporte de los alimentos hacia el estómago.

Para tener mejor idea de la importancia de la laringe, pensemos que el aire que respiramos pasa por la faringe y luego por el órgano que hoy nos ocupa en su recorrido hacia tráquea y pulmones. En ella están contenidas las cuerdas vocales, de manera que cuando se dirige aire hacia éstas vibran y producen sonidos, los cuales hacen eco en faringe, boca y nariz para emitir la voz.

Debemos destacar que sobre la laringe existe pequeño pedazo de tejido, la epiglotis, cuya función es impedir que los alimentos se introduzcan en este órgano o en los pasajes del aire hacia el estómago.

La laringe está compuesta por tres partes:

  • Glotis. Parte media, donde se encuentran las cuerdas vocales.
  • Región supraglótica. Tejido arriba de la glotis.
  • Área subglótica. Tejido debajo de la glotis, el cual se conecta a la tráquea.

¿Cuál es la relación con cáncer?

La primera causa por la que puede desarrollarse cáncer en la laringe es fumar, lo cual sucede como resultado de cierto proceso identificado por los médicos.

Las células que se encuentran a lo largo de nuestro cuerpo regulan su desarrollo a través de un mecanismo que puede llegar a fallar, hecho que de presentarse provoca que algunas de ellas crezcan sin control alterando su estructura genética. Estas serán las más propensas a desarrollar cáncer, pudiendo acelerar el proceso por la incidencia de factores como contaminantes químicos, virus, luz solar y, para el caso que nos ocupa, humo del cigarro.

A medida que las células cancerosas crecen y se multiplican, forman una masa de tejido que puede invadir a órganos adyacentes (proceso llamado metástasis) y propagarse así por el cuerpo. A su vez, las células normales dejan de multiplicarse cuando se saben cercanas a las anormales, dejando la puerta abierta a las malignas en la invasión de “territorio”.

Ahora bien, un fumador aspira en cada bocanada de cigarro más de 4 mil sustancias tóxicas que causan daños a los órganos que roza: labios, boca, lengua, garganta, faringe, laringe, bronquios y pulmones, entre otros. De la cantidad de compuestos mencionados, 45 de ellos modifican la composición de la sangre y, se sabe, son generadores de cáncer.

Hay signos de alerta que indican que hay que acudir al médico:

  • Permanente irritación de garganta.
  • Dolor al tragar.
  • Voz ronca que no cede.
  • Dolor en un oído.
  • Abultamiento en el cuello que denota un tumor.

El especialista en la atención de la laringe (otorrinolaringólogo) tomará los síntomas señalados como primer indicio de cáncer, pero para corroborar el diagnóstico realizará laringoscopia, examen que consiste en deslizar por la garganta un muy delgado tubo que tiene microscópica cámara en un extremo y la cual permite observar el órgano y sus estructuras adyacentes.

En ocasiones se aprovecha la técnica para extraer una muestra de tejido (biopsia) del que se pueda sospechar células cancerosas para observarlas a través del microscopio, o bien para saber si éstas han llegado a diseminarse por áreas cercanas (metástasis). Este proceso cobra especial importancia, ya que de acuerdo al grado de daño podrá catalogarse al cáncer en alguna de las diversas etapas, y a partir de ello se emprenderán las medidas para tratarlo.

Es así que puede ubicarse en:

  • Etapa I. Las células cancerosas sólo se encuentran en alguna de las estructuras de la laringe y no se ha diseminado a otros tejidos, como los ganglios linfáticos (pequeñas estructuras diseminadas en todo el cuerpo y cuya función es producir y almacenar células que combaten las infecciones); las cuerdas vocales pueden moverse aún normalmente.
  • Etapa II. El cáncer sólo se encuentra en la laringe y no ha invadido ninguna región vecina.
  • Etapa III. Las cuerdas vocales ya no funcionan normalmente y el daño se ha extendido fuera de la laringe, por ejemplo, a uno o ambos ganglios linfáticos ubicados a los costados del cuello, llegando a propiciar que crezcan hasta 3 cm.
  • Etapa IV. La faringe se ha visto afectada, al igual que otros tejidos, y los ganglios linfáticos alcanzan más de 6 cm; es posible que el cáncer se haya extendido a otras partes del cuerpo, principalmente hacia zonas importantes de la cabeza.

Como podemos suponer, el tratamiento de cáncer de laringe dependerá de la etapa en la que se encuentre, edad del enfermo y su estado general de salud. La elección del método a emplear lo determinarán otorrinolaringólogo y oncólogo (especialista médico en cualquier tipo de cáncer) de las siguientes opciones:

Radioterapia. Aplicación de radiación para eliminar e impedir que las células cancerosas se sigan reproduciendo; cabe destacar que este procedimiento en el cuello puede alterar el funcionamiento de la tiroides, glándula responsable de la generación de hormonas relacionadas directamente con importantes funciones del organismo, entre ellas regulación de temperatura corporal, frecuencia cardiaca y presión arterial, así como la capacidad de transformar los alimentos en energía (metabolismo).

 Cirugía. El cáncer puede eliminarse —junto con parte de la laringe— mediante una de las siguientes operaciones:

  • Cordectomía, en la que sólo se extrae la cuerda vocal.
  • Laringectomia supraglótica, en la que se extirpa sólo la región supraglótica.
  • Hemilaringectomia o laringectomia parcial, en la que se extirpa s Hemilaringectomia o laringectomia parcial, en la que se extirpa sólo parte del órgano.
  • Laringectomia total. Durante esta operación, es necesario hacer un orificio por delante en el cuello (traqueotomía) para que pueda respirar sin laringe.

Si el problema se ha diseminado a los ganglios linfáticos, éstos deberán extirparse, intervención que se denomina linfadenectomía.

Ahora bien, cuando se descubre que el cáncer tiene poco tiempo de manifestarse se emplea rayo láser para destruir selectivamente las células afectadas.

 Quimioterapia. Uso de medicamentos para eliminar células cancerosas, pudiendo administrarse en forma oral o vía intravenosa o intramuscular para incorporarse al torrente sanguíneo y viajar a través del cuerpo a cualquier sitio donde haya que destruir células cancerosas.

Algunos pacientes requerirán de terapia conjugada, es decir, la acción de más de una las opciones mencionadas, lo cual será determinado exclusivamente por el oncólogo.

En algunos casos el paciente necesitará ayuda especial para comer y hablar, para lo cual se requiere un aparato especial o aprender una nueva manera de comunicarse.

Debemos hacer conciencia

El tabaquismo constituye la enfermedad prevenible que se relaciona con más problemas de salud y causas de muerte en el mundo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha establecido que el hábito de fumar cigarrillos es causa directa o indirectamente de cerca de cuatro millones de muertes al año en todo el mundo.

Parece ser que los enunciados anteriores ya no impactan a nadie, pero México arroja cifras alarmantes que deben ponernos a pensar:

  • Casi 50 millones de mexicanos son fumadores pasivos; se llama así a quienes sin aspirar directamente el humo de un cigarro se ven afectados por el que respiran de quienes sí lo hacen y están cerca.
  • Más de 15 millones de pobladores son adictos al tabaco, de los cuales un millón consume más de 16 cigarrillos al día. Englobando los puntos anteriores puede decirse que más de 60 millones de mexicanos están expuestos a los efectos nocivos de este producto.
  • Aproximadamente 44 mil personas mueren al año por enfermedades relacionadas con el consumo de tabaco.
  • Anualmente se registran 2 mil muertes de fumadores involuntarios por problemas causados por humo de cigarro.
  • 13 años es la edad promedio en la que el mexicano inicia el hábito de fumar.
  • Los niños y adolescentes cuyos padres son fumadores tienen dos veces más posibilidades de empezar a fumar a temprana edad que los que tienen padres que no consumen tabaco.

SyM - Regina Reyna

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Asma y EPOC

ABC del asma


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore