¡Haz clic aquí!
Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Hipoxia tisular, cuando la disminución de oxígeno mata a los tejidos

Miércoles 16 de julio del 2014, 12:01 pm, última actualización.

La hipoxia tisular es afección en la cual se produce disminución del aporte de oxígeno a un tejido, debido a la isquemia (trastorno celular causado por la disminución transitoria o permanente del riego sanguíneo) y es sumamente peligroso, ya que puede derivar en necrosis (muerte del tejido), daño irreversible que, a veces, es mortal.

Hipoxia tisular, Disminución de oxígeno, Tejidos, EPOC

El suministro de oxígeno de los tejidos depende de la cantidad de sangre que el corazón bombea por minuto (gasto cardiaco) y del contenido de oxígeno arterial de dicha sangre, pero si este proceso se ve afectado, las células del organismo mueren, lo cual se conoce como hipoxia tisular.

Entre los padecimientos relacionados con este trastorno se encuentran infarto al miocardio, accidente cerebrovascular, hipertensión, EPOC, anemia, congelación, gangrena, los cuales pueden ser causantes o consecuencia de hipoxia tisular, pues las alteraciones en la irrigación sanguínea propias de estos trastornos, fallas en la oxigenación por dificultades en la respiración, así como deficiencias en la concentración de hemoglobina limitan la capacidad de transporte o de utilización del oxígeno en el organismo.

Según especialistas, este déficit de oxígeno en los tejidos puede responder a cuatro mecanismo diferentes:

  • Hipoxia hipoxémica, generada por deficiente oxigenación de la sangre arterial como consecuencia de una disminución de oxígeno en el aire inspirado (como sucede en el llamado Mal de las alturas), con marcado esfuerzo para respirar.
  • Hipoxia circulatoria. Cuando existe insuficiente irrigación sanguínea en los tejidos falla el aporte de oxígeno para efectuar procesos del organismo que requieren de oxigenación (metabolismo aerobio), como por ejemplo la respiración celular.
  • Hipoxia anémica, en la que la reducción de la concentración de hemoglobina limita la capacidad de transporte de oxígeno.
  • Hipoxia histotóxica consiste en la incapacidad de los tejidos de captar oxígeno. Sucede por ejemplo en casos de intoxicación por cianuro, estados hipermetabólicos, hemoglobinopatías, hipotensión marcada, entre otros.

La hipoxia tisular suele presentarse en pacientes crónicos o de condición grave en el hospital, susceptibles a tener fallas en la respiración, circulación o en la concentración de la hemoglobina, como las personas con insuficiencia cardiaca, EPOC, enfisema pulmonar, anemia hemolítica y recién nacidos con dificultades para respirar, entre otros.

Algunos síntomas que se pueden presentar son piel azul o amoratada en alguna parte del cuerpo que puede tender a la necrosis, fatiga muscular, desvanecimiento, cefalea, náuseas, alteraciones digestivas, somnolencia o insomnio, entre otras que dependen de la severidad y tratamiento de la enfermedad subyacente.

Oxigenoterapia, gran ayuda frente a la hipoxia tisular

Cuando existe disminución de oxígeno en la sangre, ya sea por insuficiencia respiratoria o circulatoria, anemia, así como por aspiración de humo o gases, se puede recurrir a la oxigenoterapia, medida terapéutica que consiste en la administración del vital elemento a concentraciones mayores que las que se encuentran en aire del ambiente:

  • Oxigenoterapia normobárica. Se administra oxígeno a distintas concentraciones 21-100%, mediante mascarillas, cánulas nasales, tiendas de oxígeno, entre otras; es muy útil para tratar el Mal de las alturas, por ejemplo.
  • Oxigenoterapia hiperbárica. Consiste en administrar oxígeno al 100% mediante mascarilla o casco, mientras el paciente se encuentra en el interior de una cámara.

De esta forma se pueden tratar o prevenir los síntomas y las manifestaciones de hipoxia (falta de oxígeno) e hipoxia tisular, pues el oxígeno utilizado en esta terapia es considerado un fármaco en forma gaseosa.

No obstante, cuando la hipoxia se debe a deficiencias circulatorias, la oxigenoterapia normobárica es menos útil, porque se trata de circulación sanguínea disminuida y no de falta de oxígeno. Sin embargo, con esta terapia la sangre normal puede aportar una pequeña cantidad de oxígeno extra a los tejidos (10% máximo). En estos casos se puede intentar la técnica hiperbárica, incluso si hay lesiones o evidencia de hipoxia local.

La oxigenoterapia también garantiza la supervivencia de los tejidos en condiciones de sufrimiento metabólico, en padecimientos de curso lento que determinan un estado de hipoxia tisular crónica, como en ciertas formas de asma, EPOC, enfisema pulmonar, bronquitis crónica o enfermedades de descompensación cardiocirculatoria.

Si padeces algún trastorno de curso crónico, acude a revisiones médicas periódicas, ya que tal condición puede dificultar la oxigenación adecuada de tu organismo, principalmente si afecta tus vías respiratorias.

SyM - Josefina Guerrero

 

Comenta el tema o, si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.


comments powered by Disqus
Loading
Hoy en Asma y EPOC

Peligros de "dar vacaciones" a medicinas para el asma en verano


Ver más...


Logo Comscore