Infecciones intrahospitalarias durante la atención médica - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

11 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Infecciones intrahospitalarias

Martes 02 de agosto del 2011, 04:13 pm, última actualización.

Cada año fallecen aproximadamente 70 mil mexicanos a causa de infecciones bacterianas o virales adquiridas dentro de unidades de salud, por lo que todavía falta mucho camino por recorrer para erradicar este tipo de contagios.

Infecciones nosocomiales, Infecciones en hospitales, Atención médica

Los hospitales son centros dedicados al diagnóstico y tratamiento de todo tipo de enfermedades, además de que buscan generar el ambiente propicio para reestablecer la salud de los pacientes. Como es de suponer, esta labor no es sencilla ni está exenta de riesgos, más aun porque, por contraproducente que parezca, también se debe hacer frente a aquellos problemas que surgen de manera secundaria a la atención médica.

Ejemplo de esto son las infecciones intrahospitalarias o nosocomiales, es decir, aquellas que los pacientes adquieren durante su estancia en un hospital o unidad de salud y que surgen como consecuencia de los tratamientos a que son sometidos, ante todo cuando son muy prolongados y agresivos. La importancia de este problema no sólo ha despertado inquietud entre los especialistas, sino en la población civil, que se muestra cada vez más interesada en cuanto a la calidad de los servicios que recibe.

Para hablar sobre este tema, el Dr. Samuel Ponce de León Rosales, subdirector de Epidemiología Hospitalaria y Control de Calidad de la Atención Médica del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán (INNSZ), explica que a estas enfermedades se les conoce desde antaño y que los primeros pasos para combatirlas fueron descritos incluso antes de que el francés Luis Pasteur (1822-1895) demostrara que las infecciones surgen como consecuencia de la acción de microorganismos.

"En particular, me refiero al trabajo del húngaro Ignaz Philipp Semmelweis (1818-1865), quien durante su estancia en Viena demostró que cuando los médicos se lavaban las manos antes de atender un parto era posible disminuir el riesgo de que las mujeres presentaran fiebre puerperal", es decir, padecimiento que se puede presentar después del alumbramiento y en el que la falta de higiene favorece que la región genital sea invadida por bacterias que se extienden al útero y trompas de Falopio, causando infertilidad, o hacia la sangre, ocasionando la muerte.

Asimismo, el especialista del INNSZ, coautor del libro Infecciones nosocomiales y de varios artículos sobre el tema, aclara que la relevancia de estos padecimientos ha exigido la creación de sistemas de vigilancia especiales que han ayudado a disminuir su incidencia, pero también subraya que es imposible que un sistema de salud erradique el problema por completo, ya que depende, en gran medida, de la gravedad de las enfermedades que se atienen y no de deficiencias durante la aplicación de tratamientos.

Causas y frecuencia

El Dr. Ponce de León Rosales, quien tiene estudios de Medicina Interna y enfermedades infecciosas acreditados por la Universidad de Virginia, en Estados Unidos, aclara que las complicaciones intrahospitalarias ocasionadas por bacterias se incluyen dentro de la "epidemiología de los eventos adversos relacionados a la atención en salud", categoría relativamente reciente que también incluye a aquellas complicaciones no infecciosas que se generan durante el tratamiento médico, además de los problemas que surgen en otros centros de cuidado, como consultorios y clínicas pequeñas.

Por otra parte, aclara que las infecciones nosocomiales más frecuentes son cuatro, mismas que en conjunto representan entre el 50 y 60% de los reportes, y que tienen relación directa con procedimientos habituales en el tratamiento de enfermedades:

  • Infecciones en vías urinarias. Se generan por la colocación de sondas que facilitan el desalojo de orina.
  • Neumonías. Se presentan cuando las bacterias atacan los pulmones, y se deben a que algunos pacientes requieren el uso de sistemas especiales para mantener su respiración correcta.
  • Infecciones en el sitio quirúrgico. Son las que se originan en heridas o incisiones que se realizan en una operación, sobre todo cuando se trata de cirugías muy agresivas.
  • Bacteriemias. Con este término se designan aquellos casos en los que microorganismos invaden el torrente sanguíneo; se da por la colocación de catéteres (agujas) para administrar soluciones y medicamentos.

El porcentaje restante incluye diarreas, sinusitis (congestionamiento de los senos paranasales, que son cavidades localizadas en el cráneo), otitis (inflamación de los oídos) e infecciones en nariz y garganta.

De acuerdo con estudios internacionales, el país donde se mantiene una vigilancia más estricta de estas enfermedades es Estados Unidos, donde se reconoce que 5 a 10% de todos los pacientes que se hospitalizan adquieren una infección nosocomial. En México se calcula una tasa de 10 a 15%, lo cual se debe "a que nuestro sistema de salud es más reducido con respecto al tamaño de la población, y como nuestra capacidad nos obliga a atender menos pacientes le damos preferencia a enfermos más graves, quienes requieren intervenciones complejas que afectan a múltiples sistemas de su organismo y les hacen más vulnerables a microorganismos. También hay que considerar problemas de infraestructura, y no hablo sólo de los edificios, sino de preparación del personal, disposición de medicamentos y otros factores", expone el Dr. Samuel Ponce de León.

Ahonda al respecto: "Si estimamos que en México hay cerca de siete millones de hospitalizaciones al año, y calculamos que por lo menos 1 de cada 10 pacientes presentan una infección nosocomial, deben ocurrir en dicho período 700 mil episodios, aproximadamente. Pero además de esto, se sabe que la mortalidad asociada a dichos padecimientos es cercana al 10%, de modo que unas 70 mil personas mueren anualmente en nuestro país por esta causa".

También revela que entre los grupos con mayor riesgo de sufrir complicaciones dentro de los hospitales se encuentran los niños recién nacidos (sobre todo si son prematuros), ancianos, pacientes cuyo sistema de defensas (inmunológico) se encuentra limitado, así como quienes padecen diabetes (elevación de azúcar en sangre por baja producción de hormona insulina), cirrosis (destrucción del tejido hepático normal que se sustituye por cicatrices incapaces de desarrollar las mismas funciones), cáncer (proliferación de células anormales que generan tumores) o han recibido un trasplante (se les administran medicamentos que reducen el riesgo de rechazo o inmunosupresores, pero que disminuyen la capacidad de respuesta de las defensa del organismo), así como personas que son sometidas a cirugía y procedimientos invasivos, pues "tienen que permanecer internados más tiempo y a veces se les ponen sondas o necesitan de un sistema de apoyo para respirar cuando se les anestesia. Queda claro que a mayor número de procedimientos hay más riesgo de que se presenten complicaciones".

Medidas de control

Los avances en la prevención de infecciones nosocomiales en México han sido notables, afirma el Dr. Ponce de León Rosales, ya que a pesar de que el tema era prácticamente desconocido durante el decenio 1980-90, el trabajo en la materia ha sido tan intenso que ahora contamos con una norma oficial a la que deben apegarse todos los hospitales y cuya versión revisada está a punto de entrar en vigor.

Asimismo, Ponce de León reconoce que en estos años de camino también ha sido muy importante dar nuevo enfoque a la educación de los especialistas en salud, lo cual ha tenido sus complicaciones. “La formación con que contamos los médicos, no sólo en México, sino en todo el mundo, nos lleva a estar familiarizados con la elaboración de diagnósticos o la prescripción de tratamientos, y no le damos tanta importancia a la prevención de complicaciones”.

Para ello, asegura, ha sido importante el establecimiento de programas de educación continua, diplomados, cursos y congresos dirigidos a enfermeras, médicos y personal administrativo, los cuales son organizados por los centros hospitalarios o coordinados por las asociaciones mexicanas para el Estudio de Infecciones Nosocomiales (AMEIN) y de Infectología y Microbiología Clínica (AMIMC).

La labor ha consistido en sensibilizar a la comunidad médica sobre la elección de los métodos de tratamiento más convenientes para cada paciente, así como destacar la importancia de lograr la pronta identificación de complicaciones dentro de los hospitales. "Por ejemplo —explica—, debemos estar concientes de que colocar una aguja en una vena a un recién nacido le expone a sufrir una infección en la sangre, que es potencialmente mortal, y que por ello este tipo de decisiones no se pueden tomar a la ligera. También es importante prestar atención a ciertos indicadores que ocurren dentro del centro de salud, como cuando se descubre que hay ligero aumento en la frecuencia de infecciones urinarias, ya que esto puede ser señal de que hay que reforzar el trabajo en algunas áreas y cerciorarse de que los procedimientos se llevan a cabo de manera correcta".

Para que esto sea posible, afirma el Dr. Samuel Ponce de León, es indispensable que las unidades médicas cuenten con un programa de control de infecciones intrahospitalarias, que debe estar a cargo de personal dedicado específicamente a la vigilancia de dichos padecimientos, realización de informes y planeación de estrategias, además de que debe ser un equipo de trabajo independiente de otras áreas de servicio, a fin de evitar problemas en cuanto a la veracidad de los resultados de sus investigaciones.

Aunque contar con este grupo de trabajo podría representar en primera instancia gasto extra para los hospitales, el especialista asegura que diversos estudios han demostrado que al reducir el número de infecciones nosocomiales se genera también una disminución de costos en cuanto a que se requieren menos tiempo de hospitalización, medicamentos, aplicación de terapias y realización de análisis clínicos, sin olvidar que el número de defunciones se reduce y el servicio se optimiza.

Ahonda sobre este punto que "quizás en sistemas hospitalarios como el de la Secretaría de Salud o el Instituto Mexicano del Seguro Social no hay propiamente un ahorro de dinero como puede ocurrir en instituciones privadas, pero es evidente que en todo caso se brinda mejor atención y que al tener una buena administración de recursos se puede ofrecer el servicio a un volumen mayor de pacientes".

Ejemplo de los resultados favorables de esta estrategia es el sistema de control que se ha establecido desde mediados de la década de 1980 en el INNSZ, que además de ser pionero en México y modelo a seguir por otras instituciones médicas, ha reducido la frecuencia de infecciones nosocomiales en aproximadamente 60% de los casos.

Finalmente, el Dr. Ponce de León enfatiza en que si bien es cierto que el tratamiento de algunas infecciones intrahospitalarias es más difícil porque las bacterias que las generan llegan a ser más agresivas que las que hay en el ambiente, su aparición no es sinónimo de mal manejo médico.

Por ello, concluye: "Está claro que tenemos la obligación de evitar el surgimiento de infecciones nosocomiales, pero me gustaría que la población tenga en cuenta que todo sistema de salud, aún el más eficiente, presenta estas complicaciones. Ello se debe a que damos atención a casos graves, en los que el paciente está muy debilitado y requiere tratamientos prolongados. En las unidades de cuidados intensivos tenemos, por ejemplo, pacientes con respiración artificial que permanecen inconscientes durante semanas; requieren de múltiples intervenciones y, aunque se haga todo lo posible, mantienen el riesgo de contraer una neumonía. Es cierto que los sistemas de salud deben contar con procedimientos de control que reduzcan esto a su mínima expresión, pero si ocurre un episodio infeccioso no necesariamente quiere decir que hubo negligencia o mala atención".

SyM - Rafael Mejía

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Asma y EPOC

Los enemigos de México: tabaquismo y obesidad


Ver más...

Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore