La apnea del sueño aumenta el riesgo de padecer cáncer - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

23 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

La apnea del sueño aumenta el riesgo de padecer cáncer

Jueves 22 de junio del 2017, 12:26 pm, última actualización.

Quien sufre de apnea obstructiva del sueño deja de respirar por breves periodos mientras duerme. Esto sucede porque la parte alta de las vías respiratorias queda bloqueada en forma intermitente durante el descanso nocturno, lo que se traduce en concentraciones más bajas de oxígeno en la sangre y somnolencia en el día. Pero también puede causar afecciones como insuficiencia cardiaca y cáncer, de acuerdo a reciente investigación realizada por científicos en Estados Unidos y España.


Apnea del sueño, Trastornos del sueño
La apnea del sueño aumenta el riesgo de padecer cáncer

Sin oxígeno

Normalmente los músculos conservan abiertas las vías respiratorias; sin embargo, cuando se relajan durante el sueño, causan que la lengua, amígdalas, paladar blando y úvula (tejido en forma de gota en la parte posterior de la garganta) bloqueen repetidamente la respiración.

Esta obstrucción del flujo de aire reduce la concentración de oxígeno en la sangre; si esta condición persiste por 10-30 segundos o más, el cerebro detecta dicha disminución y aligera el sueño de la persona o la despierta brevemente.

Después, los músculos recuperan su tono normal (tensión), se suspende la obstrucción y se reanuda la respiración, posiblemente con un ronquido, lo que puede repetirse diez o más veces por hora, a lo largo de toda la noche.

Con menor frecuencia se registran casos de apnea del sueño central, trastorno en el cual el cerebro deja de enviar las señales apropiadas a los músculos que controlan la respiración. En este escenario, permanecen abiertas las vías respiratorias, pero dejan de funcionar el diafragma y los músculos del tórax, provocando una interrupción respiratoria. A su vez, aumenta la concentración de dióxido de carbono en la sangre, lo cual despierta a la persona.

Evidentemente la falta oxígeno obliga al corazón a bombear con mayor intensidad, lo cual puede dañar las capas de células que recubren los vasos sanguíneos, elevando la presión arterial.

Alguien más detecta el problema

A menudo el afectado no se percata del padecimiento, por tanto, omite informar al médico sobre la alteración hasta que su pareja o familiares le recomiendan atender este trastorno del sueño.

Lamentablemente, además de experimentar descanso de mala calidad y sentirse débil o somnoliento a lo largo del día, el paciente que no busca tratamiento enfrenta la posibilidad de sufrir mayores complicaciones.

Recientemente científicos de Estados Unidos y España encontraron fuerte vínculo entre los trastornos respiratorios ocurridos durante el sueño y el riesgo de morir por cáncer, ya que los bajos niveles de oxígeno en la sangre pueden contribuir al crecimiento de tumores.

De acuerdo a los especialistas, esta asociación entre los episodios repetidos de hipoxia (reducción en el abastecimiento de oxígeno) y el desarrollo de cáncer se debe a que estimulan la formación de nuevos vasos sanguíneos que nutren a los tumores (angiogénesis).

¡Buenas noches!

Cuando se pone en marcha eficaz el tratamiento de apnea del sueño, el resultado eleva notablemente la calidad de vida gracias a que es posible descansar toda la noche y aliviar la sensación de somnolencia durante el día, además de reducir las probabilidades de experimentar las consecuencias antes descritas.

El tratamiento de apnea del sueño puede comprender algunos cambios en el estilo de vida, entre ellos: 

  • Dejar de fumar. Existen numerosas alternativas y productos que ayudan a terminar con la adicción al tabaco, mejor conocidos como deshabituantes del tabaco
  • Evitar el alcohol y las medicinas que provocan sueño, ya que estas sustancias dificultan mantener despejada la garganta durante el descanso nocturno.
  • Bajar de peso, pues la obesidad produce estrechamiento de las vías aéreas superiores (incluso, una disminución leve del peso puede mejorar los síntomas).
  • Dormir de lado a fin de mantener la garganta despejada.
  • Mantener las vías nasales despejadas por la noche con atomizadores nasales o medicinas para alergia indicadas por el médico.
  • Utilizar dispositivo bucal, el cual se ajusta a la mandíbula inferior y la lengua para despejar las vías respiratorias durante el sueño.

Si la intensidad del problema se considera moderada a grave, el mejor recurso suele ser la presión positiva continua de las vías respiratorias (CPAP, por sus siglas en inglés). Se trata de mascarilla que se coloca en la nariz y se conecta a pequeño aparato que sopla aire suavemente hacia este dispositivo; la presión que ejerce permite conservar abiertos los conductos aéreos superiores, lo que evita tanto la apnea como los ronquidos.

¿Cansancio extremo? ¡Acude al médico!

Los especialistas recomiendan ser evaluado por apnea del sueño a quien ronca, experimenta fatiga severa durante el día, tiene dificultad para recordar o menor concentración, sufre hipertensión e, incluso, si requiere ir al baño durante la noche. Además, advierten que es posible sufrir este trastorno sin roncar, sobre todo las mujeres.

Por tanto, si duermes suficiente durante la noche y aún así sientes cansancio extremo mientras trabajas, es importante que consideres consultar al médico para elevar tu calidad de vida y reducir el riesgo de sufrir ataque cardiaco o cerebral, enfermedad coronaria, insuficiencia cardiaca congestiva y cáncer.

SyM - Cecilia Jiménez

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Asma y EPOC

ABC del asma


Ver más...

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año 15 millones de personas sufren un ictus (infarto cerebral) por no tener conocimiento de sus factores de riesgo. 




Comscore