Enfermedades provocadas por la contaminación ambiental - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

23 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

La contaminación se agudiza en época de frío

Jueves 12 de enero del 2017, 08:21 am, última actualización.

Vivir en grandes ciudades ofrece notables beneficios a sus habitantes, pero también los enfrenta a problemas cotidianos; uno de ellos es la contaminación ambiental, la cual afecta principalmente a niños y adultos mayores durante el invierno.

Contaminación afecta la salud
La contaminación se agudiza en época de frío

De acuerdo con el Departamento de Salud Pública y Medio Ambiente de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en México mueren más de 7 mil 600 personas al año por enfermedades provocadas por la contaminación ambiental.

Niños y los adultos de más de 60 años son los más afectados, ya que los primeros aún tienen inmaduro su sistema inmunológico (de defensas) y en los segundos suele presentarse un estado de salud frágil, pues generalmente sufren de inmunosenescencia, que es el deterioro de la capacidad para combatir enfermedades, el cual puede comenzar a desarrollarse a partir de los 30 años, como consecuencia natural del envejecimiento.

“En el caso del sistema respiratorio, los bronquios tienen una capa denominada cilios, que parecen cabellos y protegen como sistema de barrera contra los alérgenos (sustancias que provocan alergia, como polvo o polen) y agentes infecciosos (virus, bacterias); sin embargo, el movimiento de estos pequeños filamentos en un adulto mayor es más lento, por lo que la mucosidad disminuye y el sistema se hace más vulnerable a una enfermedad respiratoria”, asegura el Dr. Juan Adolfo Basaldúa, médico internista geriatra y jefe de Urgencias del Sanatorio Durango, en la Ciudad de México.

Aunado a esto existen factores de riesgo como el tabaquismo, pues aunque se deje de fumar sus efectos no siempre son reversibles, y a los 60 o 70 años se pueden presentar síntomas de enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), que ocasiona dificultad para respirar adecuadamente, aun cuando se haya dejado de fumar 40 años antes.

Otro factor de riesgo es el humo de leña o carbón, ya que se ha observado que los pacientes que estuvieron expuestos en su infancia a este tipo de contaminante son más vulnerables a padecer una enfermedad pulmonar crónica (de larga duración).

“También el envejecimiento por sí mismo hace que una enfermedad común de las vías respiratorias, como laringitis (de las cuerdas vocales), bronquitis (en los conductos que llevan aire a los pulmones) u otitis (inflamación de los oídos), se complique y pueda derivar en neumonía (infección al interior de los pulmones) o subir al sistema nervioso central y provocar meningitis o encefalitis (infección en las membranas que protegen al cerebro)”, explica el Dr. Basaldúa.

De esta forma, si lo que se busca es que la contaminación y la temporada invernal no perjudiquen a la salud, se aconseja llevar a cabo ciertas medidas preventivas que a continuación detallamos.

Aprovechar los alimentos de temporada

Un consejo prudente es consumir todo tipo de frutas que nos ofrezca la temporada invernal, como guayaba, mandarina, lima, naranja, tejocote o jícama.

Mientras más natural sea la alimentación, más beneficios aportará a nuestro organismo; por ello, se deben evitar embutidos, productos enlatados, grasas saturadas y sal en exceso, además de privilegiarse la ingesta de vegetales verdes, leguminosas y verduras. Asimismo, es de gran importancia beber 2 litros de agua (8 vasos) al día, lo cual favorecerá el buen funcionamiento del sistema respiratorio.

Buenos hábitos de higiene

De acuerdo con su funcionalidad, el paciente geriátrico puede tener determinados hábitos; por ejemplo, si es dependiente y no puede levantarse de cama, las personas que lo cuidan deben procurar que:

  • No permanezca en ambiente húmedo.
  • Use sábanas de franela o algodón.
  • Sus sábanas y pijama se laven con frecuencia.
  • Sea cambiado continuamente de pañales, en caso de que los requiera.

Si el adulto mayor es independiente debe tomar el Sol durante la mañana (de 9 a 11), pero indirectamente, a través de una ventana o una cortina. De esta forma, la vitamina D se absorberá mejor y prevendrá enfermedades respiratorias.

Con respecto al baño, éste tiene que ser diario, aunque hay que tener cuidado con las corrientes de aire, de modo que debe secarse en una habitación cerrada. Además, es conveniente que la ducha sea en la tarde, ya que en la mañana o noche la temperatura es más baja.

“Una de las principales acciones que deben realizar los adultos mayores es visitar al médico para un chequeo de rutina, ya que en ocasiones las enfermedades son atípicas; por ejemplo, la neumonía puede no dar tos ni fiebre y se pasa por alto, hasta que el paciente se encuentra muy mal y requiere servicios de emergencia”, agrega el Dr. Juan Adolfo Basaldúa, adscrito también al Hospital Adolfo López Mateos del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE).

Otras medidas básicas son:

  • Limpieza continua de manos antes de preparar alimentos y después de ir al baño. También luego de tomar revistas o periódicos que sean compartidos.
  • No compartir utensilios de otra persona, aunque sean de niños, pues los adultos mayores se pueden contagiar fácilmente.
  • Desinfectar continuamente artículos que utilizan varias personas, como teléfonos y teclados de computadora.
  • Para combatir la contaminación se puede emplear un sistema purificador de aire que sirva como coadyuvante para reducir los efectos de las contingencias ambientales.

Ejercicio sin importar la edad

Aunque se debe evitar el ejercicio al aire libre, esto no es pretexto para que se deje de practicar, ya que se puede realizar en casa.

El Dr. Basaldúa recomienda practicar ejercicios aeróbicos que se pueden hacer en la cama, como estirar y flexionar las rodillas y tobillos; hacer círculos con las piernas, aumentando su tamaño, así como abrir y cerrar el compás, entre otros. Todos deben realizarse en series de 10.

“De esta forma se ejercitan los pulmones, el corazón y el sistema circulatorio, lo que hace que disminuya el riesgo de enfermarse. De preferencia, en un inicio se debe hacer una sesión de 30 minutos diarios y, al acostumbrarse, se pueden hacer 2 o 3 sesiones al día”, asegura el Dr. Basaldúa.

No autoprescribirse

La regla de oro cuando se está enfermo es acudir de inmediato al médico y no autoprescribirse, pues “no se gana nada tomando el primer jarabe que sale en la televisión ni el remedio que nos dio la comadre”.

De acuerdo con el Dr. Basaldúa, la tos es un reflejo del organismo ante un agente externo, por lo que si se toma cualquier jarabe se inhibe este reflejo, pero hace que el moco se acumule y derive en una infección. Así, lo que era simple faringitis (infección de garganta) se puede convertir en una enfermedad más grave que puede llevar al adulto mayor a ser hospitalizado y, “lamentablemente, vemos en los hospitales muchos casos de deterioro importante en la salud física y mental de los adultos mayores”, apunta el especialista.

Otra medida preventiva es la aplicación anual de la vacuna contra la influenza (estacional), además de la antineumocócica 23-valente, que se administra cada 5 años. Al momento de hacer estas aplicaciones, el paciente debe estar completamente sano para no tener una reacción adversa.

SyM - Adriana Nolasco

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Asma y EPOC

ABC del asma


Ver más...

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año 15 millones de personas sufren un ictus (infarto cerebral) por no tener conocimiento de sus factores de riesgo. 




Comscore