Anosmia y ageusia: pérdida del olfato y gusto - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

20 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Los sinsabores de olfato y gusto

Lunes 09 de enero del 2017, 05:12 pm, última actualización

Los sentidos del olfato y gusto nos brindan muy gratos momentos, pero también pueden servir como alerta ante posibles peligros. Para evitar consecuencias lamentables no debemos descuidarlos, por lo cual la siguiente información te será de utilidad.

Los sinsabores de olfato y gusto
Los sinsabores de olfato y gusto

Los sentidos del olfato y gusto son identificados como quimiosentidos, ya que pertenecen al sistema químico sensorial, el cual consiste en complejo proceso que se activa cuando sustancias a oler o degustar liberan moléculas que son registradas por las células sensoriales en nariz, boca o garganta. Éstas, a su vez, transmiten mensajes al cerebro a través de los nervios, donde se identifican olores y sabores específicos.

Otro proceso quimiosensorial, llamado sentido químico común, también contribuye al gusto y olfato, ya que en éste las células alertan al cerebro de sensaciones tales como calor (como al oler o probar picantes) o frío (en el caso del mentol).

Para entender cómo interactúan gusto y olfato, pensemos que los cuatro sabores básicos (dulce, agrio, amargo y salado) se combinan con los olores, textura, temperatura y la información procedente del sentido químico común, para que sensorialmente se defina al alimento que estamos comiendo el cual, además, es reconocido principalmente a través del olfato.

Ahora bien, se llaman desórdenes quimiosensoriales a la pérdida de estos sentidos (no necesariamente al mismo tiempo), pudiendo separarlos en anosmia (pérdida del olfato) y ageusia (pérdida del gusto). Vayamos por partes.

¡No huelo!

¿Te imaginas no registrar por medio del olfato una fuga de gas, incendio o alimentos o bebidas en mal estado? Nuestra salud puede ponerse en riesgo debido a ello, por lo cual es de vital importancia saber porqué puede perderse este sentido o simplemente ver disminuida su capacidad (hiposmia) y, en base, a ello tomar medidas para solucionarlo.

Los olores estimulan a las células nerviosas olfativas, las cuales se encuentran en el tejido localizado en la parte superior e interna de la nariz, que a su vez están conectadas directamente al cerebro. Aunque algunas personas nacen con anosmia, la mayoría la desarrolla durante la vida, siendo las causas más comunes:

Enfermedades

  • Rinitis alérgica. A manera de defensa contra los agentes a los que se es alérgico, el organismo reacciona provocando inflamación en las membranas mucosas, principalmente en las vías respiratorias altas (nariz, garganta y laringe), generando estornudos, moco, comezón, ojos llorosos e infecciones en los oídos pero, además, pérdida del olfato.
  • Sinusitis. En las fosas nasales se encuentran diminutos vellos, llamados cilios, que se encargan de detener bacterias y partículas contaminantes para que no lleguen a los bronquios y con ello la aparición de infecciones. Si esto sucede ocasiona inflamación en senos paranasales (cavidades ubicadas en los huesos que están alrededor de ojos y nariz), problema que es conocido como sinusitis y debido al cual se dificulta respirar y vocalizar ciertos sonidos, y se ve disminuida la capacidad olfativa.

Lesiones

  • Desviación del tabique nasal. La función del tabique es dividir el espacio nasal en dos mitades casi simétricas, las llamadas fosas izquierda y derecha, a fin de que se oriente el flujo de aire en su circulación por la nariz; su estructura está compuesta de cartílago y hueso. Cuando el tabique se desvía (generalmente por fuerte golpe), el aire puede cargarse a alguno de los costados y con ello inflamar las mucosas, afectando directamente a los filamentos ubicados entre paladar y nariz, los cuales se encargan de registrar los aromas.
  • Pólipos nasales. Formaciones carnosas que crecen en el área donde la membrana mucosa se ha inflamado, debido a acumulación de líquido, como la zona que rodea a las aberturas de los senos dentro de la cavidad nasal, imposibilitando con ello el paso de los olores. Cuando la causa es una infección, el pólipo desaparece junto con el problema.

Otras

  • Alzheimer. Demencia que se caracteriza por ser progresiva y disminuir las funciones intelectuales, lo cual provoca deterioro de memoria y conducta, e interfiere con el funcionamiento de algunos sentidos, como olfato y gusto.
  • Diabetes. Síndrome caracterizado por la acumulación excesiva de glucosa en la sangre, debido a deterioro absoluto o parcial de la secreción y acción de la hormona insulina, producida por el páncreas y encargada de mantener los niveles de azúcar normales.
  • Lesión en la cabeza. Tumor o fuerte golpe puede afectar la zona en el cerebro en la que se alojan importantes neuronas sensoriales que registran las señales del olfato y gusto.
  • Mal de Parkinson. Afectación de ciertas células del cerebro localizadas en la llamada substantia nigra, la cual interviene en el manejo de movimientos y equilibrio; puede llegar a afectar a los sentidos.
  • Mala nutrición.
  • Radioterapia para tratar algún tipo de cáncer en cabeza o cuello.
  • Tumores nasales y en áreas vecinas.
  • Tabaquismo.

La medicina ha desarrollado pruebas para medir la menor cantidad de olor que los pacientes pueden detectar, así como la exactitud para identificar diferentes aromas. El examen más fácil de aplicar es el llamado "raspar y oler", en el cual el paciente debe tallar muestras de papel tratado para liberar diferentes aromas que deberá oler e identificar dentro de una lista de posibilidades. De esta forma, el médico puede determinar fácilmente si los pacientes tienen hiposmia, anosmia u otra clase de trastorno del olfato.

Como cabe suponer, cuando la causa del problema olfativo es tratado, la disfunción sensorial termina. Para ello, en ocasiones se hace necesaria una cirugía, por ejemplo, en obstrucciones nasales por pólipos o en desviación de tabique; muchas veces, la recuperación es espontánea porque las neuronas olfativas se regeneran por si solas después del daño.

¡No me sabe!

El sabor de alimentos y bebidas estimula a las células nerviosas gustativas localizadas en las papilas de boca y garganta. Tal como sucede con el olfato, el gusto puede estar ausente desde el nacimiento, pero en la mayoría de los casos se pierde como consecuencia de una lesión o enfermedad. Entre estas últimas deben mencionarse infecciones en vías respiratorias, exposición a insecticidas y algunos medicamentos; igualmente, ciertos problemas orales (sobre todo los que afectan a la lengua) pueden ser causantes de la pérdida de sabor, así como la exposición a radiación como tratamiento para cáncer de cuello o cabeza.

El grado de ageusia puede determinarse al solicitar al paciente que compare los sabores de diferentes productos químicos o cómo nota el aumento de la intensidad de un sabor cuando la concentración química es incrementada. Asimismo, se han desarrollado pruebas gustativas en las cuales el paciente responde a diferentes concentraciones químicas, como la sencilla "tomar, salivar y enjuagar", o la aplicación de productos químicos directamente sobre áreas específicas de la lengua.

Cabe destacar que una persona con una alteración en el gusto se ve afectada no solamente en su calidad de vida, sino también se ve privada de un sistema de alerta, ya que este sentido nos ayuda a detectar alimentos o bebidas en mal estado o a los que somos alérgicos. En afectaciones por tiempo prolongado el paciente puede sufrir depresión y, aun más grave, disminución en el deseo de comer.

No permitas que la pérdida de la calidad, o la ausencia total, de estos sentidos se haga presente; al menor indicio acude al otorrinolaringólogo (especialista médico en oídos, nariz y garganta) para determinar causas y tratamiento, pues dejar pasar el tiempo puede ser de penosas consecuencias.

SyM - Raúl Serrano

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Asma y EPOC

ABC del asma


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore