Enfermedades relacionadas con el consumo de tabaco - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

20 Febrero 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Casi 50 millones de mexicanos son fumadores pasivos

Jueves 12 de enero del 2017, 11:32 am, última actualización.

El humo del cigarro aloja más de 4 mil sustancias tóxicas que al aspirarse causan daños a pulmones, labios, boca, lengua, garganta, laringe y bronquios, principalmente. Lo singular del asunto es que no sólo afectan a quienes fuman sino también a quienes están cerca y no lo hacen, los llamados fumadores involuntarios.

Tabaquismo, fumadores

El 26 de junio del 2002, en el marco del Día Internacional de la Lucha Contra el Uso Indebido y el Tráfico Ilícito de Drogas, el presidente de México, Vicente Fox, afirmó que 13 millones de mexicanos son adictos al tabaco y hay casi 50 millones de fumadores pasivos. Las medidas sanitarias para buscar la disminución en el consumo de tabaco en este país se enfocan a los consumidores activos, pero poco se hace para proteger a quienes sin llevar un cigarrillo a su boca sufren estragos terribles. Tal vez las siguientes cifras ayuden a hacer un poco de conciencia al respecto:

  • En México, se estima que más de 44 mil personas mueren al año por enfermedades relacionadas con el consumo de tabaco.
  • Más del 30% de las muertes por cáncer y enfermedades del corazón son causadas por el uso del tabaco, el cual se ha relacionado también con 75% de los decesos por enfermedades crónicas de los pulmones.
  • Anualmente se registran 2 mil muertes de fumadores involuntarios por problemas causados por humo de cigarro.
  • El esposo(a) de un fumador(a) tiene 30% de riesgo de padecer de los pulmones.
  • Los niños y adolescentes cuyos padres son fumadores tienen dos veces más posibilidades de empezar a fumar a temprana edad que los que tienen padres que no consumen tabaco.

¿Cómo afecta?

Se denomina involuntario o pasivo al individuo no fumador (aunque en otro tiempo lo haya sido) que se expone al humo del tabaco que despiden las personas con las que convive. Investigaciones recientes han demostrado que en los adultos se ha incrementado el riesgo de sufrir cáncer pulmonar e infarto agudo del miocardio (músculo del corazón), mientras que en los niños de padres consumidores de tabaco se agudizan los casos de infecciones respiratorias y asma.

De acuerdo a la última Encuesta Nacional de Adicciones (realizada en 1998), los sitios de exposición más frecuentes para los fumadores pasivos son el centro laboral y la escuela pero, principalmente, la casa, afectando tanto al cónyuge como a los hijos.

Los pulmones de los niños son pequeños, por lo cual respiran más rápido y aspiran más compuestos nocivos que un adulto en el mismo tiempo. Su sistema inmunitario (el que protege de infecciones) está menos desarrollado, por lo cual es más probable que contraigan enfermedades del oído y respiratorias (como neumonía, bronquitis y asma) desencadenadas por el humo ambiental de tabaco. Se sabe también que por la misma causa aumenta sustancialmente el riesgo de síndrome de muerte súbita del recién nacido, conocido también como "muerte de cuna", y que una mujer embarazada expuesta al humo del tabaco puede dar a luz a un bebé bajo de peso, lo que a corto plazo puede traerle problemas médicos y más tarde de aprendizaje.

Mención aparte merecen los adolescentes, quienes son influenciados de manera notable por el medio en el que se desenvuelven y a ellos van dirigidas las campañas de publicidad de la industria tabacalera, por lo que no es de extrañar que 90% de los fumadores hayan adquirido el hábito en esta etapa; el número de mujeres adolescentes consumidoras de tabaco se ha incrementado en años recientes.

Los jóvenes fumadores pasivos manifestarán, al igual que los activos, tos frecuente, taquicardia (cambios de ritmo en los latidos del corazón), disminución en las funciones pulmonares y en la sensibilidad en los sentidos del gusto y olfato, así como incremento en la presión sanguínea, disminución en las habilidades físicas, mayor riesgo de desarrollar cáncer pulmonar y enfermedades del corazón, entre otras.

A su vez, un adulto quien por años ha aspirado humo de tabaco aun sin proponérselo está en vía de desarrollar bronquitis crónica, enfisema (trastorno en el que las estructuras de los pulmones sufren daño irreversible, generando incapacidad para respirar y sensación de falta de aire), problemas gastrointestinales, además de trastornos del corazón y cerebro.

Aunque en menor medida que un fumador activo, uno involuntario también está expuesto a distintos tipos de cáncer, sobre todo en pulmón, lo cual puede explicarse de la siguiente manera: tráquea, bronquios y bronquiolos, que son componentes del sistema respiratorio, se paralizan al exponerse al humo del tabaco y dejan de cumplir su función de limpieza, permitiendo así el libre paso de agentes cancerígenos a la circulación sanguínea pudiendo llegar a afectar a órganos como laringe, boca, esófago, vejiga, páncreas y mama, principalmente.

Medidas preventivas

En el mismo evento en que el presidente Fox Quezada realizó la declaración mencionada, se firmó un convenio de colaboración entre organismos no gubernamentales e instituciones del sector salud a través del cual se comprometen a realizar diversas acciones de protección a las personas no fumadoras.

Algunas de estas medidas están dirigidas al control de la publicidad y al incremento de impuestos para la industria tabacalera, lo cual afectará directamente a los fumadores activos. Pero esa no es la primera iniciativa al respecto, ya que el 31 de mayo del 2000 se modificó la Ley General de Salud con el propósito de proteger la salud de los no fumadores, lo que trajo como consecuencia que se publicara, en el Diario Oficial de la Federación del 27 de julio del mismo año, el Reglamento sobre Consumo de Tabaco, donde se estableció con mayor precisión la prohibición de fumar en los edificios públicos federales; las mismas autoridades sanitarias han suscrito convenios con aerolíneas nacionales para lograr que sus vuelos sean libres del humo de tabaco.

Actualmente, en México hay 13 millones de fumadores, de los cuales un millón consume más de 16 cigarrillos al día; asimismo, se sabe que diariamente se presentan 122 muertes por consumo directo de tabaco y 5.47 de fumadores pasivos. Estas cifras deben hacernos reflexionar sobre el daño al que estamos expuestos todos, pues de alguna forma todos somos fumadores, pasivos o activos.

SyM - Raúl Serrano

 

Comenta el tema o, si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.

Si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.

Directorio de medicinas, Medicamentos de libre venta
Hoy en Asma y EPOC

Peligros de "dar vacaciones" a medicinas para el asma en verano


Ver más...

El estallido de un globo alcanza hasta 168 decibeles, ruido más alto que un disparo con arma calibre 12. El máximo nivel de ruido para una persona no debería exceder 140 decibeles.




Comscore