Aumento de crisis de asma en niños en invierno - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

22 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Cuidado con el asma en invierno

Lunes 18 de abril del 2016, 11:38 am, última actualización

De acuerdo con el Colegio Mexicano de Pediatras Especialistas en Inmunología Clínica y Alergia (Compedia, con sede en el Distrito Federal), el asma es una enfermedad que provoca inflamación de los bronquios, en forma recurrente o continua, obstruyendo los tubos bronquiales (encargados de conducir el aire respirado hacia dentro o afuera). Este trastorno es de intensidad variable y ocurre habitualmente como “crisis”.

Asma, Crisis de asma, Cuidado en caso de crisis asmática

La frecuencia de estos episodios es muy inestable, en algunos casos sólo 1 ó 2 veces al año, pero generalmente suceden varias crisis agudas en un período corto de tiempo, sobre todo en las épocas de cambio de clima (otoño y primavera) o en invierno.

“El asma es una inflamación alérgica crónica de las vías respiratorias, esto provoca que el paciente sea muy sensible a los cambios de temperatura, humedad y presión atmosférica, a eso le llamamos hiperreactividad bronquial, razón por la cual son más frecuentes las exacerbaciones en invierno”, señala el Dr. Noel Rodríguez Pérez, graduado de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y especialista en Pediatría por la misma institución.

Síntomas

De acuerdo a Compedia, los síntomas de asma son:

  • Tos. Generalmente seca al inicio, y progresivamente flemosa, puede ocurrir en forma esporádica o por accesos, así como llegar a producir fatiga o expulsión de flemas. Casi siempre es el primer signo de una recaída.
  • Dificultad respiratoria. Aparece en forma progresiva hasta ser muy severa, con sensación de ahogo o “falta de aire”; sin embargo, es necesario recalcar que no es imprescindible su presencia para el diagnóstico de asma bronquial.
  • Sibilancias. Es el ruido silbante que se produce durante la respiración debido al estrechamiento interno de las vías bronquiales. Es probable que la persona afectada no lo perciba, y que su detección sólo sea posible a través de revisión médica.
  • Flemas. Son las secreciones bronquiales que al producirse en forma abundante en las vías aéreas, hacen que el paso del aire se escuche como ronquido o estertor. Son generalmente muy sueltas y se desprenden con los accesos de tos; a veces provocan náusea y vómito al toser.
  • Otras molestias. Generalmente son menos frecuentes: dolor torácico o abdominal, sensación de opresión en el pecho, angustia, cianosis (coloración azulada de labios o uñas por falta de oxigenación), sudoración profusa, manos y pies fríos, así como palidez.

Aumento

Se estima que este padecimiento suele complicarse hasta 30 ó 40% más durante la época de frío. Dicha cifra es por demás considerable, ya que algunas estimaciones señalan que 10 millones de mexicanos sufren esta afección; de ellos, 80% son casos de asma en niños.

Tratamiento

Compedia señala que debido a que la severidad del asma bronquial puede presentar diferentes grados y, además, es originada por diversas causas, la terapia puede ser muy variada, ya que deberá ajustarse al grado y tipo de asma de que se trate.

Asimismo, como es un problema crónico, generalmente se requieren tratamientos largos o intermitentes con diferentes medicamentos, por lo que es ideal permanecer bajo supervisión periódica de un médico con experiencia en esta enfermedad, de preferencia especialista en asma y alergias.

Cabe señalar que, en términos generales, será muy importante atender dos aspectos:

  • Control ambiental. Lo principal es determinar si existen factores causales o “disparadores” en el ambiente en que se desenvuelve el paciente (casa, escuela o trabajo). En caso de que alguno de ellos influya en su problema, es absolutamente necesario tratar de evitar o eliminar completamente esa causa. La mayoría de estos agentes pueden ser identificados por el interrogatorio y con ayuda de pruebas de alergia en piel.
  • Medicamentos. Además del control ambiental, por supuesto, se recurrirá al uso de fármacos. Existen varios grupos o tipos de medicamentos para tratar el asma, los cuales permitirán una mejoría constante del proceso respiratorio o ayudarán a superar los momentos en que se agudice la afección.

Finalmente, el Dr. Rodríguez señala que “lo mejor para prevenir una crisis de asma es controlar la enfermedad, es decir, que la inflamación alérgica esté en niveles mínimos a través de un programa de tratamiento a largo plazo, el cual incluye la adecuada educación del paciente para que detecte y evite aquello que desencadena la crisis asmática, así como el buen uso de medicamentos e inmunoterapia. Todo lo anterior debe ser prescrito y supervisado de cerca por un alergólogo o un alergólogo pediatra en caso de que el paciente sea un niño”.

SyM - Alejandro Robles

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Asma y EPOC

ABC del asma


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore