Enfisema, daño en los pulmones por consumo de cigarro - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

17 Enero 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Enfisema, daño irreversible

Miércoles 11 de enero del 2017, 04:46 pm, última actualización.

El enfisema es un trastorno en el que las estructuras de los pulmones sufren daño irreversible, generando incapacidad para respirar y sensación de falta de aire. Descubre la naturaleza de este mal y las nuevas perspectivas en cuanto a fármacos para su tratamiento.

Enfisema, daño irreversible

Este padecimiento no se presenta de la noche a la mañana, sino gradualmente, y en la mayoría de los casos es consecuencia de prolongada trayectoria como fumador: el humo del cigarrillo ocasiona la destrucción de los sacos aéreos (alvéolos) o pequeñas "bolsas" en las que el oxígeno que inhalamos se intercambia por el dióxido de carbono que transporta la sangre como desecho de la actividad celular, y que luego exhalamos.

Los alvéolos poseen paredes delgadas y frágiles (membranas alveolares) que al deteriorarse o destruirse, como es de imaginarse, generan pérdida de la capacidad pulmonar, hecho que se manifiesta en principio con falta de aire y tos. Debido a que los daños son irreversibles, el enfisema avanza y los problemas se vuelven más severos; las vías aéreas pierden elasticidad, se padece dificultad para expulsar aire y fatiga al hacer esfuerzos mínimos.

Concretamente, el enfisema se asocia a otro padecimiento, bronquitis crónica, y en conjunto dan forma a un mal degenerativo (progresivo y letal) conocido como enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). "Se estima que muchas de las personas con este daño a la salud son hombres de edad avanzada, y en México ocupa el décimo lugar como causa de mortalidad", explica la Dra. Anni Pardo Semo, coordinadora del Consejo Académico del Área de Ciencias Biológicas y Salud de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), y quien dirigió una investigación que ahonda sobre el daño a los pulmones por consumo de cigarro.

De acuerdo con la especialista en Bioquímica, "en el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER), la EPOC es una de las tres primeras causas de consulta en el servicio de emergencias, ocupa entre el 4° y 5° lugar de internamiento, y se encuentra entre las 3 ó 4 primeras causas de muerte; además, exige a ese mismo centro invertir más del 20% del presupuesto que destina a la atención médica".

Un problema de tal magnitud ha exigido la atención de la comunidad médica y científica, por lo que múltiples trabajos se han emprendido para conocer a fondo el proceso que ocasiona el daño pulmonar y así encontrar soluciones al mal; justo en esta carrera ha contribuido la Dra. Pardo Semo con excelentes resultados, pues su trabajo fue reconocido con el premio de la Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica (Canifarma) en 2001, en el ramo de investigación básica.

Entender al enfisema

El estudio involucró a dos grupos de trabajo, uno alojado en la Facultad de Ciencias de la UNAM, y otro en el INER, encabezado por el Dr. Moisés Selman. El trabajo consistió en la elaboración de un modelo experimental en animales (cobayos en este caso, que son roedores similares a los hámster) en el que se logró simular la enfermedad humana, de modo que fue posible estudiar el desarrollo de la agresión del humo de cigarro en los tejidos, la respuesta del organismo de los roedores y así "tratar de entender cuáles son las causas para encontrar, eventualmente, moléculas que puedan ser aprovechadas por la industria farmacéutica para diseñar medicamentos que ataquen este padecimiento".

Es sabido por la comunidad médica que cuando un fumador hace ingresar toxinas a sus pulmones se inicia un sistema de defensa por parte del organismo, que segrega un tipo de sustancias (enzimas) con la finalidad de brindar protección; sin embargo, cuando estos mismos mecanismos son exigidos en demasía terminan siendo autodestructivos.

Ahonda la investigadora: "Antes se pensaba que en el enfisema sólo se producía un tipo de enzimas (elastasas), pero en épocas recientes nuestro grupo y otras investigaciones han demostrado que hay otras sustancias cuya sobreproducción genera daños en las paredes alveolares: las metaloproteinasas".

La función normal de este segundo grupo de enzimas es contribuir a crear y reestructurar el colágeno, sustancia que ayuda a dar forma a los tejidos y que se encuentra en las membranas alveolares; sin embargo, lo que ocurre "es en realidad lo mismo que pasa en gran parte de las enfermedades crónico degenerativas: el organismo responde ante una agresión, y entonces esta respuesta, que inicialmente es defensiva, continúa hasta que termina dañándolo".

Debido a que las metaloproteinasas intervienen también en el desarrollo de tumores cancerígenos, los laboratorios farmacéuticos han formulado algunas sustancias que inhiben su producción para detener el desarrollo del padecimiento; no obstante, estos químicos nunca se habían empleado en casos de enfisema. Lo que hizo este grupo de científicos mexicanos fue exponer a dos grupos de cobayos al humo de cigarro, y a uno de ellos se le proporcionó el medicamento que detiene la producción de las enzimas.

El diseño del modelo creado por la Dra. Anni Pardo Semo y su grupo de trabajo crea en pocos meses la reacción pulmonar que en seres humanos llevaría años de exposición al humo, lo que permitió reconocer, en sólo unas semanas, que el daño a los pulmones de los animales que recibieron el inhibidor de enzimas fue notablemente menor, en comparación con los órganos de los roedores sin protección farmacológica.

"Así pudimos concluir —explica— que los inhibidores de estas enzimas disminuyen la inflamación de los alvéolos por el humo del tabaco, y que por lo mismo se generó una baja significativa de las lesiones enfisematosas."

Pese a todo, lo mejor es dejar de fumar

La investigación mexicana da, en efecto, una respuesta concreta que permite conocer más a fondo el proceso a través del cual se genera el enfisema, e incluso proporciona una tentativa real sobre los medicamentos que servirían para atender a este padecimiento hasta ahora incurable. Sin embargo, la especialista concluye: "La pregunta obligada es si está listo el fármaco para su uso, y la respuesta es no, aún; lo que hicimos es dar un paso inicial, ya que hay que afinar más los resultados y las dosificaciones: el inhibidor que utilizamos actúa en todo el organismo, y las enzimas que se bloquean participan en muchos otros procesos normales", de manera que administrarlo sin mayor precaución podría ser contraproducente.

Asimismo, aclara que se demostró que estos químicos son efectivos para detener el rompimiento de las paredes alveolares, pero no hay pruebas que demuestren la recuperación de los tejidos dañados. Por ello, en la actualidad las personas a quienes se les haya diagnosticado este mal deberán continuar con su tratamiento, consistente en ejercicios de respiración y la administración de medicamentos para evitar infecciones y favorecer el funcionamiento pulmonar, a fin de aliviar los síntomas y prevenir el empeoramiento con un mínimo de efectos secundarios.

SyM - Rafael Mejía

 

Comenta el tema o, si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.

Si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.

Directorio de medicinas, Medicamentos de libre venta
Hoy en Asma y EPOC

Peligros de "dar vacaciones" a medicinas para el asma en verano


Ver más...

En una persona promedio circulan entre 3.7 y 5.7 litros de sangre por su cuerpo, mismos que los riñones filtran aproximadamente 400 veces al día.




Comscore