Centro de Asma y EPOC / Artículos

Fibrosis pulmonar, cicatrices que no dejan respirar

Esta complicación pulmonar es más frecuente y grave de lo que se cree, pues en alto porcentaje de casos el diagnóstico es erróneo, el paciente recibe tratamiento inadecuado y poco a poco se acerca a la muerte.

El tejido llamado intersticio que cubre a los alvéolos (pequeños sacos de aire) en los pulmones paulatinamente se llenan de cicatrices (fibrosis), las cuales con el tiempo provocan incapacidad permanente para llevar a cabo la respiración y transportar oxígeno. Así, tanto alvéolos, tejido intersticio y vasos capilares de los pulmones son destruidos con el paso del tiempo.

Los principales factores de riesgo ingresan mediante la respiración, y entre ellos pueden mencionarse ciertos compuestos contaminantes en el aire (como el asbesto), humo de cigarro y, de acuerdo a algunas investigaciones, polvo de excremento de aves. Asimismo, infecciones en vías respiratorias que han sido mal tratadas, como neumonía (inflamación excesiva de los pulmones, también llamada pulmonía,) bronquitis (inflamación de bronquios y bronquiolos) o cáncer propician no sólo la formación de cicatrices al interior de los pulmones sino también la sobreproducción de colágeno (fibra que ayuda a dar firmeza a los tejidos de todo el cuerpo) por causa desconocida.

En México, la fibrosis pulmonar intersticial (denominación científica) frecuentemente es diagnosticada erróneamente por el médico general, quien la confunde con tuberculosis (padecimiento cuyo agente infeccioso es conocido como Mycobacterium tuberculosis o bacilo de Koch, el cual puede dañar a pulmones, cerebro o columna vertebral), bronquitis o gripe, por lo que el padecimiento avanza y acerca al enfermo poco a poco a la muerte.

Los síntomas de fibrosis pulmonar más comunes varían en cada individuo, sin embargo, tarde o temprano se presentan:

La condición del afectado puede ser estable durante largos períodos de tiempo o tornarse más grave repentinamente, al grado que el tejido pulmonar se hace más denso y se vuelve rígido. Aunque algunos síntomas mejoran con medicamentos, paulatinamente el esfuerzo para respirar es cada vez mayor, pudiendo el paciente requerir terapia de oxígeno como parte de su tratamiento.

Desafortunadamente, en México no existen estadísticas confiables para este tipo de enfermedades que permitan conocer la magnitud real del problema; sin embargo, se puede mencionar que en los últimos 12 años, el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias apenas ha diagnosticado 2,465 casos.

¿Cómo se detecta?

Además de examen físico e historia médica completa, el neumólogo puede solicitar pruebas de funcionamiento pulmonar, las cuales, empleando aparatos especiales, miden la capacidad de los pulmones para realizar correctamente el intercambio de oxígeno y de dióxido de carbono (gas de desecho en el proceso de respiración); entre ellos se encuentran:

El tratamiento de fibrosis pulmonar será indicado por el neumólogo, el cual puede incluir:

Aunque este problema de salud puede presentarse a cualquier edad, tiene mayor frecuencia entre los 40 y 60 años, y prefiere al sexo femenino; ahora bien, las investigaciones indican que la enfermedad tiene un promedio de duración de 4 a 5 años, pero hay quienes la han padecido por más de 15 años; lamentablemente, ante la falta de tratamiento preciso y oportuno, la imposibilidad de respirar acaba con la vida.

Mucho cuidado

Como se mencionó, el mayor riesgo de padecer fibrosis pulmonar lo tienen quienes viven en las grandes ciudades contaminadas, pero también aquellas personas que fuman, y más quienes inician a edades tempranas, así como aquellos que conviven con canarios, palomas, pichones y pericos australianos; se sabe que en un tercio de los casos ésta es la causa.

Los mismos estudios señalan que convivir con estas aves domésticas es una práctica muy frecuente en México, y que basta con tener unas pocas en casa para padecer la enfermedad, pues su excremento contiene compuestos volátiles que se alojan a través de la respiración en los pulmones y forman fibrosis. Tomemos las medidas pertinentes y hagamos conciencia sobre los riesgos entre nuestros seres queridos, pues la ciencia tiene una cuenta pendiente con la fibrosis pulmonar.