Centro de Asma y EPOC / Definición

Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC)

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) es afección en la que el sistema respiratorio sufre daño progresivo que disminuye su capacidad de captar aire, la cual puede manifestarse como bronquitis crónica o enfisema, y su principal causa es el tabaquismo.

La señal más evidente de su presencia es la dificultad para respirar (disnea) y tos leve persistente que puede o no producir mucosidad; de acuerdo a su progreso, los problemas para tomar aire pueden limitar la capacidad del paciente para efectuar sus actividades.

A nivel mundial, la EPOC se considera el padecimiento más común dentro de los males crónicos que afectan al pulmón, siendo más frecuente en hombres que en mujeres.

Signos y síntomas de EPOC

El término enfermedad pulmonar obstructiva crónica engloba dos padecimientos: bronquitis crónica y enfisema, si bien hay quienes consideran que debe incluirse a otros problemas de salud, como asma. Su significado hace referencia a una limitación crónica (que permanece de por vida) del flujo de oxígeno.

Con anterioridad se catalogaban a bronquitis crónica y enfisema como dos padecimientos distintos, pero se ha visto que ambos afectan a las secciones más finas de los pulmones, conocidas como pequeñas vías aéreas, además de que actualmente comparten un conjunto de síntomas y signos que permiten clasificarlas como dos manifestaciones de un mismo mal.

La estructura pulmonar es similar a la de un árbol, de modo que del "tronco" (traquea) se derivan una serie de ramificaciones anchas, que son los bronquios, y de estas mismas nacen otras pequeñas a las que se denomina bronquiolos; siguiendo la metáfora, las hojas o terminaciones en donde se da el intercambio de aire serían diminutos sacos en forma de racimos de uvas que se conocen como alvéolos.

Así, podemos entender que la bronquitis crónica afecta a los bronquiolos, mismos que se encuentran hinchados y con cicatrizaciones considerables en sus paredes, por lo que no permiten la captación de oxígeno en forma apropiada. Esto se manifiesta exteriormente en forma de tos persistente que puede empeorar con el clima, pero que no se debe a una causa externa, como infección por virus o bacterias.

Por su parte, el enfisema pulmonar consiste en un ensanchamiento de los alvéolos y la destrucción de sus paredes, de modo que el aire que se respira no es recibido adecuadamente y no llega con propiedad a la sangre. Los síntomas previos a esta fase de la EPOC incluyen falta de aire, tos y fatiga al realizar actividades comunes.

Así, cuando un fumador o persona expuesta a ambientes muy contaminados respira sustancias tóxicas, en sus pulmones se desencadena un sistema de defensa que consiste en la segregación de sustancias específicas (enzimas) que tienen la finalidad de brindar protección; empero, cuando este mecanismo es muy exigido debido a la aspiración repetitiva de tóxicos, se vuelve contra el individuo y daña sus propio sistema respiratorio.

Cabe resaltar que los daños a las pequeñas vías aéreas son irreversibles y que las personas afectadas por EPOC están más expuestas a desarrollar cáncer de pulmón que cualquier otra. Asimismo, la deficiente función respiratoria puede influir en el desarrollo de futuros problemas cardiacos.

Causas de EPOC

La lista de factores que pueden provocar o agravar este padecimiento comprenden:

Manejo médico adecuado


Prevención

La mejor manera de prevenir la enfermedad pulmonar obstructiva crónica es erradicar definitivamente el tabaquismo, crear conciencia sobre el riesgo que corren los fumadores pasivos y colaborar en las medidas necesarias para mantener un medio ambiente limpio y benévolo con nuestro sistema respiratorio. 

Otras medidas que conviene adoptar son: