Centro de Asma y EPOC / Prevención

Protección contra resfriados

Aunque es una de las enfermedades más comunes, a nadie le agrada sufrir los molestos síntomas del resfriado o ver a sus hijos y familiares padecer a causa de flujo nasal, estornudos, molestias en garganta y fatiga. Lo cierto es que la mejor manera de evitar este mal es la prevención, por lo que presentamos algunos consejos de utilidad.

Resfriado, ¡aléjate de este cuerpo trabajador!

El resfriado es una enfermedad que puede ser ocasionada por más de 200 tipos de virus, siendo más frecuentes los grupos rinovirus y coronavirus; sus síntomas más característicos, los estornudos, se deben a que estos agentes invasores se alojan en las membranas que recubren nariz y garganta (mucosas), generando inflamación e irritación.

Aunque este padecimiento se presenta a lo largo de todo el año, se puede observar con mayor frecuencia durante otoño e invierno, hecho que puede atribuirse a dos factores; primero, porque el frío disminuye la capacidad para expulsar el moco de los senos paranasales (cavidades interiores del cráneo), de modo que la falta de drenado facilita a los microorganismos la invasión de nariz y parte alta de la tráquea; por otro lado, en esta temporada la gente permanece más tiempo en lugares públicos y cerrados, de modo que es más fácil que una persona enferma contagie a otros.

Lo cierto es que el resfriado común o catarro es una de las enfermedades más frecuentes, y es posible que se trate del padecimiento que origina más consultas al médico, además de mayor número de ausencias en la escuela o trabajo. Los síntomas de catarro son:

Para evitar el contagio

Por el momento no existen medicamentos que eliminen a los virus, pero sí hay forma de aminorar los síntomas del catarro y, ante todo, hay hábitos de higiene que previenen su aparición; es muy conveniente que los padres o personas adultas los enseñen a los menores, a través del ejemplo, a fin de beneficiar la salud familiar.

El resfriado común se propaga con facilidad, sobre todo a través de las gotitas que una persona infectada lanza al aire cuando tose o estornuda y que después son inhaladas por otro individuo; por ello, en principio se aconseja evitar el contacto cercano con gente que padezca esta enfermedad, sobre todo durante los primeros días, cuando el peligro de contagio es mayor.

Asimismo, se recomienda que cuando se esté cerca de alguien enfermo, niños y personas sanas en general no se deben tocar la nariz ni frotar los ojos, ya que al saludar o interactuar con el enfermo podrían contaminarse con el virus. De ahí que algunos especialistas recomiendan que para evitar el catarro es conveniente lavarse las manos con frecuencia, principalmente si se sujetan objetos que algún enfermo ha tocado; tómese en cuenta que algunas investigaciones han demostrado que los rhinovirus pueden sobrevivir hasta tres horas fuera de la mucosa nasal.

Por su parte, las personas resfriadas deben poner de su parte y toser o estornudar cubriendo su boca y nariz con un pañuelo desechable; acto seguido, deberán lavarse las manos de inmediato. Es muy recomendable que si un niño llega a enfermar aprenda estas medidas, a fin de lograr que sus hermanos y compañeros de escuela no se contagien.

Otras causas de contagio son la falta de ventilación en habitaciones, contaminación ambiental y humedad en lugares cerrados debido a filtraciones y goteras. Aunque estos problemas no ocasionan directamente la enfermedad, sí favorecen que el contagio del virus sea más fácil, ya que irritan las mucosas y disminuyen la eficacia del sistema de defensas del organismo.

Para evitar catarro por estas causas recomendamos adoptar las siguientes medidas:

Es muy importante que los niños conozcan estas medidas, ya que su sistema inmunológico todavía no es tan resistente como el de los mayores; de hecho, a través de varios estudios se ha determinado que un niño padece de 6 a 10 resfriados al año, mientras que los adultos suelen padecer 2 a 4 en idéntico lapso.

¿Y los contagiados?

En la actualidad no existe ningún medicamento que cure o reduzca la duración del resfriado común; sin embargo, existen tratamientos que pueden contribuir a aliviar los síntomas:

Todo caso de catarro debe ser consultado al médico general o al otorrinolaringólogo, más aún si se presenta con complicaciones, como dolor de oídos y pérdida parcial de la audición, inflamación considerable de ganglios (tejidos en los que se forman y almacenan anticuerpos, algunos de los cuales se encuentran en la parte superior del cuello, bajo la mandíbula), tos con muchas flemas, congestión excesiva y dolor de cabeza a causa de infecciones de los senos paranasales (sinusitis), ya que pueden necesitar tratamiento distinto.