Gripe, infección común en vías respiratorias

    SyM
Gripe, infección en vías respiratorias

La gripe es una infección de las vías respiratorias y la garganta causada por un virus. Es mucho más intensa que un resfriado, y se caracteriza por escurrimiento nasal, tos, dolor de garganta, estornudos, fiebre y/o dolor en las articulaciones.

  • El agente causante de la gripe es un virus.
  • Su persistencia se debe a que los microorganismos que la provocan son inestables, es decir, varían su estructura con frecuencia, dando lugar a otros nuevos.
  • Se deben tomar medidas preventivas cuando se tiene trato directo con una persona enferma de gripe, pues el contagio se produce al inhalar las pequeñas gotas provenientes de la tos y los estornudos, o bien, al entrar en contacto con sus secreciones.
  • Los viajes favorecen el intercambio de nuevas formas de virus.
  • Los cambios bruscos de temperatura, especialmente en invierno, propician su desarrollo.

Síntomas

  • En general, se manifiestan con trastornos en las vías respiratorias: nariz, faringe, laringe, tráquea y bronquios.
  • En su etapa de incubación (cuando el virus entra al organismo y empieza a reproducirse) aparecen escalofríos, malestar general, vértigo, dolor de cabeza, ojos llorosos, dolores musculares y fiebre.
  • Durante la fase de manifestación, el enfermo se encuentra cansado, la faringe arde y se encuentra enrojecida; asimismo, se presentan dolor de cabeza, catarro, tos seca, taquicardia, náuseas, secreción nasal, lagrimeo y voz ronca.
  • Conforme transcurren los días, los síntomas de gripe desaparecen poco a poco hasta llegar a la fase de simple resfriado.

Diagnóstico

  •     Es fácil de establecer si se presentan los síntomas antes descritos o si es parte de una epidemia.
  •     En casos aislados requiere diagnóstico médico para que no se confunda con otras enfermedades.
  •     Se diferencia del catarro común porque es un padecimiento más intenso y presenta fiebre y tos.

Prevención

  • Protegerse del frío sin cubrirse excesivamente para no llegar a sudar.
  • Alimentarse correctamente, incluyendo verduras y frutas, especialmente cítricos.
  • Los complementos alimenticios y vitamínicos de venta libre que contienen vitamina C ayudan a fortalecer al sistema inmunológico (aquél que nos protege del ataque de virus y bacterias).
  • Evitar los cambios bruscos de temperatura.
  • En época de epidemia se aconseja no asistir a lugares muy concurridos.
  • Quienes atienden a los enfermos deben poner especial atención en su higiene personal, procurando lavarse boca y garganta con un antiséptico.
  • En caso de epidemia, el médico podrá indicar la aplicación de algún tipo de vacuna contra la gripe.

Tratamiento

  • Reposo absoluto y dieta ligera, con muchos líquidos para compensar las pérdidas por sudoración.
  • Para aliviar los principales síntomas de gripe se puede recurrir a medicinas de libre venta contra la gripe como los antipiréticos (que reducen la fiebre), analgésicos (que combaten el dolor) o bien, antihistamínicos (cuando la enfermedad se relaciona con alergias).
  • La tos puede lastimar la garganta, por lo que se recomienda tomar medicamentos de libre acceso (antitusivos y expectorantes) que alivien este malestar.
  • La gripe no es en sí misma una enfermedad peligrosa, pero descuidar su tratamiento puede generar complicaciones del aparato respiratorio, como neumonía o bronconeumonía.
  • La limpieza de la nariz debe realizarse sin brusquedad, pues puede producirse sinusitis.
descarga este artículo en PDF