Irritación de garganta

    SyM
Garganta irritada, Irritación de garganta
Infección, resfriado y alergias pueden irritar la garganta.

Una garganta irritada se caracteriza por la sensación de picor, inflamación y dolor; sus causas y tratamiento son tan diversos como la forma de prevenirla.

Siempre expuesta a agresiones

Al ser una zona de paso de diversas sustancias, la garganta se encuentra expuesta a infecciones, inflamación e irritación; esta última puede tener otros orígenes, como lesiones provocadas por la deglución de alimentos o bebidas demasiado calientes, fumar en exceso o ingerir gran cantidad de productos muy dulces, ácidos o picantes.

Si bien la irritación de garganta suele desaparecer con rapidez y, por lo general no requiere tratamiento intensivo, cuando persiste más de tres días y va acompañada de fiebre alta, tos, estornudos y secreciones, es necesario consultar al médico.

Causas

  • Infección por virus o bacterias.
  • Gripe.
  • Resfriado.
  • Alergias.
  • Cambios bruscos de temperatura.
  • Fumar en exceso.
  • Exposición a contaminantes ambientales y sustancias tóxicas.
  • Respirar por la boca.
  • Higiene bucal deficiente.
  • Gritar exageradamente.
  • Amigdalitis.
  • Faringitis.
  • Laringitis.
  • Mononucleosis infecciosa.

Síntomas

  • Sensación de cosquilleo.
  • Enrojecimiento.
  • Ronquera, pérdida parcial de la voz.
  • Inflamación.
  • Dolor de garganta y/o ardor al tragar saliva o alimentos.
  • Fiebre.
  • Dolor de cabeza.
  • Alteración del sentido del gusto.
  • Ronquera o pérdida de voz.
  • Tos con flemas.

Diagnóstico

  • Se realiza tomando en cuenta los síntomas.
  • A través de la observación directa, pues la garganta luce roja, inflamada y con una capa blanquecina.
  • Se analizan muestras de secreciones tomadas en la zona afectada con un hisopo, a fin de determinar si la afección se debe al ataque de virus o bacterias.
  • Si se sospecha de mononucleosis, el médico solicita análisis de sangre.

Prevención

  • Evitar cambios bruscos de temperatura.
  • Procurar no gritar en exceso.
  • Dejar de fumar.
  • Si el problema es por alergia, debe evitarse el contacto con el elemento que la ocasiona, además de recurrirse a un antihistamínico.
  • Tener buena higiene bucal.
  • Incrementar el consumo de alimentos ricos en vitamina C para fortalecer el sistema inmunológico.
  • Abrigarse en días fríos.
  • No exponerse a sustancias químicas.
  • Procurar que resfriados y gripes se curen completamente para evitar complicaciones (para ello es necesario descansar y recurrir a antigripales).

Tratamiento

  • Administrar pastillas de venta libre indicadas para controlar esta molestia.
  • Usar soluciones antisépticas.
  • El dolor de garganta puede ceder si se ingieren bebidas calientes endulzadas con miel e incluso, ¡frías!
  • El dolor de cabeza y muscular puede controlarse con analgésicos.
  • En caso de fiebre puede recurrirse a antipiréticos.
  • Si hay tos, es recomendable el uso de antitusivos y expectorantes.
  • Seguir dieta semisólida (a base de sopas y purés) para que evitar la deglución dolorosa.
  • En caso de amigdalitis, se requieren antibióticos.
  • Si la causa es faringitis, conviene hacer gárgaras con soluciones antisépticas, utilizar expectorantes, antitusivos y pastillas de venta libre, administrar analgésicos y antipiréticos, evitar fumar e ingerir abundantes líquidos.
  • Si el origen es laringitis, se sugiere descansar la voz, hacer gargarismos con antisépticos, consumir líquidos en abundancia y emplear antitusivos, expectorantes y pastillas para aliviar la irritación.
  • Ante los primeros síntomas de mononucleosis debe acudirse al médico.
descarga este artículo en PDF