Centro de Bebés / Análisis y Estudios de Laboratorio

Audiometría

La audiometría es prueba auditiva que permite medir la audición de manera precisa con un dispositivo electrónico (audiómetro) que produce sonidos a frecuencias específicas (tonos puros) y volúmenes determinados, evaluando cada oído en forma separada.

La audición se produce cuando los nervios del oído interno son estimulados por las ondas sonoras que capta a través del conducto auditivo externo, tímpano y huesos del oído medio (conducción del aire), o bien, a través de los huesos que se encuentran alrededor y detrás del oído (conducción ósea).

Forma en que se realiza la audiometría

Durante la audiometría se obtiene el umbral auditivo para una variedad de tonos, el cual está determinado por la mayor o menor intensidad de cada uno de ellos.

Cabe señalar que debido a que los tonos altos captados por un oído pueden ser escuchados por el otro, es preciso que la prueba se lleve a cabo utilizando diferentes sonidos para cada uno, de manera que el paciente perciba el sonido de la prueba solamente en el órgano examinado.

Si bien los procedimientos específicos pueden variar, generalmente implican evaluar un oído a la vez a fin de determinar la capacidad de escuchar susurros, palabras habladas o el sonido del tic tac de un reloj.

Asimismo, se puede utilizar un diapasón, el cual se golpea levemente y se mantiene en el aire a cada lado de la cabeza para evaluar la capacidad de audición por conducción aérea.

Para evaluar la conducción aérea, se colocan unos audífonos que van conectados al audiómetro. Los tonos puros de intensidad controlada son transmitidos generalmente a un oído a la vez. Se solicita levantar la mano, presionar un botón o indicar de otro modo cuando se escuche un sonido.

Luego, se mide la intensidad (volumen) mínima requerida para escuchar cada tono. Se coloca un accesorio, llamado oscilador óseo, contra el hueso por detrás de cada oído (hueso mastoideo) para evaluar la conducción ósea.

Volumen y repetición, para medir la capacidad del oído

El umbral de audiometría verbal mide en qué tono deben pronunciarse las palabras para que el paciente pueda comprenderlas. La persona escucha una serie de términos de dos sílabas acentuadas de igual manera (clara, cama y casa, por ejemplo), y presentadas en volúmenes específicos; el volumen al cual el individuo es capaz de repetir correctamente la mitad de los conceptos (umbral de repetición) queda registrado. 

Asimismo, se evalúa la discriminación, es decir, la capacidad de oír las diferencias entre palabras que suenan en forma similar, presentando pares de términos monosílabos parecidos.

¿La audiometría causa molestias?

La audiometría es examen que generalmente no ocasiona molestias, en tanto que su duración puede variar desde 5 a 10 minutos, o prolongarse hasta casi una hora si se requieren mediciones detalladas. 

La intensidad y tono de los sonidos son características que se cuantifican de distintas maneras, ya que la primera se evalúa en decibeles (dB), en tanto el segundo se mide en ciclos por segundo (cps) o Hertz.

En términos generales, el rango normal de audición del ser humano es de aproximadamente 20 a 20,000 Hz.

La información obtenida durante la audiometría se compara con indicadores de valores:

Importante examen para evaluar la audición infantil

Debido a que el lenguaje y la comunicación verbal se desarrollan rápidamente durante los primeros dos a tres años de vida, la detección precoz de pérdida de la audición durante la infancia puede evitar problemas en el dominio de estas habilidades. De ahí la importancia de llevar a cabo una audiometría en niños.

Cualquiera que sea el resultado del examen, el médico es quien se encarga de interpretar la información, así como de ofrecer el diagnóstico y tratamiento adecuado a las características del paciente.

Consulta a tu médico