Centro de Bebés / Análisis y Estudios de Laboratorio

Conteo sanguíneo completo (hemograma)

Un hemograma o conteo sanguíneo completo (CSC) es un análisis de sangre que los médicos pueden utilizar para elaborar el diagnóstico de ciertas enfermedades, realizar seguimiento de un trastorno o determinar el tipo de infección.

El examen, que puede llevarse a cabo en el consultorio médico o en el laboratorio, requiere una muestra de sangre del paciente. En el caso de bebés o niños pequeños, se puede utilizar un instrumento puntiagudo llamado lanceta para punzar la piel y hacerla sangrar; la sangre se recoge en tubo pequeño de vidrio (pipeta), en portaobjetos o en tira reactiva. Finalmente, se puede colocar un vendaje sobre el área si hay algún sangrado.

Hemograma ofrece valiosa información

Este análisis ofrece información detallada sobre tres tipos de células presentes en la sangre: glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas. Estas células se producen en la médula ósea, tejido esponjoso contenido en la parte central de los huesos del cráneo, esternón, costillas, columna vertebral y pelvis.

Así, el conteo sanguíneo completo evalúa:

¿Qué busca el médico?

Cuando un bebé nace con un problema de salud, el médico puede comenzar a identificar el trastorno y sus síntomas a partir del conteo sanguíneo completo.

Los resultados pueden reflejar pérdida de sangre o irregularidades en el volumen de líquidos (como deshidratación), producción y destrucción de glóbulos rojos e, incluso, ayudar a diagnosticar infección, anemia, alergias y problemas con la coagulación sanguínea.

Es importante señalar que el médico interpreta cualquier alteración en los resultados, considerando que los valores de referencia son diferentes a los de los adultos y según la edad del bebé o niño.

Consulta a tu médico.