Centro de Bebés / Análisis y Estudios de Laboratorio

Escala de Apgar: evaluación al recién nacido

En cuanto llega a este mundo, tu bebé es sometido a un examen para conocer su estado físico y determinar cualquier necesidad inmediata de cuidados médicos adicionales. Conoce en qué consiste la prueba de Apgar y el significado de sus resultados.

A examen desde el primer minuto

Después de estudiar Medicina, la anestesióloga estadounidense Virginia Apgar dedicó gran parte de su tiempo a trabajar al lado de embarazadas durante la labor de parto, donde descubrió la importancia de identificar desde el primer minuto el estado físico del recién nacido.

Así estableció en 1952 la puntuación Apgar, escala que permite evaluar rápidamente las características físicas del recién nacido. Este examen ha logrado reducir de manera considerable la mortalidad infantil a nivel mundial, ya que posibilita determinar cualquier necesidad de intervención médica de emergencia.

Parámetros a medir para la puntuación de Apgar

La prueba al recién nacido se lleva a cabo en dos ocasiones: la primera ocurre un minuto después del alumbramiento (ofrece información sobre su manera de reaccionar a este proceso), y la segunda, cinco minutos más tarde (determina cómo está evolucionando fuera del vientre materno).

Si el estado físico del bebé es preocupante o el resultado de la segunda medición es bajo, puede evaluarse al pequeño por tercera vez 10 minutos después.

Los factores a revisar con la escala de Apgar son cinco y cada uno se evalúa siguiendo una escala del 0 al 2, siendo 2 la máxima puntuación posible:

La puntuación de Apgar que puede obtener un bebé oscila entre 0 y 10, siendo 10 la máxima puntuación posible.

Puntuación de Apgar

¿Cómo se interpretan los resultados de la escala de Apgar?

Esta escala se basa en un puntaje total de 1 a 10, de manera que entre más alta sea la calificación total, mejor es la condición del bebé después de nacer.

Si bien un puntaje de 10 es bastante inusual (casi todos los bebés pierden un punto por pies y manos azulados, lo cual es habitual después del alumbramiento), en la mayoría de nacimientos la suma total de puntos oscila entre 7, 8 o 9, lo que indica que las características del recién nacido son saludables.

Asimismo, conviene aclarar que el puntaje de Apgar no está diseñado para predecir la salud del bebé a futuro.

En otras palabras, una puntuación baja (menor de 5) no indica que el bebé enfrentará algún trastorno serio o prolongado, sino que requiere asistencia inmediata para adaptarse a su nuevo "hogar"; igualmente, un puntaje bajo al primer minuto suele transformarse en normal durante la segunda evaluación.

Particularmente los padres primerizos deben saber que la escala de Apgar se elaboró para ayudar a profesionales presentes al momento del parto a evaluar el estado físico del recién nacido y saber al instante si requiere cuidados médicos inmediatos, no para predecir su estado de salud, comportamiento, nivel intelectual, personalidad ni el rendimiento que mostrará en sus primeros años de vida.