Centro de Bebés / Artículos Relacionados

¿Se puede elegir el sexo del bebé?

“¿Niño o niña?”, es la pregunta de las parejas que planean tener hijos, y aunque lo principal es procrear bebés sanos hay quienes prefieren algún género. Por esta razón, debes saber que hay técnicas naturales para la elección del sexo del bebé.

En la actualidad la única manera de asegurar la concepción de un bebé de determinado sexo es mediante el método de fertilización in vitro, que consiste en fecundar óvulos y espermatozoides para después transferir al útero sólo aquellos que correspondan al género deseado. Sin embargo, este procedimiento no es el más adecuado para conseguir el objetivo, ya que es costoso y puede traer como consecuencia embarazos múltiples.

Ante ello, se han planteado otras alternativas, como aquella que estipula que hay ciertos días en el ciclo fértil de la mujer en los que se puede concebir una niña y otros en los que las probabilidades estarán a favor de que sea niño, por lo que si se desea dar vida a un ser de determinado sexo es necesario planificar las relaciones sexuales. Aunque no es 100% eficaz, lo más importante es que no conlleva riesgos.

Pero, ¿cómo?

¿Por qué algunas veces nacen niños y otras niñas?, la respuesta es sencilla: para que un nuevo ser pueda formarse es necesaria la unión de óvulo y espermatozoide; la primera estructura siempre posee el cromosoma sexual X, en tanto que la segunda puede contener al X (encargado de proporcionar el sexo femenino) o al Y (masculino), entonces, si se fusionan dos elementos con carga X se concebirá una niña y si se juntan uno X y uno Y se tendrá un varón; de ahí que siempre se diga que el sexo del futuro bebé depende del papá.

Ahora bien, basándose en lo anterior, ha surgido una teoría que establece que hay espermatozoides tanto masculinos como femeninos; los primeros suelen ser frágiles, ligeros y veloces, mientras que los segundos son más resistentes, pesados y lentos. Este conocimiento resulta especialmente útil cuando se pretende ejercer influencia en el sexo del futuro bebé, por ejemplo, si se desea concebir un varón habrá que tener relaciones sexuales el día de la ovulación (luego de dos o tres días de abstinencia), ya que de esta manera el esperma con carga masculina, debido a su ventaja de desplazamiento sobre el femenino, tendrá mayor oportunidad de alcanzar al óvulo. Asimismo, para incrementar el éxito de este proceso es necesario que en el momento de la eyaculación la penetración sea profunda.

Si por el contrario, se desea tener una niña, será conveniente tener relaciones sexuales frecuentes todos los días previos a la ovulación, ya que ello permite que los espermatozoides con carga X se acumulen en las trompas y sobrevivan hasta el momento en que se expulse el óvulo.

Para incrementar las posibilidades de tener un bebé de un sexo en especial es necesario saber identificar los días fértiles (14, 15, 16 y 17, del ciclo), lo cual puede determinarse mediante la calendarización de los ciclos menstruales y con base en el moco cervical. Dicha secreción se forma en las paredes del cuello del útero o matriz y se presenta en la vagina después de que concluye la menstruación; suele modificar su constitución por efecto de las hormonas tornándose al inicio pegajoso, denso y amarillento, lo que indica que todavía no llega la fertilidad.

Posteriormente se torna más claro, elástico, líquido y se siente húmedo y resbaladizo, condición que las mujeres pueden percibir como sensación de lubricación en la apertura vaginal; llegado este momento se puede decir que las féminas se encuentran en la etapa de máxima fecundidad, la cual tiene duración de 5 a 10 días.

Si desea poner en práctica el procedimiento antes citado ten presente que aunque no garantiza resultados vale la pena intentarlo, ya que no pondrá en riesgo tu salud, y nunca olvides consultar a tu ginecólogo ante cualquier duda o inquietud.