Centro de Bebés / Artículos

Características del recién nacido

¿Es normal que la cabeza del bebé sea tan grande? ¿Por qué sus ojos parecen bizcos o su piel se ve amarilla? Estas y otras dudas invaden a muchos padres cuando miran al pequeño que ha llegado a casa, y para ellos es esta guía con las respuestas que buscan.

Padres primerizos: mar de dudas

Pocos episodios son tan memorables para una pareja como la llegada a casa de un bebé. Sin duda, mamá y papá habrán realizado muchos preparativos para acondicionar su hogar y estarán dispuestos a brindar sus mejores cuidados al recién nacido para que se desarrolle sano y feliz.

Es tanto el empeño en estas atenciones que muchos padres, sobre todo primerizos, se preguntan constantemente si algunas características que observan en su hijo (tono de piel violáceo en sus manos y pies o llanto e incomodidad al realizar sus primeras evacuaciones, por ejemplo) son la manifestación de alguna enfermedad o son normales, por lo que suelen llenarse de dudas que les hacen llamar al pediatra o a los abuelos del pequeño para saber lo que ocurre.

Por ello hemos elaborado esta guía sobre las características generales del recién nacido y aquellas pequeñas "alteraciones" que pueden confundirse con enfermedades pero que, en realidad, son manifestaciones habituales en el proceso de maduración del organismo del bebé.

Sentidos y apariencia física

En términos generales se sabe que, al nacer, las niñas miden alrededor de 49 cm y pesan 2.800 kg, aproximadamente, en tanto los niños miden aproximadamente 50 cm y pesan 3 kg. En cuanto a la proporción de su cuerpo, la cabeza representa la cuarta parte de la talla total y parece descansar directamente sobre los hombros, siendo el cuello muy corto.

Los huesos del cráneo del bebé no están todavía soldados, por lo que pueden presentarse ligeras alteraciones en su forma que, ante todo, dependerán del tipo de parto. Si a la madre se le ha practicado cesárea, la cabeza del bebé tendrá forma redondeada y simétrica (idéntica en ambos hemisferios), mientras que cuando el alumbramiento ha sido por vía natural, será ligeramente alargada. No hay de qué preocuparse, pues en ambos casos adoptará su forma normal durante el primer mes de vida.

En cuanto al cuerpo del recién nacido, cabe decir que muchos bebés están cubiertos por fino revestimiento de vello, llamado lanugo, que puede ser más oscuro y abundante en la espalda, extremidades, hombros, frente y mejillas, y que tiende a desaparecer durante las dos primeras semanas de vida. Asimismo, la piel pude lucir seca y resquebrajada, además de arrugada en pies y manos, pero es normal debido al cambio que experimenta el pequeño al pasar de un medio líquido (el vientre de la madre) a un ambiente seco.

Otro tanto hay que decir de los sentidos del bebé, cuyo estado y desarrollo es variable, y el cual se puede resumir de la siguiente forma:

¿Enfermedades?

Bien vale hacer un repaso por algunas de las características y situaciones más comunes que se presentan en el recién nacido, mismas que es necesario que los padres conozcan para que se sientan más tranquilos o tomen sus precauciones:

Finalmente, te recordamos que es conveniente que el pediatra supervise periódicamente el crecimiento del bebé, por lo que deberá establecerse un calendario de visitas destinadas a este fin. Asimismo, considera que aquellos casos en que el niño se muestre decaído, llore sin causa aparente o se presente alguno de los problemas citados durante más tiempo de lo normal, deberá ser remitido inmediatamente al especialista para recibir atención médica.