Recomendaciones para la limpieza de los bebés - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

25 Noviembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Niño limpio, niño sano

Miércoles 12 de abril del 2017, 01:59 pm, última actualización

La higiene en bebés y niños es el principio de una salud de acero. Inducirlos a llevarla a cabo es tan complicado como los padres quieran hacerlo, pues en la actualidad cuentan con sinfín de recursos que facilitan el aseo personal de los pequeños.

Higiene de Niños, Baño del bebé, Higiene infantil

Desde el segundo día de vida el bebé debe ser aseado a diario, a una hora cálida y sin apuros, actividad que poco a poco disfrutarás tanto como tu hijo. No obstante, a la par de la diversión, el baño servirá para revisar la piel del pequeño, para ver si hay cambios, que de notarlos deberán ser notificados al pediatra.

Para la limpieza del bebé existen diversos productos de libre venta que cumplen un doble fin: por un lado mantener la higiene del bebé y, por el otro, protegerlo de posibles problemas, como irritaciones o embates de microorganismos dañinos. Es por ello que siempre se recomienda comprar los que sean de marca reconocida y no improvisar con otros que no se hayan fabricado para dicho fin.

Pensemos en primer lugar que la piel del bebé es delicada, y así deberán ser accesorios y productos a emplearse; ejemplo de ello son:

  • BañeraAlgunas tinas especiales tienen incluida una manguera que facilita la labor de desalojar el agua una vez que se ha terminado el baño. Si el bebé ya se sostiene sentado puede añadirse a la tina un asiento de esponja o una alfombrilla de goma para aumentar su seguridad, lo que además permite a la madre mayor libertad de movimientos; ¡atención!, lo anterior no significa que se pueda dejar sólo al pequeño en el agua para contestar el teléfono o el timbre de la puerta.
  • Temperatura. A fin de evitar alguna quemadura o enfriamiento del bebé, procura mantener el agua entre 25 y 35° C, lo cual puede conseguirse utilizando termómetros, de los cuales existen diversos modelos.
  • Jabones. Se recomiendan aquellos que tengan pH-neutro, esto quiere decir que no sean ni ácidos ni alcalinos para así no modificar el pH natural de la piel, teniendo así la seguridad que no se provocaran reacciones alérgicas, ni se quitaran las barreras naturales para la defensa de la piel.
  • Shampoo. En menores de 6 meses no se aconseja utilizar ningún tipo de éstos, ya que podrían causarle inflamación en el cuero cabelludo y le generarían escamas en el cabello; para evitarlo se indica lavar su cabecita con el mismo jabón que se utiliza para su cuerpo. Después de los 6 meses es bueno utilizar cualquiera que no cause irritación en los ojos del bebé, generalmente los recomendados especialmente para niños.
  • Esponjas. Enjabonar al bebé puede resultar sencillo y además divertido, gracias a las variadas formas y colores de esponjas para este fin, algunas, incluso, capaces de producir sinnúmero de burbujas.

Por otra parte, para complementar la correcta higiene del bebé se ofrecen productos de libre venta como:

  • Cotonetes. También llamados hisopos de algodón, son pequeños bastones flexibles con ambas puntas forradas de algodón. Son de gran utilidad para la limpieza de las orejas de los pequeños, la cual debe limitarse al borde de las mismas y al pabellón, y nunca al interior del conducto auditivo, pues podría causarse daño al órgano. Igualmente útil resulta este producto para la limpieza de la nariz, acción que debe realizarse con extrema delicadeza.
  • Toallitas húmedas. Para las ocasiones en que no se pueda bañar completamente al pequeño se diseñaron estos prácticos productos, los cuales se ofrecen en estuches que facilitan su uso. Es común utilizarlas para asear el área genital cuando se cambia el pañal, aunque también son aplicables a cualquier zona en donde haya pliegues, como en el cuello y las partes posteriores de codos y rodillas.
  • Cortaúñas. Debido a que en su interior suelen acumularse bacterias y suciedad, las uñas de las manos deben ser recortarlas cada semana, además de que de esta forma se evita que el pequeño se rasguñe; en cuanto a las de los pies hay que recortarlas una vez al mes. Para llevarlo a cabo es indispensable hacerlo cuando los pequeños estén durmiendo y utilizar tijeras o cortaúñas especiales, con punta redondeada.
  • Peines y cepillos. Aunque generalmente el niño considera enemigos naturales a estos accesorios, no deben dejarse de lado, pues es importante deshacer los nudos que suelen formarse, en la nuca por ejemplo. Lo indicado es utilizar cepillos de cerdas suaves o peines de puntas redondeadas para peinarlo con delicadeza, poniendo especial cuidado en no darle tirones.
  • Cepillo de dientes. Los primeros dientes pueden limpiarse durante el baño recurriendo a un paño esterilizado y húmedo, pero a partir de los dos años debe adquirirse un cepillo de cerdas suaves y finas, así como pasta dental con sabor agradable.

Relajante baño

El baño para el bebé debe ser tan agradable como seguro, y para que así sea no deben descuidarse detalles muy importantes:

El lugar en que se colocará la tina o bañera debe ser firme o tener buen soporte, que bien puede ser la mesa de la cocina o un mueble en el cuarto de baño; igualmente se puede intentar en una cama o mesa para cambio de pañales, las cuales se deben cubrir con una toalla gruesa o un tapete a prueba de agua.

  • Eligela bañera del tamaño correcto para el bebé, lo cual hace que sea mucho más fácil mantener su cabeza fuera del agua.
  • Llena aproximadamente 5 cm de la tina con agua tibia.
  • Sienta al bebé en la tina, recuesta suavemente su cabeza en una mano y con la otra procede a lavarlo utilizando un paño suave y húmedo o esponja. Se debe usar jabón en poca cantidad y evitar el restregarlo.
  • Lavar el cabello hacia el final del baño ayuda a que no pierda demasiado calor.
  • A la mayoría de los bebés, por no decir que a todos, no les gusta que les entre agua a los ojos, situación que se puede evitar inclinando un poco su cabeza hacia atrás y haciendo el lavado desde el frente hasta la parte posterior de la cabeza.
  • Para lavar su cara, pasa suavemente un paño, prestando especial atención al área detrás de las orejas y los pliegues del cuello.
  • Cuando llegue el momento de lavar el área del pañal, éste se debe retirar y restregar suavemente; en caso de tratarse de una niña, se debe hacer de adelante hacia atrás, mientras que si se trata de un niño no se debe retraer o jalar el prepucio si éste no ha sido circuncidado o si esta operación se ha llevado a cabo pero aun no ha cicatrizado.
  • Cuando finalices el baño, debes secarle al bebé todos los pliegues, dado que el exceso de humedad puede ocasionar irritación cutánea.

A menos que el pediatra lo indique, no es recomendable después de bañarlo utilizar talco, colonia o algún tipo de crema, pues la composición química de su piel puede verse alterada y generar problemas.

Como se mencionó al inicio, la higiene es la base de una buena salud, e iniciar a nuestros hijos en este importante hábito será vital compañero para el resto de su vida.

SyM - Olga Silva

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Bebés

Si tu bebé nació por cesárea, ¡tienes que leer esto!


Ver más...

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) considera la violencia de género en México una "pandemia".




Comscore