Centro de Bebés / Consejos Alimenticios

Lo que no se debe hacer durante la lactancia

La leche materna es el alimento por excelencia durante el primer año de vida, y de ella dependen adecuado crecimiento físico y desarrollo de facultades intelectuales; sin embargo, productos como alcohol, café, tabaco y medicamentos pueden alterar sus propiedades y afectar la salud del bebé. Descubre por qué y cómo evitar problemas.

Los pediatras suelen mencionar, una y otra vez, que amamantar a un recién nacido es primordial para garantizar la salud del pequeño. Esto se debe a que la leche materna contiene los nutrientes requeridos para su crecimiento, y alta capacidad protectora contra las infecciones, pero también porque promueve el desarrollo de los mecanismos articulares y musculares que permitirán al niño deglutir y masticar alimentos sólidos a partir de entre el 4º y 6º meses de vida.

Otra ventaja que se deriva de este proceso consiste en que el contacto corporal facilita el acercamiento entre madre e hijo, hecho que será decisivo para que el infante se sienta amado y, al crecer, pueda relacionarse adecuadamente con sus compañeros de escuela, familiares y vecinos, según han descubierto algunas investigaciones en psicología infantil.



Para que la leche sea un alimento adecuado, la madre debe contar con una dieta balanceada en la que se incluyan cereales, verduras, frutas, lácteos, carne, grasas y agua, ya que literalmente todo lo que ingiera le será dado al niño a través del pecho. Es muy importante tomar en cuenta esto último debido a que el consumo de alcohol, café, cigarrillos y medicamentos durante la lactancia deberá evitarse para tratar de que el bebé no ingiera sustancias que pueden dañar su salud. Veamos por qué.

Tabaco

A decir de varios estudios y observaciones, la leche producida por madres que fuman no sólo sabe, sino que también huele a tabaco al cabo de 20 o 30 minutos después de fumarse un cigarrillo; más aún, la nicotina llega a impregnar el alimento y se cree que esto puede ser motivo de que algunos infantes sean consumidores al llegar a la edad adulta.



Aunque el seno materno filtrará algo de nicotina, la mejor recomendación es no fumar durante la lactancia. Considera que si fumas más de 20 cigarros al día puedes reducir la producción de leche e, incluso, causar las siguientes condiciones en el bebé:

Por otro lado, cabe añadir que se han realizado diversas investigaciones sobre los efectos del tabaco en fumadores pasivos, es decir, en quienes están expuestos indirectamente al humo, y aquellos que corren mayor peligro son los niños cuando sus padres y otras personas fuman en su entorno. Se sabe con certeza que los bebés expuestos al tabaco, ya sea durante la gestación o en los dos primeros meses de vida, tienen mayores probabilidades de desarrollar enfermedades en garganta y pulmones, además de que son más vulnerables a sufrir muerte de cuna o síndrome de muerte súbita (el pequeño fallece debido a que deja de respirar mientras duerme).



Por ello es muy importante que, además de la madre y el padre, los familiares y amigos que se encuentren de visita se abstengan de consumir cigarrillos mientras estén cerca del recién nacido.

Alcohol

Las bebidas alcohólicas que consume la mujer que amamanta pueden afectar notablemente a un bebé, ante todo si tomamos en cuenta que el cerebro del infante se encuentra en formación durante el primer año de vida y que por ello las sustancias contenidas en cerveza, tequila, whisky, vodka o similares pueden interferir en el desarrollo neuronal y afectar permanentemente las facultades intelectuales.



El alcohol pasa libremente a la leche materna y llega a su máxima concentración dentro de 30 a 60 minutos después de ingerido, aunque si se toma con alimentos alcanza su punto mas alto en 60 o 90 minutos. La mejor recomendación es no beber alcohol, pero si piensas hacerlo toma en cuenta lo siguiente:

Cafeína

Casi todas las mujeres pueden tomar 1 o 2 bebidas con cafeína (café, té negro, refresco de cola o energetizantes) al día sin afectar a su bebé. Sin embargo, algunos niños son más sensibles, por lo que los padres deben estar atentos a las señales que les dé su hijo para saber si hay que moderar o suspender su consumo:

Medicamentos

Éste es quizás el punto más difícil de cumplir. Si la madre presenta un malestar menor y de evolución corta, como gripe o diarrea, la mejor recomendación es no tomar medicamentos, ya que estas enfermedades son eliminadas por el organismo de manera natural, y con medidas generales (reposo, evitar cambios de temperatura, tener buena alimentación) evolucionan sin complicaciones.



En caso de tomar medicinas, éstas deben ser siempre indicadas por el médico, ya que autorrecetarse durante el embarazo y lactancia es riesgoso para el crecimiento del niño, quien pudiera tener problemas de desarrollo o generar enfermedades como alergia e intoxicación. Sigue las sigueintes recomendaciones:

Toma en cuenta que la leche materna es muy importante para tu bebé, ya que contiene cantidades apropiadas de carbohidratos, proteínas, grasa, enzimas digestivas, minerales, vitaminas, anticuerpos y hormonas que requiere, por lo que bien vale hacer el esfuerzo de evitar el consumo de productos que disminuyan la calidad del vital líquido e impacten innecesariamente el desarrollo del pequeño. Por último, recuerda que la última palabra en cuanto al consumo de medicinas o estimulantes depende del pediatra, por lo que debes consultarlo siempre que tengas dudas al respecto.