Bebés - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

28 Abril 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Bebés

Jueves 21 de abril del 2016, 10:30 am, última actualización

Cuando el ser humano se encuentra en una etapa de desarrollo inicial de la vida (0 a 2 años) se le denomina bebé, aunque durante las primeras 2 a 3 semanas suele llamarse recién nacido o neonato. 

Bebés, Recién nacido, Salud del bebé

En esta etapa el bebé es totalmente dependiente de sus progenitores o tutores, ya que requiere cuidado y atención para poder satisfacer sus necesidades básicas, como alimentarse, mantenerse limpio, sentirse protegido o para realizar actividades elementales. 

Asimismo, no puede hablar y su capacidad psicomotriz es mínima; sin embargo, irá evolucionando, adquiriendo fuerza y mayores habilidades conforme pase el tiempo. El llanto es característico del bebé ante cualquier necesidad o incomodidad, para atraer la atención de los adultos.

Características del bebé recién nacido

Los bebés nacen con ciertas características que, aunque suelen causar muchas dudas a cualquier padre primerizo, sólo son parte de una etapa que se irá descubriendo conforme las diferentes etapas del desarrollo del bebé. 

Según el Instituto Nacional de Perinatología conocer físicamente al recién nacido es uno de los aspectos más importantes que los padres deben considerar, ya que esto les permitirá convivir con él de mejor manera, así como identificar situaciones de alarma. 

  • Cabeza y fontanelas. La cabeza del recién nacido es la parte más grande de su cuerpo. Comúnmente mide entre 34 y 35 cm de circunferencia, rara vez es simétrica y varía de alargada a redonda dependiendo del amoldamiento en el paso por el conducto del parto. 

Los huesos de la cabeza son moldeables y se encuentran separados por dos espacios: 

  • Fontanela anterior. Conocida también como mollera, se encuentra al centro de la cabeza y casi siempre es plana, de consistencia blanda y pulsátil; sin embargo, cuando el bebé está dormido, se halla levemente deprimida, mientras que cuando llora o puja, se ve ligeramente abombada, lo cual es completamente normal. Se cierra generalmente entre los 15 y 21 meses de edad. 
  • Fontanela posterior. Ubicada en la parte de atrás de la cabeza, generalmente se cierra para el momento en que el bebé tiene 1 ó 2 meses de edad o ya puede estar cerrada al nacer.

Durante el parto, la flexibilidad de las fontanelas permite que los huesos se superpongan, de tal manera que la cabeza pueda pasar a través del canal de parto sin presionar o dañar el cerebro del bebé. 

  • Cara, cuello y boca. La cara del bebé se encuentra hinchada a pocos días del nacimiento debido al trabajo de parto y al cambio de ambiente. Sus ojos no han adquirido aún el color definitivo, lo cual ocurre hasta el tercer mes de vida. Asimismo, su capacidad para enfocar es limitada, pero puede distinguir entre luz y oscuridad; empieza a diferenciar el rostro de los padres a una distancia aproximada de 30 cm. Sus ojos aún no producen lágrimas; la humedad que se observa se debe a la lubricación natural.

El cuello del recién nacido es más bien corto y grueso por la acumulación de grasa, en cambio el tórax suele verse redondeado. Los pechos se encuentran ligeramente crecidos por el estímulo hormonal durante la gestación. 

Su boca casi siempre muestra el labio inferior hacia adentro y, en el labio superior, en su parte central, se observa una "callosidad” o “costra" llamada cojinete de succión. En las encías se hallan puntos blancos llamados "perlas" e, incluso, aunque menos frecuente, uno o varios dientes. 

  • Brazos y piernas. Tienden a estar flexionados. Al tacto, pies y manos se sienten más fríos que el resto del cuerpo y su piel tersa y delicada. En los primeros días, la piel tiende a despellejarse en algunas zonas. 

Con el paso del tiempo, el bebé irá desarrollando sus habilidades y capacidades de modo que tendrá mayor fortaleza en cada parte de su cuerpo para moverse y mantener una posición cada vez más erguida. Asimismo, aprenderá a emitir sonidos y comprender el lenguaje.

Consultas prenatales y pediatra, garantía de vida y salud del bebé

Para que un bebé nazca sano es importante que la madre tenga adecuada atención médica prenatal (antes del parto), incluso se recomienda que acuda al médico antes del embarazo, para prepararse física, mental y emocionalmente para concebir. 

Un óptimo estado de salud y tipo de hábitos de la madre repercutirán de forma decisiva en la salud del bebé, tanto para que llegue a buen término la gestación como para prevenir defectos congénitos. 

Asimismo, es muy importante la elección del pediatra en quien se depositará la confianza para procurar la salud del pequeño. Por lo que es recomendable buscarlo por lo menos unos tres meses antes de la fecha de parto. 

Un pediatra es el médico especializado en el cuidado de bebés, niños y adolescentes. Si ya cuentas con un médico de cabecera con experiencia en el cuidado de bebés, la elección es sencilla, pero si tienes a tu hijo con la ayuda de un obstetra, tendrás que buscar a un médico para tu pequeño. 

Para tomar esta importante decisión, puedes comenzar haciendo una lista de los médicos recomendados por gente conocida, como familiares, amigos o compañeros de trabajo, que piensen como tú respecto a los niños. También puedes pedirle a tu médico que te recomiende a alguno de sus colegas. Una vez que tengas una lista más o menos amplia, comienza a estudiar la preparación y experiencia de cada médico con mayor profundidad. 

Si se trata de tu primer bebé o has cambiado de estado o país, lo recomendable es programar una cita con el futuro médico de tu pequeño, ya que nada se compara con conocer de frente a la persona a quien le confiarás la vida y salud de tu bebé. 

Recuerda que la atención médica del bebé es una labor de equipo en la que padres y médico son fundamentales.

Cómo cuidar la salud del bebé

Para el cuidado de vida y salud del bebé es importante, entre otros aspectos, poner en práctica las siguientes recomendaciones:

  • Mantener la lactancia materna (6 meses, mínimo), ya que ayuda a fortalecer su sistema inmunológico.
  • Evitar en la medida de lo posible alimentar al bebé con biberón, para que no ingiera mucho aire y sufra de cólicos.
  • Respetar los horarios de ingesta de alimentos y evitar la sobrealimentación.
  • Procurar hidratación adecuada. No obstante, durante los primeros meses de vida, los bebés alimentados al pecho materno no requieren tomar líquidos extra.
  • Llevarlo a revisiones médicas periódicas. A fin de poder detectar oportunamente cualquier anomalía de su salud.
  • El bebé deberá recibir atención médica según el programa establecido para cumplir con su cuadro de vacunación y evitar complicaciones futuras.
  • Asimismo, se deberá acudir al médico en caso de accidente o emergencia, como: asfixia, caída, envenenamiento, insolación, entre otros. 

Consulta a tu médico.

SyM

 

Comenta el tema o, si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.

Si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.

Hoy en Bebés

Si tu bebé nació por cesárea, ¡tienes que leer esto!


Ver más...

Un piojo hembra produce aproximadamente cuatro huevos al día y aproximadamente 88 huevos durante su vida. Usualmente se encuentran de 10 a 15 piojos en la cabeza de un ser humano.




Comscore