Centro de Bebés / Ejercicio

Ejercicios para prevenir el estreñimiento en bebés

El estreñimiento es uno de los principales problemas que padecen los bebés menores de 1 año, aunque por lo regular no suele ser grave, se debe estar alerta si va acompañado de otros síntomas como dolor, incomodidad o sangre en las deposiciones. 

 

Comúnmente, el cambio en la alimentación del bebé de la leche materna a los alimentos sólidos o a la leche de fórmula láctea es la causa del trastorno, ya que provoca que el intestino de tu pequeño no sepa qué hacer con los nuevos alimentos, por lo que su organismo decide que sus deposiciones sean sólidas e infrecuentes. 

Por este motivo, tu bebé tiene que hacer un gran esfuerzo para evacuar su intestino, haciendo la expulsión de las heces muy dolorosa. A algunos niños, la leche y los demás productos lácteos les reducen la motilidad intestinal (acción fisiológica del tubo digestivo encargada de desplazar el contenido hacia el ano) y les causa estreñimiento.

Ejercicios para ayudar al bebé con estreñimiento

Tú puedes ayudar a tu pequeño a prevenir el estreñimiento mediante cambios en su alimentación, además de los siguientes ejercicios y actividades: 

Masaje abdominal para poner en marcha su intestino

Pedaleo de bicicleta, activa su tránsito intestinal

¡Manos arriba!

Baño caliente en tina para relajar al bebé

 Recuerda, una dieta saludable que incluya fibra, suficientes líquidos y porciones de fruta y verduras todos los días junto con este tipo de ejercicios puede ayudar a prevenir el estreñimiento en tu bebé. 

Asimismo, es recomendable que no inicies el entrenamiento para que utilice el escusado demasiado pronto, ya que los niños que no están listos para ello pueden retener las heces como una forma de llevar la contraria. Por eso debes tomarte tu tiempo para hablar al respecto con tu pequeño de modo que entienda y sin que te desesperes. 

Debido al estreñimiento, en ocasiones se originan grietas o fisuras en el ano del bebé y en las deposiciones es posible ver pequeñas manchas de sangre en el pañal. Esto es un proceso bastante estresante para tu pequeño, así que puede empezar a negarse a evacuar. 

Si el problema continúa, las heces serán más difíciles de expulsar debido a su acumulación. Entonces, podrás notar que tu hijo se encuentra angustiado, pálido o sin ganas de comer; si esto ocurre acude con tu médico de inmediato.