Centro de Bebés / Guías

¿Cómo bañar al recién nacido?

Expertos recomiendan que el primer baño del recién nacido debe ser sólo con esponja o trapo de algodón humedecido con agua tibia, limpiando cara, detrás de las orejas, pliegues del cuello y axilas y toda la zona del pañal. Asimismo, no es indispensable el uso de jabón, aunque si se desea, se puede utilizar un poco en presentación líquida con pH neutro. 


El baño de tina o por inmersión en agua tibia para el bebé deberá realizarse una vez que los restos del cordón umbilical se hayan desprendido y el ombligo haya cicatrizado sano y por completo. 

Baño de esponja para el bebé, paso a paso

Este es el modo de mantener limpio al bebé durante sus primeras 2 ó 3 semanas de vida, sobre todo para evitar que se moje la zona del cordón umbilical, que está en proceso de cicatrización. A continuación te presentamos paso a paso el procedimiento para brindarle baño de esponja al recién nacido: 

- Esponja de baño o trapo de algodón

- Ungüento (vaselina)

- Agua tibia

- Toalla

- Compresas de algodón

- Un cambio de ropa limpia

- Colchoneta para aseo del bebé

- Pañal limpio

- Alcohol

- Gasas estériles

El primer baño de tina del recién nacido

A fin de evitar infecciones y mayores complicaciones que podría ocasionar el exponer la herida umbilical a la humedad que proporciona un baño de tina, se debe realizar hasta las 4 semanas de vida del bebé, luego de que el ombligo haya sanado completamente. 

Para llevar a cabo este tipo de aseo del bebé deberá emplearse una tina para baño, con dispositivo antiderrapante o soporte para recién nacido y jabón líquido, gel de baño o champú corporal con pH neutro, para uso especial del pequeño. 

También deberá ser breve, con agua tibia en habitación con temperatura agradable y libre de corrientes de aire. Se recomienda lavar primero la cabeza del bebé y en seguida mantenerla seca para evitar que comience a titiritar por el enfriamiento.

Para tomar en cuenta