Desnutrición (deficiencia de nutrientes)

    SyM
Desnutrición (deficiencia de nutrientes)
Desnutrición (deficiencia de nutrientes)

Definición

Deficiencia de nutrientes que generalmente se asocia a dieta pobre en vitaminas, minerales, proteínas, carbohidratos y grasas, alteraciones en el proceso de absorción intestinal, diarrea crónica y enfermedades como cáncer o sida. Este padecimiento se desarrolla por etapas, pues en un principio genera cambios en los valores de sustancias nutritivas contenidas en sangre, posteriormente, ocasiona disfunción en órganos y tejidos y, finalmente, genera síntomas físicos con el consecuente riesgo de muerte.

Cabe destacar que hay periodos de la vida en los que se tiene mayor predisposición a padecer desnutrición, como infancia, adolescencia, embarazo, lactancia y vejez, siendo el primero el que puede dejar severas secuelas, por ejemplo, disminución del coeficiente intelectual, problemas de aprendizaje, retención y memoria, escaso desarrollo muscular e infecciones frecuentes. Esto último representa una de las principales causas de mortalidad, ya que el déficit de nutrientes altera las barreras de inmunidad que protegen contra el ataque de gérmenes.

  • Desnutrición primaria. Se presenta debido a insuficiente consumo de alimentos, ya sea por carencia de recursos económicos, dietas rigurosas o anorexia.
  • Desnutrición secundaria. Su aparición se debe a que los alimentos ingeridos no son procesados por el organismo de manera adecuada debido a que diversas enfermedades interfieren con la digestión, entre dichos trastornos se encuentran infecciones crónicas, insuficiencia cardiaca, deficiencias enzimáticas a nivel intestinal, alteraciones en hígado, colitis, parasitosis, diabetes mellitus, cáncer o sida.
  • Desnutrición de primer grado. Agrupa a personas cuyo peso corporal representa 76 a 90% del esperado para su edad y talla; en estos casos se consumen las reservas nutricionales pero el funcionamiento celular se mantiene en buen estado.
  • Desnutrición de segundo grado. El peso corporal se encuentra entre 61 y 75% del ideal, y quienes la sufren tienen agotadas sus reservas de nutrientes, por lo que en el intento por obtener energía lesionan a las células.
  • Desnutrición de tercer grado. El peso corporal es menor a 60% del normal; las funciones celulares y orgánicas se encuentran sumamente deterioradas y se tiene alto riesgo de morir.
  • Marasmo. Estado grave que se caracteriza por ocasionar decaimiento del organismo debido a inadecuado aporte de calorías y proteínas, el cual deriva en excesiva pérdida de peso, tumefacción de piel y tejido subcutáneo, hundimiento del abdomen, temperatura baja, pulso lento y diarrea.
  • Kwashiorkor. Síndrome resultante de intensa deficiencia de proteínas que se presenta al seguir dieta insuficiente en cantidad o calidad de alimentos y al padecer problemas de absorción de nutrientes; suele ocasionar edema generalizado, dermatitis escamosa, debilitamiento, pérdida del pigmento capilar, aumento en el tamaño del hígado, retraso del crecimiento y mayor riesgo de contraer infecciones.

Causas de desnutrición

  • Mala alimentación, principalmente durante la infancia, adolescencia, embarazo, lactancia y vejez, lo que se asocia a inadecuada selección de comestibles, religión, preferencias, enfermedades, desconocimiento y bajos recursos económicos.
  • Seguir dietas rigurosas durante periodos prolongados.
  • Anorexia y bulimia.
  • Padecer cáncer o sida.
  • Infecciones.
  • Diarrea crónica.
  • Defecto de absorción en el intestino ocasiona que los nutrientes contenidos en los alimentos no sean aprovechados; este trastorno puede tener como causa enfermedades crónicas en sistema digestivo, riñón, corazón, pulmones, páncreas y alteraciones e el metabolismo.
  • Alcoholismo en grado avanzado propicia que se desatienda la alimentación.
  • Dieta vegetariana, ya que no aporta todos los nutrientes que el organismo necesita.
  • En ancianos las causas de desnutrición incluyen problemas en el estado de ánimo que los vuelven inapetentes, disminución del sentido del gusto y olfato, pérdida progresiva de las piezas dentales y dificultad para preparar los alimentos.
  • Algunos fármacos pueden estar implicados, ya sea porque disminuyen el apetito, distorsionan el sabor de la comida, ocasionan molestias estomacales o alteraciones del ritmo intestinal.

Síntomas de desnutrición

  • Pérdida excesiva de peso.
  • Palidez.
  • Hundimiento o abultamiento del abdomen.
  • Pómulos salientes.
  • Agotamiento.
  • Falta de memoria.
  • Frío en manos y pies.
  • Falta de crecimiento.
  • Resequedad en la piel; generalmente se observan fisuras en párpados, labios y pliegues de codos y rodillas.
  • Caída del cabello, el cual se torna seco y cambia su coloración.
  • Sensación de plenitud y pesadez después de comer en forma ligera.
  • Menstruación irregular o desaparición de la misma.
  • Edema.
  • Pérdida de masa muscular.
  • Alteraciones en coagulación sanguínea y sistema inmunológico.
  • Si existe desnutrición severa el paciente tendrá los dedos de manos y pies fríos y azulados debido a trastornos circulatorios.
  • Uñas delgadas y frágiles.
  • Latidos cardiacos acelerados.
  • Continúas infecciones en vías respiratorias.
  • Raquitismo y anemia.

Diagnóstico

  • Se considera la historia alimenticia del paciente y se realiza valoración médica, la cual incluye mediciones de peso, talla y pliegues cutáneos.
  • Se solicitan análisis clínicos de sangre y orina (como absorción de la D-xilosa o albúmina), los que indican el grado de deficiencia de vitaminas, proteínas y minerales.
  • Un dato de laboratorio muy importante para determinar si un paciente tiene desnutrición es el valor de proteínas en sangre, por ejemplo, albúmina (principal proteína que circula en nuestro organismo).

Prevención

  • Procurar que el régimen alimenticio incluya vitaminas, proteínas, lípidos, minerales y carbohidratos en forma balanceada, lo cual puede apoyarse mediante suplementos vitamínicos y complementos alimenticios; es fundamental que estas medidas se fortalezcan y vigilen estrechamente durante infancia, embarazo, lactancia y vejez.
  • En el recién nacido es primordial el consumo de leche materna, ya que cuenta con los nutrientes que le permitirán desarrollarse de manera normal y crear defensas; en caso que la madre no pueda alimentarlo, el pediatra recomendará fórmula láctea que le proporcionará al pequeño adecuada alimentación.
  • Si pretende someterse a método de control de peso es indispensable acudir al nutriólogo, ya que este especialista tiene la capacidad de diseñar régimen dietético adecuado a cada persona, con lo que se evitará sufrir descompensaciones.
  • Quienes padecen diabetes, sida o cáncer deben cumplir de manera estricta su tratamiento y comer en forma balanceada para reducir el riesgo de padecer desnutrición.

Tratamiento de desnutrición

  • En desnutrición de primer y segundo grados debe seguirse dieta balanceada, completa y variada, de fácil digestión, agradable y sencilla de ingerir.
  • En desnutrición de tercer grado se deben introducir los alimentos en forma gradual, asegurar aporte de carbohidratos, proteínas, ácidos grasos esenciales (omega 3), vitaminas, minerales y oligoelementos.
  • En ambos casos se puede recurrir a multivitamínicos, suplementos alimenticios y alimentos fortificados.
  • La falta de memoria y concentración pueden mejorar al administrar productos de venta libre indicados para incrementar la capacidad de atención, concentración y retención.
  • Para disminuir la fatiga es recomendable recurrir a productos que contengan ginseng.
  • Si hay resequedad en la piel se sugiere el uso de cremas humectantes.
  • Cuando la desnutrición es muy severa, es necesario que la persona sea hospitalizada para que le proporcionen tratamiento y cuidados que en casa son imposibles de administrar.

Consulta a tu médico.

descarga este artículo en PDF