Centro Bucodental / Análisis y Estudios de Laboratorio

Radiografía dental

Imagen de los dientes y boca que se obtiene mediante rayos X, tipo de emisión electromagnética muy empleada en Medicina que penetra el cuerpo humano y permite registrar posibles trastornos en película fotosensible de cristales de plata, similar a las antiguas placas fotográficas.

Las estructuras con mayor densidad, como dientes, hueso y restauraciones odontológicas, bloquearán la mayoría de la radiación y aparecerán de color blanco o gris claro; en contraparte, los tejidos blandos o que contienen aire lucirán en tono negro o gris oscuro.

Para qué sirve

Este recurso permite diagnosticar o evaluar distintos padecimientos que afectan a dientes y encías, como:

Se espera que en un futuro cercano el análisis por computadora de estas imágenes también permita evaluar la densidad ósea y detectar tempranamente osteoporosis (desmineralización de los huesos).

En qué consiste

Existen cuatro tipos de radiografías dentales que se realizan en un consultorio o clínica odontológica:

En la actualidad hay algunos centros en los que se realiza la toma de radiografías con tecnología digital, de modo que la imagen es capturada por computadora. Ofrece la ventaja de que la cantidad de radiación utilizada en el procedimiento es menor que con los métodos tradicionales, pero todavía es una alternativa costosa y no se ha generalizado.

Preparación del paciente

No se requieren preparativos especiales para este examen, el cual suele ser inofensivo.

Riesgos

La radiación que se recibe es muy baja, pero puede utilizarse delantal de plomo para cubrir el cuerpo y reducir la exposición. Las mujeres embarazadas no deben someterse a radiografías, a menos que sea absolutamente necesario.

Cabe señalar que algunas personas experimentan náuseas al morder el pedazo de película, pero esta sensación generalmente se alivia con respiración lenta y profunda por la nariz.

Resultados

Se considera que los valores son normales cuando las imágenes muestran número, estructura y posición de dientes y maxilares promedio, así como ausencia de caries u otras afecciones.

En contraparte, los resultados anormales se presentan cuando hay alteraciones o desviación en las piezas dentales, señales de impacto o ruptura, cierre u oclusión anormal, daño a las estructuras óseas y presencia de manchas que pueden interpretarse como caries dental o abscesos.

De hecho, estas pruebas pueden revelar caries dental antes de que la lesión sea visible, de modo que muchos odontólogos recomiendan la realización anual de radiografía interproximal como método de prevención.



Fuentes: